Despojo y violencia contra pueblos Chuj por imposición de hidroeléctricas

COMPARTE

Créditos: 1 amanecer



Fotografía: Ana Pohlenz de Tavira 31 de diciembre de 2018

Por: Ana Pohlenz de Tavira.

La Microrregión de Ixquisis se ha convertido desde hace más de una década en el escenario de conflictos entre las comunidades indígenas Chuj con empresas de generación de hidroenergía que están en alianza con las autoridades gubernamentales. Se expresan en las disputas por la defensa del territorio y la lucha contra el acaparamiento del agua de los ríos. Dichos conflictos se han agudizado en los últimos meses y han generado tensiones entre la población.

Memoria histórica

La frontera noroccidental de Guatemala es el territorio de los pueblos mayas Chuj, Akateko, Jacalteko y Q’anjob’al, en el que sobresalen las elevadas montañas de la Sierra de los Cuchumatanes, sitio estratégico para la captación y distribución de agua. En sus montañas nacen los ríos Pojom, Ixcán y Negro que se incorporan a la república mexicana. (Paiz, 2011).

En los años setenta la mayoría de los pueblos del norte de Huehuetenango se involucraron en el movimiento que reivindicaba el acceso equitativo a la tierra, por ello fueron violentamente reprimidos en el marco de la guerra de contrainsurgencia. Según el informe de la Comisión de Esclarecimiento Histórico (CEH), Huehuetenango fue uno de los departamentos con mayor número de masacres perpetradas por el Ejército Guatemalteco y las Patrullas de Autodefensa Civil contra la población durante la Guerra (Chán, 2016:103).

Los sucesos violentos de la etapa bélica obligaron a un número considerable de pobladores de Huehuetenango a refugiarse en México. Al iniciarse las negociaciones de paz, la población retornó del refugio y se asentó en los municipios de Barillas, San Mateo Ixtatán y Nentón. Su nivel organizativo logró que obtuvieran tierras en copropiedad o cooperativas, generando una nueva dinámica territorial con la presencia de nuevas aldeas (Solano, 2012: 52).

Cabe señalar que el extremo noroccidental de Huehuetenango, es un espacio fundamental para intereses de explotación de recursos hídricos, forestales y minerales. Este territorio fue integrado al proyecto de infraestructura vial de la Franja Transversal del Norte (FTN) cuyo tramo final recorre los municipios de Barillas, San Mateo Ixtatán y Nentón con fundamentos de colonización y de aprovechamiento de recursos estratégicos. Paralela a la construcción de esta carretera se promovió en sus alrededores la instalación de varios proyectos hidroeléctricos para abastecer el Anillo Hidráulico como parte del Programa de Expansión de la Transmisión eléctrica del gobierno guatemalteco (Solano, 2012: 3, 52, 83).

El desarrollo hidroeléctrico en el noroccidente de Guatemala se da en el contexto político en el que el aparato administrativo del Estado, a través de un complejo entramado de redes de corrupción con empresarios y altas esferas del Ejército, pretende establecer proyectos a gran escala y de infraestructura.

Imposición de hidroeléctricas en pueblos sin electricidad

Los principales conflictos se han presentado en el municipio de San Mateo Ixtatán, en la zona fronteriza con México. Dichas disputas se originaron a partir de que el Ministerio de Energía y Minas de la República de Guatemala autorizó varios proyectos de desarrollo hidroeléctrico que implican la construcción de embalses, centrales e infraestructura para la transmisión de la energía eléctrica (MEM, 2017; Chán, 2016:77).

Estos proyectos se encuentran en etapa de construcción y están ubicados en la Microregión de Ixquisis, ubicada en el límite con México: Pojom I, Pojom II y San Andrés, para establecer una serie de centrales hidroeléctricas cuya producción sumaría 40 MW de potencia instalada y 60,000 MWh/anuales. Los proyectos aprovechan las aguas de los ríos Negro, Yalanhuitz y Pojom, ambos pertenecientes a la cuenca del río Santo Domingo que nace en México. (INDE, 2005:23).

Proyectos hidroeléctricos en el Noroccidente de Huehuetenango


Fuente: elaboración de Rogelio López y Ana Pohlenz con información de INDE 2005, IGN, FORDECYT-CONACYT, INEGI 2018.

Entre los años 2009 y 2011 se otorgaron permisos, licencias y autorizaciones para la construcción de estos proyectos hidroeléctricos por los Ministerios de Energía y Minas (MEM) y el de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) (El Observador, 2017:9). Los proyectos son emprendidos por las empresas privadas Energía y Renovación S. A. (antes Promoción y Desarrollos Hídricos S.A.), Generadora del Río, Generadora San Mateo y Generadora San Andrés, vinculadas con corporaciones trasnacionales como Energía y Renovación Holding, S.A. (ERH), de Panamá (CMI, 2016). Este grupo de empresas tiene nexos con la cúpula del poder del Estado, ya que uno de sus propietarios es Carlos Eduardo Rodas Marzano, quien se desempeñó como funcionario público durante el gobierno del presidente Óscar Berger (2004-2007) en áreas relacionadas con el sector energético (Chán, 2016:84).

Estos proyectos cuentan con el financiamiento de la Corporación Interamericana de Inversiones, miembro del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a través de fondos para la participación privada en el desarrollo de fuentes de energía renovable (Illescas, 2016:87), así como del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y de Cordiant Cap, un intermediario financiero canadiense que dispone entre otros de fondos del banco de cooperación alemán KFW (NISGUA, 2018).

Intervención policial y violencia en los territorios indígenas y campesinos de la Microregión de Ixquisis: Amenazas y ataques a la población indígena y campesina

Los proyectos están alterando la dinámica política, económica, social y cultural del municipio de San Mateo Ixtatán. Las comunidades indígenas Chuj y campesinas que serán afectadas por los proyectos hidroeléctricos Pojom, Ixquisis, Bella Linda, Primavera y Nuevo San Mateo, se han opuesto a ellos (Illescas, 2016:87) y organizado conformando el movimiento denominado “La Resistencia” para ejercer su derecho a defender su territorio y a la Consulta Comunitaria de buena fe, realizada en mayo de 2009.

Frente al rechazo de la población local, los proyectos hidroeléctricos se han impuesto bajo intervención militar. El 6 de mayo de 2014, el gobierno de Otto Pérez Molina instaló el Destacamento Militar de Frontera Ixquisis como parte de la defensa del complejo hidroeléctrico. Asimismo, la presencia de la empresa de seguridad privada SERSECO, vinculada con miembros del destacamento militar, que se encuentra instalado en terrenos de propiedad de la empresa Energía y Renovación o Promoción y Desarrollos Hídricos, S.A., genera más tensiones en la región (Illescas, 2016: 75, 88).

La mayoría de comunidades rechazan los proyectos hidroeléctricos en la región y se enfrentan a un creciente poder de la empresa sobre su territorio, la cual mediante grupos de personas armadas contratadas por ella, realizan actos vandálicos como quema de maquinaria pesada de las empresas constructoras, siendo el pretexto para aumentar la presencia militar y policial en Ixquisis.

Las comunidades Chuj de Ixquisis, que defienden sus ríos y territorios, están plenamente convencidas de que la violencia y las amenazas son planeadas desde la empresa y sus aliados, cuyo principal propósito es atacar a la mayoritaria de comunitarios de la región que no aceptan los proyectos, ya que son unos pocos los que apoyan su construcción (Bodatto, 2016: 40).

La policía ha reprimido con violencia las movilizaciones pacíficas de los comunitarios de La Resistencia. Durante una movilización pacífica de cerca de dos mil personas frente al campamento de la empresa hidroeléctrica, el 17 de enero de 2017 fue asesinado el comunitario de 72 años de edad Sebastián Alonzo Juan, originario de la comunidad Yulchén Frontera.

El periodista Santiago Botón relató que “De la zona boscosa se comenzó a escuchar el ruido seco de los disparos de las escopetas…” (El Observador, 2017:3).

“Empezó un conflicto un desacuerdo, nosotros nos organizamos para el 17 de enero para hacer una manifestación pacífica, una manifestación permanente, sin violencia, para aclarar qué es lo que quiere la empresa con nosotros pero resultó que en esa manifestación hubo violencia, quien la generó fue la seguridad privada de la empresa que mataron a un compañero de nosotros a un señor que se llama Sebastián es de Yulchen Frontera una persona mayor, con la razón de que era una manifestación pacífica, por eso la gente se enojó, vinieron muchísimas personas  y quemaron todas las máquinas, peor de inicio no fuimos los campesinos los que quemamos las máquinas, se filtraron personas de la empresa para quemar sus propias máquinas y luego echarnos al culpa a nosotros y luego matarnos, para que ellos pudieran decir quemaron nuestras máquinas por eso los matamos. A Sebastián lo mataron con arma de fuego, lo torturaron, lo arrastraron, le cortaron. Eso nos duele y eso no es desarrollo ni bienestar que nos dicen, su empresa se llama Desarrollos hídricos pero no es desarrollo son destrucciones para nosotros los campesinos.”. (Comunitario de Bella Linda, San Mateo Ixtatán, Microregión de Ixquisis. Entrevista realizada el 13 de mayo de 2017 en la cabecera departamental de Huehuetenango).

Los hechos de violencia más dramáticos llevados a cabo por grupos armados conformados por empleados de seguridad de la empresa son las intimidaciones y amenazas a La Resistencia y han sido una constante. Los líderes locales que se oponen a la construcción de las hidroeléctricas están siendo perseguidos. A la fecha el Ministerio Público estaría activando por lo menos, 19 órdenes de captura contra líderes comunitarios que forman parte de la resistencia y la lucha para que la empresa PDH, S.A. se retire del territorio (El Observador, 2017:11).

A pesar de la persecución sufrida, La Resistencia pacífica de Ixquisis continúa con su lucha y ha realizado una serie de acciones públicas, manifestaciones y bloqueos para reiterar su oposición y frenar los proyectos hidroeléctricos en su territorio.

En el año 2018 pobladores de las ocho comunidades de la región de Ixquisis participaron en manifestaciones pacíficas por un mes (del 11 de septiembre al 11 de octubre) realizando bloqueos sobre la carretera de la Franja Transversal del Norte a la altura del poblado Ixquisis.

“…ahí nos manifestamos hombres, niños, señoras, todos… nosotros hablábamos por nuestros derechos, por el río, por las montañas y para que la empresa no desvíe los ríos Pojom, Negro y Yalanhuitz, con eso quedarían sin agua las comunidades, por eso nosotros nos tuvimos que manifestar, sino ellos ya hubieran tapado esos ríos” (Miembro de La Resistencia habitante de la Aldea Bella Linda, San Mateo Ixtatán Huehuetenango. Entrevista realizada el 30 de diciembre de 2018).

El 9 de octubre de 2018 la Policía Nacional Civil (PNC) atacó la manifestación pacífica que bloqueaba la Franja Transversal del Norte, lanzando gases lacrimógenos contra la población que se manifestaba, hubo quemados, lastimados y cinco personas heridas de gravedad, resultando lastimados gravemente tres miembros de la resistencia que tuvieron que ser trasladados a la cabecera departamental de Huehuetenango para ser internados en el hospital.

“La policía no nos respeta, lo que nosotros vemos es que la policía vine en contra de nosotros porque estaban resguardando a la empresa y no se quieren retirar”. (Miembro de La Resistencia habitante de la Aldea Bella Linda, San Mateo Ixtatán Huehuetenango. Entrevista realizada el 30 de diciembre de 2018).

El ambiente de violencia y zozobra entre la población de la Microrregión de Ixquisis se acrecentó el pasado 16 de diciembre de 2018 cuando los cuerpos de los hermanos Neri y Domingo Esteban Pedro, vecinos de Ixquisis, fueron abandonados en las inmediaciones de la Aldea Bella Linda en el área cercana a la construcción de la hidroeléctrica San Andrés. Los pobladores aterrorizados ante el asesinato, dieron aviso a las autoridades comunitarias, ya que la Policía Nacional Civil (PNC) se negaba a acudir al lugar.

De acuerdo con las autoridades locales (alcaldías auxiliares y COCODES):

“Estas personas tenían actas en su contra de haber cometido actos de robo, había intenciones de sacarlos de su comunidad, ya eran conocidos. Son estrategias de la empresa o una trampa que ponen, porque ya después empiezan a culparnos porque los cuerpos los dejaron ahí en la mera construcción de la hidroeléctrica en el río Yalanhuitz. Se ha acusado injustamente y sin pruebas a miembros de La Resistencia del asesinato de estas dos personas. En la cantina de El Platanar inició ese problema y después se acusó a pobladores que se oponen a la hidroeléctrica” (Alcalde Auxiliar de la Aldea Bella Linda, Municipio de San Mateo Ixtatán. Entrevista realizada el 30 de diciembre de 2018).

Miembros del COCODES coinciden con que el asesinato de los hermanos Esteban es parte del clima de violencia que la empresa quiere imponer en las comunidades:

“Nosotros vemos el asesinato de estas dos personas de la aldea Ixquisis como parte de la estrategia de la empresa contra los pobladores que estamos en La Resistencia, para involucrarnos en hechos violentos. Los cuerpos de los hermanos Esteban Pedro fueron abandonados en el sitio donde se está construyendo la casa de máquinas de la hidroeléctrica cercana al río Yalanhutz en los alrededores de la Aldea Bella Linda, siendo que ellos vivían en la comunidad de Ixquisis”. (Miembros del COCODES de la Aldea Bella Linda, Municipio de San Mateo Ixtatán. Entrevista realizada el 30 de diciembre de 2018).

Este hecho propagó inquietud y preocupación en las comunidades de la Microrregión de Ixquisis del Municipio de San Mateo Ixtatán, en el Noroccidente de Guatemala y, en particular, entre las personas defensoras del territorio y del medioambiente que han sufrido intimidación y despojo por ser miembros de La Resistencia.

El asesinato de los dos pobladores de la comunidad de Ixquisis se dio en el marco de un ambiente de tensiones en la Microrregión. En el contexto de violencia e impunidad estos hechos enturbian aún más la vida comunitaria, generando divisiones e incertidumbre; asimismo, se han utilizado para calumniar y culpar injustamente a los miembros de La Resistencia.

“Los compañeros de la Resistencia estamos amenazados de que de un rato a otro nos van a desaparecer. Están incriminándonos llamándonos asesinos. Antes de que llegara la empresa no había tantos problemas, ha traído mucha división en las comunidades” (Miembro de La Resistencia habitante de la Aldea Bella Linda, San Mateo Ixtatán, Huehuetenango. Entrevista realizada el 30 de diciembre de 2018).

Resulta alarmante que las intimidaciones contra los miembros de La Resistencia pacífica van más allá de las calumnias y amenazas. Personal de la empresa despojó de sus pertenencias y allanó el domicilio de pobladores miembros de La Resistencia. Intimidaron a toda la familia, la cual tuvo que escapar con la ayuda de algunos vecinos. 

“hasta qué extremo está llegando el clima de intimidación por causa de la empresa, desalojando a las familias, que ya no pueden llegar a su casa porque están amenazados de que si llegan los matan y eso es duro para nosotros y es muy triste” (Miembro de La Resistencia habitante de la Aldea Bella Linda, San Mateo Ixtatán, Huehuetenango. Entrevista realizada el 30 de diciembre de 2018).

El mismo mes de diciembre de 2018, la madrugada del 21, la familia de Catarina Concepción Gregorio Pérez, habitante de la aldea El Platanar, caserío Las Flores en la Microregión de Ixquisis, sufrió un allanamiento y despojos en su casa. Hechos que quedaron asentados en una denuncia presentada al Ministerio Público ubicado en Santa Eulalia, en la cual se declaró que dichos ataques fueron perpetrados por personal de la empresa en represalia a la negativa de la familia de ceder, mediante la compra de terrenos, el derecho de paso de maquinaria y la tubería del proyecto hidroeléctrico San Andrés en el río Pojom.

Denuncia presentada ante el Ministerio Público de Santa Eulalia, Huehuetenango

En su testimonio Catarina Concepción Gregorio Pérez declaró que:

“En primer lugar yo voy a hacer constar que estas personas que trabajan en la hidroeléctrica, esos personales fueron los que me fueron a intimidar en mi casa donde yo estaba juntamente con mis cinco hijos menores. Dispararon armas de fuego cerca de la casa donde vivo. Ellos se presentaron disfrazados de policías para realizar un supuesto allanamiento a eso de las cuatro de la mañana el día 21 de diciembre de 2018. Llegaron y rodearon mi casa, ahí se esperaron hasta las 5:45 de la mañana y ahí entraron en mi casa. Entraron a la casa obviamente ellos lo saquearon todo, cortaron los colchones, empezaron a intimidar a mis hijos, se llevaron celulares que son propiedad mía. Confiscaron mi celular, el de mi mamá y de mi hijo que es menor de edad que tiene 13 años, yo estaba sola con mis hijos y mi mamá. En el allanamiento se llevaron el carro que está a nombre de mi suegro. También saquearon la tienda contigua a mi domicilio, en donde tenía una inversión de 25 mil Quetzales, tenía yo preparado ese dinero para comprar juegos pirotécnicos para vender en las fiestas que se aproximan”. (Entrevista realizada en la Aldea Bella Linda, Municipio de San Mateo Ixtatán el 30 de diciembre de 2018).

Ante la grave situación de sistemática violación de los derechos humanos de los miembros de La Resistencia Pacífica, varias organizaciones, colectivos, y personas de Guatemala y de varios países manifestaron, en un comunicado publicado el pasado 20 de diciembre en diversos medios independientes, su profunda preocupación por la situación de riesgo que enfrentan las comunidades y personas defensoras de derechos humanos de la Microrregión de Ixquisis, que en  junio de 2018 recibieron el premio Front Line Defenders en reconocimiento a su esfuerzo colectivo y su lucha pacífica (NISGUA, 2018).

Actualmente, tres acciones de amparo en contra de las licencias de operación de la hidroeléctrica Pojom II se encuentran a la espera de resolución en las cortes nacionales. En agosto de 2018 las comunidades afectadas presentaron una queja formal ante el Mecanismo Independiente de Consulta e Investigación del BID, solicitando una investigación y el retiro de su inversión debido al incumplimiento de las propias políticas operativas del banco (NISGUA, 2018). El amparo fue aceptado por 13 Magistrados que estuvieron presentes, pero no han dado respuesta por lo que continúa el proceso.

“Son problemas de gravedad que se están viviendo en nuestra región. La empresa nos tiene amenazados por no querer su desarrollo, peor no es desarrollo para nosotros, a nosotros como resistencia nos tienen amenazados”. (Miembro de La Resistencia habitante de la Aldea Bella Linda, San Mateo Ixtatán, Huehuetenango. Entrevista realizada el 30 de diciembre de 2018).

De ponerse en funcionamiento los tres proyectos hidroeléctricos, ocasionarían daños irreversibles a la Cuenca hídrica del Río Santo Domingo, una de las más importantes del territorio, que comprende parte del Departamento de Huehuetenango y del estado mexicano de Chiapas (ADH, 2016).

