Aura Cumes: “el Estado guatemalteco fundamenta el racismo”

COMPARTE

Créditos: aura la tinta
Tiempo de lectura: 3 minutos
Aura Cumes. Foto: Plaza Pública

Por David Toro

31 de marzo 2019

Para entender más acerca del racismo enraizado en la sociedad guatemalteca, acudimos a la antropóloga Aura Cumes, quien durante su recorrido profesional ha indagado este mal y comparte su lectura sobre las reacciones y comentarios vertidos en la esfera pública sobre el accidente de Nahualá.  Hay muchos guatemaltecos que opinan en redes sociales y en la vida cotidiana que las personas fallecidas en el accidente eran “indios shutes”.

¿Qué opinión tiene sobre las reacciones de la opinión pública ante el accidente de Nahualá que costó la vida de 19 personas?

Platicando con conocidos me he percatado de que existe mucha indignación de cómo la gente está pensando o suponiendo el porqué de esta tragedia. Sabemos muy bien que muchas valoraciones que tienen que ver con las problemáticas de los pueblos indígenas las hace una sociedad profundamente racista como es la Guatemalteca. El racismo está en todo. Es un problema que nos atraviesa no lo podemos dejar de lado.

Las suposiciones de lo ocurrido y la “superioridad moral”

Cuando inician las suposiciones sobre las razones del accidente, se hacen presentes las pretensiones de superioridad moral de las personas ladinas y también del indígena urbano. Se colocan como superiores, piensan que el indígena rural es tonto y comenzamos a escuchar comentarios como: “Cómo se les ocurre, estar en las carreteras de noche sin luces, pobre chofer”.

Pero yo me pregunto ¿por qué suponen que no había señalización esa noche en la carretera?, más bien es la reproducción de la inferioridad moral del indígena, la cual es una práctica eminentemente racista.

 El poder que da el racismo sobre el otro

El poder que da el racismo no es exclusivamente material o económico, también es cuestión de poder moral y cultural, aquel que se acredita una posición de superioridad se permite nombrar al otro, es decir se inventan quien es el indígena. Ellos creen que pueden decir: “los indios son shutes”, sin tener como sustentar este extremo, realizan este calificativo desde sus propias limitaciones, pues el ladino actúa de esta forma ante un hecho, pero en las comunidades indígenas se acostumbra a cooperar entre todos.

Me ha pasado que voy bajando de mi carro en la calle y un vagabundo me insulta si no le doy un quetzal, a pesar de que materialmente no tiene nada [Aura es de origen kaqchiquel], es el contexto racista de nuestra sociedad, la que les das el poder de intentar degradarme como ser humano por ser indígena. Por eso, los comentarios racistas en redes sociales los comparo con los mendigos, porque a pesar de no tener nada, tienen el poder de intentar matar la grandeza humana del otro.

El Estado está fundado en el racismo

La base moral, ideológica y sexista sobre la que se funda el Estado guatemalteco, estructura jerarquías. Vivimos en un Estado racista desde su fundación. Por ejemplo, la cobertura de una tragedia no sería igual si lo sucedido en Nahualá pasara en la ciudad a personas blancas. Hay diferencia entre la forma en la que se les atiende y los hospitales a los que los trasladan. En Guatemala hay un patrón de diferenciación del valor de la vida humana, en este caso es por el racismo, en ese valor diferenciado hay una deshumanización de los indígenas.

Lo más duro es la manera en la que las personas expresan racismo en todas sus dimensiones. No se quieren dar cuenta, el racismo está tan arraigado en su ser que no les permite hacerse un cuestionamiento sobre su comportamiento, en países como los nuestros la víctima siempre es la responsable.

Leer más sobre la tragedia de Nahualá del pasado miércoles: https://prensacomunitaria.org/tragedias-prevenibles-en-una-guatemala-profundamente-racista/

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE