“En la vía pública son míos” grita un policía después de agredir, amenazar y detener a artistas en la ciudad capital

COMPARTE

Créditos: Ana Lucia Ponciano detenida de forma arbitraria
Tiempo de lectura: 4 minutos
La artista Ana Lucia Ponciano fue detenida de forma arbitraria por agentes de la PNC.

Por: Quimy de León

Ciudad capital, 3 de febrero de 2019. Era la una de la mañana, recién concluía una actividad de recaudación de fondos para un encuentro cultural de danza, celebrado en el espacio cultural Casa Celeste en la 6ª avenida “A” entre 10ª y 11ª calle de la zona 1, cuando dos policías ingresaron al lugar, uno con pasamontañas y una ametralladora en la mano intimidando a las personas.

Minutos después volvió la policía para desalojar mediante gritos y amenzas, a la gente que estaba en la calle, asustada sin saber qué hacer hasta ese momento.

El policía de apodo “Petén” se observa en el video y fue quien agredió a cinco personas, a cuatro de ellas se llevó detenidas, incluyendo una mujer.

A Ana Lucía Ponciano la detuvieron hombres policías, le golpearon la cara y se la llevaron. La PNC en un reporte dicen que ella “se abalanzó en contra de la integridad física del agente de PNC Eswin Alexander López Escobar, efectuándole varios golpes en la cara, por lo que inmediatamente solicitaron apoyo a las demás unidades de PNC, llegando al lugar en calidad de apoyo varias unidades policiales, por lo que la agente de PNC Perla Yanira Bautista y Bautista procedió a reducirla al orden“ y cierran diciendo que ella “presenta un golpe en uno de sus labios ignorando el motivo donde lo haya ocasionado”. Este video muestra lo contrario

Tres testigas narran lo que ocurrió

Al final de la fiesta empezaron a llegar dos policías uno de ellos ingresó en las instalaciones con pasamontañas con una ametralladora en el cuerpo, cerca, lista en la mano. Entró hasta el fondo del espacio intimidando a las personas y otro se quedo en la entrada, vigilando que el otro hiciera el trabajo de sacarnos.

El policía que llevaba la ametralladora se llevó a Fernando Gálvez que intercambió con ellos un par de palabras. La joven Ana Lucía Ponciano intervino para que no se lo llevaran la golpearon y la detuvieron, dos compañeras intentaron quitársela a la policía de las manos. La compañera que estaba documentando también fue agredida por la policía. No había mujeres policías.

El policía desesperado manda a llamar refuerzos por radio, primero llega una patrulla con 7 u 8 elementos, después 3 patrullas más en total como unos 30 policías. Cuando llegaron los otros el de pasamontañas fue directo a uno de los compañeros que estaban grabando, lo tiró al piso, le puso la rodilla en la cara y le lanzó directamente a el gas pimienta y a otras personas, entre ellas mujeres.

Ellos siguen detenidos y esta noche tienen programada una audiencia para ser escuchados por un juez y les digan la razón de su detención.

Algunas personas se oponían a que se llevaran a sus compañeros, y no lo lograron. A uno de los oficiales se le cayeron unas esposas, Dorian Guzmán maestro de baile, se las recogió para dárselas y por esta razón lo agarraron y lo subieron a la patrulla. Les llevaban en la palangana, sin haber cerrado la parte de atrás del picop, y así el auto arrancó. Iba conduciendo el mismo de pasamontañas con el riesgo de provocar accidente, fue la misma policía quien le detuvo para que no procediera así.

Durante estos hechos se tomaron videos en los cuales se puede ver que casi atropellan a  personas que están en la calle, el policía manejó casi encima de las personas que observaban. Quienes se quedaron preguntaban otros agentes que a dónde se los llevaban y dijeron que no sabían. Uno de ellos dijo que, a Torre de tribunales, los otros no querían dar la información.

Les pedimos que incluyeran esto en su reporte, algunos de estaban sorprendidos del hecho, pero acuerpando a sus compañeros, uno de ellos dijo que había policías que actuaban así y que era lamentable.

Volvieron más tarde para amenazar que daban viajes gratis a tribunales

Después que se retiraron las patrullas se quedaron varias personas afuera conversando intentando calmarse, acuerpándose. Pero quince minutos después regresó la policía. Nos comienzan a decir que teníamos que desalojar el espacio, que no podemos estar en las calles y empiezan a caminar hacia nosotros para sacarnos. Uno de ellos grita que va a dar viajes gratis a tribunales, que en la calle nosotras somos de él “en la vía pública son míos “, eso fue a partir de que se le dijo que era un espacio público, que no estábamos haciendo nada, que teníamos total libertad de estar ahí.

Nadie estaba bebiendo, nadie estaba consumiendo nada, solo estábamos en la calle, ellos insistían en que no podemos estar en el espacio público y les decíamos que ellos debieran estaban ahí para protegernos.

Lograron sacarnos de miedo, por más que hablamos, se dejaron de ir sobre nosotros en masa, caminábamos hacia atrás, uno de los compañeros filmaba y le gritaban, le gritaban, fueron altamente violentos

No estamos físicamente lastimadas, pero nos sentimos conmocionadas, de cómo usaron la violencia, la intimidación para arruinar la posibilidad de usar las calles que son de todas y de todos. No están entendiendo que su trabajo es acompañarnos y cuidarnos. Usar esa violencia sin informar porqué se van contra de las personas, detenerlas y porqué lo están haciendo es terrible.

Autoría y edición

Antes que todo de pueblo, hija de inmigrantes, trabajadora de la salud, historiadora e investigadora desde temas de derechos humanos y empresas, medio ambiente, género y justicia transicional. Amo la polémica, la fotografía, la ilustración, la cocina y viajar. Fundadora de Prensa Comunitaria y Ruda.

COMPARTE