Créditos: justinoedit
Tiempo de lectura: 3 minutos
Fotografía: Jeff Abbot

Por Rony Morales

Justino Xollim es representante de las comunidades poqomchi´ en su territorio y dentro de la unión Verapacense de Organizaciones Campesinas (Uvoc) del departamento de Alta Verapaz. Criminalizado, detenido y encarcelado por  las empresas madereras que quieren terminar con el territorio.

El juez Ricardo Isaías Caal Caal, del Juzgado segundo de Instancia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente de Alta Verapaz, fue quien firmó la orden de captura contra Xollim. Permanece en prisión por  delitos contra recursos forestales, en la cárcel para varones de Cobán, en espera de su audiencia de primera declaración.

Hace 215 años que la familia poqomchi´  de Justino vive en la finca La Primavera (San Cristóbal, Alta Verapaz), y desde entonces han sido custodios de la vida, los bosques vírgenes, sus ríos, flora y fauna. Cuando se investigan los antecedentes históricos de la finca, se encuentra que estos se remontan a 1799.

Los abuelos, padres y hermanos Xollim Tilon fueron “mozos colonos”. Aún en el 2000 seguían siendo las y los mozos colonos de la finca. A partir de ese año fueron parte de la conformación de la Unión Verapacense de Organizaciones Campesinas (UVOC), iniciando negociaciones para la compra de la finca vía el Fondo de Tierras.


Fotografía: Jeff Abbot

Justino ha tenido una vida dedicada al servicio de las comunidades poqomchi’, especialmente los pueblos indígenas en la tierra del Tezulutlán. Ha ocupado diversos cargos comunitarios dedicados a velar por los pueblos y comunidades.

Por una década ha estado luchando junto a sus compañeros,  compañeras, en mesas  de negociación, junto a miembros de la UVOC para lograr que la Secretaría de Asuntos Agrarios, el Ministerio de Gobernación, el Fondo de Tierras, la Procuraduría de los Derechos Humanos y el Registro de Información Catastral les entregara el titulo general de sus tierras y el reconocimiento de comunidad indígena.

En una reunión con la SAA dieron a conocer que habían negociado con la Empresa Eco-Tierra. Se acordó que las 279 familias serían dueñas  de la finca.

Tras años difíciles de negociación y lucha, doscientas setenta y nueve familias de las comunidades Santa Rosa, Sak Ixim, El Chico y Baleu, en la finca La Primavera, formaron la Asociación de Campesinos de Santa Rosa y Sak-Ixim, quienes finalmente lograron obtener 16.5 caballerías de tierra, donde se encuentran las viviendas y lugares de trabajo de los comunitarios.

El 14 de julio de 2015, la firma de una Escritura y Convenio Preparatorio en el Fondo de Tierras buscaba visibilizar los siguientes aspectos: a) Realizar el levantamiento topográfico del área en posesión de las comunidades Santa Rosa y Sak-ixim. b) Gestionar la aprobación ante el Registro de Información Catastral del plano, elaborado a favor de las comunidades de Santa Rosa y Sak-Ixim; c) Elaborar el censo en las comunidades de Santa Rosa y Sak-Ixim; d) Otorgar la escritura traslativa de dominio de las viviendas que se encuentran en el polígono de las comunidades de Santa Rosa y Sak-Ixim. e) Completar el área de 3.5  manzanas a favor de los beneficiados de las comunidades Santa Rosa (El Chico) y Sak-Ixim; f)Respetar el área que corresponde a la finca matriz; g) Respetar los linderos que corresponden a cada una de las comunidades asentadas dentro del polígono de la finca La Primavera.

La SAA y Procuraduría de Derechos Humanos se comprometen a dar el acompañamiento necesario y velar porque los términos y condiciones del presente convenio sean cumplidos a cabalidad por cada una de las partes, principalmente las literales f) y g) descritas anteriormente.

Justino Xollim cuenta que las abuelas y abuelos le han transmitido el cuidado de los bienes naturales.

Los compañeros poqomchi´ intentaban denunciar la tala de bosques que se hace en su territorio. La empresa de madera Fillips Diaz y Ecotierras, tieneu interés por el bosque primario.  Además la Secretaría de Asuntos Agrarios (SAA) se comprometió a investigar este problema, pero no ha habido ningún cambio.

Autoría y edición

Periodista de Alta Verapaz

COMPARTE