Magdalena Jocholá: “Siempre aconsejé denunciar la discriminación”

COMPARTE

Créditos: discriminación3
María Magdalena Jocholá Tujal. Foto: Simón Antonio

Discurso de María Magdalena Jocholá Tujal, en el acto donde la señora Blanca Estela Flores Pou, le ofreció disculpa pública en la sede de la Procuraduría de los Derechos Humanos PDH el 11 de febrero 2019[1], por discriminación económica y verbal.

11 de febrero de 2019

Antes del hecho de discriminación, siempre aconsejé y animé a las personas a denunciar distintos hechos delictivos, particularmente la discriminación, ya que  durante los años 2007 al 2009, tuve el privilegio de litigar casos de discriminación. Siempre fue una dificultad probar la discriminación principalmente cuando el hecho se da a través de expresiones verbales, como “tomatero”, “Indio Cebollero”, “indios sumidos en la pobreza”, son expresiones que distinguen, excluyen y restringen a las víctimas de las mismas. Estas expresiones generalmente son acompañados de amenazas y en otras ocasiones de agresiones físicas y las escuchamos constantemente en la sociedad y muchos los consideran expresiones normales o comunes, sin darse cuenta que las mismas generan cambios en la vida de las personas, por ejemplo:

– La igualdad: independientemente de la condición social, económica, de género, estado civil, las personas merecemos ser tratadas con igualdad.

– Identidad Cultural: El uso del traje indígena nos hace visibles y genera estereotipos en la sociedad guatemalteca.

-Siente inseguridad: ya que la víctima no se siente segura fuera de su casa y en muchas ocasiones no sale de la misma sin la compañía de otra persona.

-Restricción de la Libertad: generalmente la víctima evita recurrir a lugares en que su agresora va para evitar una nueva acción de amenaza, discriminación e incluso agresión. Por ejemplo dejar de asistir a actividades pública para evitar a su agresora por ejemplo evitar ir a la iglesia, el de evitar ciertas paradas de buses que frecuentaba para evitar a su agresora.

Afecta la Dignidad; ya que la persona agredida se con baja estima, y en varias ocasiones genera sentimientos de culpabilidad y sentirse inferior a su agresora.

Todas estas afectaciones retraen la víctima y se le dificulta tomar la decisión de denunciar actitudes de discriminación.

Todos los aspectos anteriores fueron los que en su momento sufrí, no solo yo sino también mi familia; madre, hermana y principalmente mis sobrinos y sobrina, quienes presenciaron el hecho.  Hasta que tomé la decisión de denunciar, porque me di cuenta que no me afectaba únicamente a mí, si no también a mi nucleó familiar y a todas las mujeres indígenas y pobres que constantemente son discriminadas en el ámbito, social, estudiantil o laboral. Comprendí entonces que debía llevar a la práctica lo que en muchas ocasiones aconseje, a las víctimas de discriminación (denunciar y perseverar durante el proceso penal, ya que este tipo de casos son difíciles de probar, y el tiempo para que lleguen a sentencia es de años de espera. (Como fueron los casos de la Licenciada Cándida González, Ana María Mejía y José Antonio Cac, que su momento litigue y llegaron a sentencias condenatorias).

Durante mi experiencia en el litigo me di cuenta que los victimarios aprenden pero que mejor que los mismos se conviertan en agentes de cambio su entorno familiar, laboral y social. Por eso es que en esta oportunidad me satisface el hecho de que la señora Blanca Estela Flores Pou se convierta en agente de cambio ya que después de recibir su curso en CODISRA contará con nuevos conocimientos que le permitirán ver a una sociedad cultural y étnicamente diversa, conde convivimos, los pueblos indígenas Mayas Garífunas, Xinkas y Mestizos y que debemos respetar nuestras diferencias.

El Reconocer el hecho genera cambios y va generando el proceso de convivencia armónica en la sociedad. De esa cuenta es que en el presente caso me complace sobremanera aceptar las disculpas de la señora Blanca Estela Flores Pou y la felicito e insto a seguir aprendiendo ya que cada día de nuestra vida nos permiten aprender y ser una mejor persona.

Finalmente, mis agradecimientos a:

  • Procuraduría de Derechos Humanos (Licda. Miriam Roquel, Procuradora Adjunta)
  • Subsecretario de Pueblos Indígenas del Ministerio Público, (Rodrigo Gutiérrez) y Personal de la misma.
  • Al Agente Fiscal de la Unidad de Delitos de Discriminación, Lic. Marco Tulio Escobar Orrego.
  • Asociación de Mujeres Indígenas Tz´ununija´
  • Asociación de abogados Mayas de Guatemala, (Cristian Otzin)
  • CODISRA, Gloria Salvador
  • Público que nos acompaña en esta mañana.

Gracias por su presencia.


[1] Un Caso De Discriminación Termina En Una Disculpa Pública, Tras Seis Años De Los Hechos. Movimiento de Mujeres Indigenas Tz´ununija´. https://prensacomunitaria.org/un-caso-de-discriminacion-termina-en-una-disculpa-publica-tras-seis-anos-de-los-hechos/?fbclid=IwAR18VNKi-97h0Qc8J8FY6sJcOCnEAavBHhwRm74lojI5flyekId9PPMqqw0

Autoría y edición

COMPARTE