“Nosotros estamos defendiendo nuestro derecho porque estamos defendiendo nuestro territorio y por eso nos llaman terroristas. Estamos defendiendo los ríos y la vida, porque de eso vivimos nosotros y ahora dicen que van a hacer un negocio de eso, sin tomar en cuenta la población y eso no está bien Nunca hablan de la destrucción que van a causar las hidroeléctricas, se van a inundar terrenos y afectar los ríos”. (Miembro de La Resistencia habitante de la Aldea Bella Linda, San Mateo Ixtatán, Huehuetenango. Entrevista realizada el 30 de diciembre de 2018).

Río Santo Domingo en el límite entre Guatemala y México


Fotografía: Bárbara Pohlenz de Tavira 31 de diciembre de 2018

La contradicción es inherente a los proyectos hidroeléctricos en la región de Ixquisis: las comunidades no sienten que se beneficiarán de éstos, ya que no cuentan con el servicio de energía eléctrica; de ahí que su reclamo se base en la utilización del agua de los ríos de sus territorios para la producción de un servicio del que se les excluye.

La región de Ixquisis ha quedado históricamente marginada de los procesos de desarrollo del país. El aislamiento geográfico de los principales centros de población, la pobreza y falta de servicios básicos son los problemas que enfrentan sus habitantes. La empresa ha establecido diálogos con el gobierno municipal para tratar de dejar regalías a la región, pues el entramado legal guatemalteco no permite que una empresa generadora de energía sea la misma que la distribuya, por tanto, la empresa no puede brindar este servicio a las comunidades (Bodatto, 2016). Sin embargo, una forma de intentar obtener el respaldo de las comunidades es otorgar los servicios sociales que le corresponden al Estado.

La empresa ha querido engañar a la población diciendo que va a proporcionar energía eléctrica, pero legalmente la empresa no puede brindar este servicio. De los tres proyectos de generación de hidroenergía no se permite ni un solo cableado para las comunidades.

Por otro lado, en el mes de noviembre de 2018 fue anunciado en diferentes medios de comunicación la firma de un “Acuerdo para la Paz y el Desarrollo” en el municipio de San Mateo Ixtatán, acuerdo que concluye como el principal resultado de una mesa de diálogo (NISGUA, 2018). El supuesto acuerdo con el gobernador de Huehuetenango es considerado falso por los miembros de La Resistencia, quienes indicaron que no se tomó en cuenta la opinión de la población porque sólo participó un grupo pequeño de personas que están a favor de la empresa, gente llevada por el alcalde de San Mateo Ixtatán. De las 23 comunidades que están en La Resistencia solo hay entre 3 y cuatro familias por comunidad que están a favor de la construcción de la hidroeléctrica.

Los miembros de La Resistencia desconocen ese Acuerdo de paz para el desarrollo y la cultura en San Mateo Ixtatán:

“La empresa quiere engañar al pueblo. Fueron otros los que firmaron por nosotros. Hay muchas anomalías, se han presentado actas con sellos falsos y no es cierto este acuerdo. Las comunidades no están enteradas de lo que se negoció. Lo que nosotros pensamos es que el diálogo debió de ser antes de que llegara la empresa, lo que vemos es que nuestro territorio está siendo amenazado”. (Vicepresidente Microregión de Ixquisis. Entrevista realizada en la Aldea Bella Linda, Municipio de San Mateo Ixtatán el 30 de diciembre de 2018).

El panorama de tensión en la Microregión de Ixquisis, originado por presencia de la empresa Energía y Renovación A. C. que pretende llevar a cabo proyectos de generación de hidroenergía, demuestra que los intereses de las empresas son protegidos por las autoridades a todos los niveles. El grado de impunidad con que actúan contra la población los grupos de seguridad privada de la empresa es alarmante.

Las principales demandas de los indígenas Chuj y campesinos miembros de La Resistencia son en primer lugar el cese al hostigamiento y el retiro de las fuerzas de seguridad privada de la empresa, así como de los destacamentos de la Policía Nacional Civil y del Ejército. En segundo, se respete su territorio y se mantengan libres los ríos de la Microregión de Ixquisis.

