Trata de personas, un  lastre que debe ser visibilizado

COMPARTE

Créditos: trata de personas
Tiempo de lectura: 3 minutos
Fotografía: Asociación Mujeres Guatemaltecas

Por David Toro

05 de diciembre de 2018

La trata de personas es un flagelo infamante de lo que nos queda de humanidad. Puede presentarse en múltiples formas igualmente anuladoras de los derechos elementales. Las denuncias por explotación sexual o laboral han disminuido en un 23% durante el primer semestre del 2018, en comparación con las realizadas durante el año pasado.

En Guatemala no se cumplen  las normas mínimas para hacer frente al problema de la trata de personas, según información del Departamento de Estado de Estado Unidos. Anna Peláez,[1]defensora de las personas víctimas de trata de la Procuraduría de Derechos Humanos, dijo a periodistas  que se están realizando esfuerzos por combatir el flagelo.

Durante el 2018 sólo se han presentado 53 denuncias por explotación sexual o laboral. Según Peláez, un número que reduce considerablemente las denuncias recibidas durante el año pasado. Muchas veces las víctimas no denuncian por miedo o desconocimiento de los mecanismo de ayuda. Además existen muchas formas de trata que son invisibles socialmente.

Las denuncias más comunes, según la PDH, son por explotación laboral y sexual. A pesar de la creciente presencia de muchos casos de adopciones irregulares, servidumbre, pornografía infantil, matrimonio forzado, entre otros, no existen denuncias proporcionales a los números reales, y esto dificulta la posibilidad de hacer justicia.

Fotografía: David Toro

La niñez es la más afectada

En  las denuncias de violencia sexual presentadas, el 60% de las víctimas son niñas y niños, y sobre trabajo forzado, el 54% de perjudicados son personas menores de edad. La PDH apuesta a nutrir la cultura de denuncia y exposición social del tema para combatir el problema.

Debilidades del sistema

La carencia de programas especializados por parte del Estado para intervenir y dar soporte a las mujeres y niñas víctimas de trata, provoca que exista reincidencia en los crímenes de esta naturaleza. “Los temas de niñez no son prioridad para este gobierno. Hay una iniciativa de ley que pretende reformar el sistema de atención para la niñez víctima de trata pero está engavetada”, resaltó Peláez.

Una campaña contra la trata

La PDH, con apoyo estadounidense, ha iniciado una campaña enfocada en visibilizar la explotación sexual y laboral a base de entender sus múltiples modalidades contempladas en la ley. La finalidad es fomentar la cultura de denuncia, para que la procuraduría pueda dar seguimiento y acompañamiento a los casos identificados.

Las denuncias se pueden realizar de forma anónima por medio de la línea número 1555.

Procurador de los Derechos Humanos Jordán Rodas. Fotografía: David Toro

El procurador Jordán Rodas dijo en rueda de prensa que en Guatemala “no se da la importancia debida al fenómeno”, a pesar  de ser “un país de origen, tránsito y destino para la trata de personas”. O quizá precisamente por lo mismo, cuando el mismo Estado da indicios claramente sospechosos sobre la vinculación de entidades e instituciones estatales en hechos de trata de personas, como el emblemático caso de la masacre del Hogar Seguro Virgen de la Asunción.

[1] Información entregada durante Taller para periodistas de la PDH.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE