El principal sospechoso de la muerte de tres universitarios quiere declararse culpable, la Universidad y la CGN aceptan, si quedan fuera del proceso

COMPARTE

Créditos: David Toro.
Tiempo de lectura: 3 minutos

 

Juan Carlos Velásquez Marroquín de 24 años, Nahomy Lara Orellana de 20 años y Ángel Rodolfo de León Palacios de 20 años fueron encontrados sin vida y con golpes el 31 de marzo del 2012, dentro de las instalaciones de la Compañía Guatemalteca de Níquel – CGN, en El Estor, Izabal.

Eran estudiantes de Biología de la Universidad del Valle de Guatemala y estaban en una gira de observación de especies animales y vegetales, que forma parte de los cursos universitarios que respondían a un convenio entre la universidad y la minera.  Los tres se habían apuntado para realizar una práctica nocturna de observación de cocodrilos. La lancha en la que iban volcó y el único sobreviviente de ese viaje es el biólogo Alfredo Lemuel Valle, responsable de la gira para esta empresa.

Por Nelton Rivera

Lemuel Valle y su abogada Lilian Guerra Foto: David Toro

30 de enero 2019

Este 28 de enero en el Tribunal de Sentencia de Puerto Barrios, debía dar inicio el juicio oral y público contra Lemuel Valle por el delito de homicidio culposo. Las familias de los estudiantes esperan que tanto la Universidad del Valle como la Compañía de Níquel también respondan por la muerte de sus hijos, ya que son terceros demandados.

Foto: cortesía

El juicio estaba programado para las 9 de la mañana, casi todo el mundo estaba listo en la sala de debates, pero el juez Mazariegos tuvo que dar un tiempo, porque el representante legal de la CGN iba tarde con la excusa de supuestos “bloqueos” en El Estor, y uno de sus abogados, Iván Camey de la empresa, argumentó que viajaba desde la capital, y que su vuelo había tenido turbulencias.

Leer más:

https://prensacomunitaria.org/tres-familias-esperan-justicia-mientras-la-uvg-juega-sucio-para-retrasarla1/

Foto: cortesía

La sorpresa fue que antes que empezara la audiencia la abogada de Lemuel Valle, Lilian Guerra, planteó a los fiscales del Ministerio Público, que su patrocinado quiere aceptar que es culpable del delito del que se le acusa, pese a que siempre argumentó que fue un accidente. Por lo que el juez Jesús Felicito Mazariegos convocó a las partes para que se pusiesen de acuerdo ante la propuesta de Valle. La empresa y la Universidad se negaron rotundamente, a menos que ellos quedaran fuera del juicio.

Para los padres y madres de los estudiantes, esto es inaceptable por lo tanto las familias querellantes, fiscales, la Compañía de Níquel y la Universidad no pudieron llegar a ningún consenso, y el juez decidió aplazar el inicio del juicio para el 5 de febrero de 2019 advirtiendo que, una vez se comience con el juicio no hay marcha atrás.

Las familias esperan que Valle responda por un delito mayor, homicidio culposo no es suficiente para que se haga justicia por lo ocurrido con sus hijos.  

Para las familias de Juan Carlos, Nahomy y Ángel Rodolfo hay un solo objetivo, el juicio podrá revelar la verdad de lo ocurrido con sus hijos e hija, una verdad que se les ha ocultado de muchas formas durante siete largos años, y a esa verdad no están dispuestos a renunciar.

Lea más:

https://prensacomunitaria.org/las-vicisitudes-de-justicia-en-puerto-barrios/

Autoría y edición

Director de Investigación en | Web

Historiador y foto periodista, fundador de Prensa Comunitaria y miembro del equipo de investigación Green Blood y Colibrí Zurdo. Columnista en desInformémonos México #Periodismo #PrensaComunitaria #Investigación

COMPARTE