Bibliografía.-

ADH – Asamblea Departamental de los Pueblos de Huehuetenango (2016), “Comunicado final caso Ixquisis”, Caravana por la Dignidad, las Resistencias y la Libertad de los Presos Políticos del Norte de Huehuetenango, 26 de abril de 2016, Huehuetenango: ADH.

BODATTO, Ane, 2016, “Irregularidades e impunidad ambiental en hidroeléctricas del norte de Huehuetenango”, Centro de Medios Independientes de Guatemala, disponible en: https://cmiguate.org/irregularidades-e-impunidad-ambiental-en-hidroelectricas-del-norte-de-huehuetenango/. Consultado el 23 de julio de 2017.

CHÁN Saquic, Alejandro, 2016, Reconfiguración del territorio: empresas hidroeléctricas, Estado y pueblos indígenas, (tesis de maestría) Gestión social para el desarrollo local, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Quetzaltenango: FLACSO-Guatemala.

Centro de Medios Independientes de Guatemala, 2017, Empresa de seguridad de militares protege hidroeléctricas en Ixquisis, 19 de febrero de 2017, https://cmiguate.org/empresa-de-seguridad-de-militares-protege-hidroelectricas-en-ixquisis/, consultado el 18 de mayo de 2017.

El Observador, 2017, “San Mateo Ixtatán entre el embate del capital nacional y transnacional, y la restauración de las estructuras paramilitares contrainsurgentes: el caso del proyecto hidroeléctrico de la empresa Promoción de Desarrollo Hídrico Sociedad Anónima (PDH, S.A)”. Informe Especial No. 10, El Observador, Guatemala, 12 de julio de 2017.

ILLESCAS Arita, Gustavo A. (2017), “Empresa hidroeléctrica y ejército detrás de zozobra en norte de Huehuetenango” Centro de Medios Independientes de Guatemala, disponible en: https://cmiguate.org/empresa-hidroelectrica-provoca-y-ejercito-detras-de-zozobra-en-norte-de-huehuetenango/. Consultado el 29 de marzo de 2016.

ILLESCAS Arita, Gustavo A., (2016), Análisis de Coyuntura 2014-2015. Del Poder Global al Poder Local: el Vuelo del Águila en la Ruta de los Azacuanes, Cuadernos del Corredor No 12 Año 7, Guatemala: Centro de Estudios y Documentación de la Frontera Occidental de Guatemala (CEDFOG).

———, 2013; Análisis de coyuntura 2011-2012: Huehuetenango desde el plano nacional y viceversa. Guatemala: CEDFOG.

Instituto Nacional de Electrificación INDE, 2005, Catálogo de pequeñas centrales hidroeléctricas. Negocios de generación de electricidad en Guatemala, Volumen IV, Guatemala: Gerencia de Planificación, INDE.

NISGUA, Network in Solidarity with the People of Guatemala (2018), “Más de 100 Organizaciones Denuncian Asesinatos, Agresiones contra Resistencia Pacifica de Ixquisis” en https://nisgua.org/denuncian-asesinatos-agresiones-ixquisis/, consultado el 22 de diciembre de 2018.

MEM – Ministerio de Energía y Minas (2012), Política Energética 2013-2017. Energía para el Desarrollo. Calidad, Cantidad y Competitividad, Guatemala: Gobierno de Guatemala.

PAIZ, Gerardo, 2011, Caracterización natural del departamento de Huehuetenango, Colectivo Madre Selva, Forum Syd, Asamblea Departamental de Huehuetenango (ADH), Guatemala.

SOLANO, Luis, 2012, Contextualización histórica de la Franja Transversal del Norte (FTN), Centro de Estudios y Documentación de la Frontera Occidental de Guatemala CEDFOG, El Corredor: Guatemala.

Autoría y edición

Fundador de Prensa Comunitaria. Es profesor investigador en CIESAS Occidente desde el 2008 y profesor investigador emérito en FLACSO Guatemala.

COMPARTE