¿Políticas emergentes o actitudes coloniales de la Cámara del Agro?

COMPARTE

Créditos: camara agro
Tiempo de lectura: 2 minutos
Fotografía Prensa Comunitaria

Por David Toro

 13 de diciembre de 2018

La Cámara del Agro hace  peticiones al Estado:  reducir la taza del ISR y congelar el salario mínimo. Expertos consultados exponen puntos de vista divergentes.

El martes, la Cámara del Agro, entidad que aglutina a las gremiales del sector agrícola, por medio de su presidente Nills Leporowski, expusieron que la baja del casi 50% del precio del café, hule, azúcar y palma africana, en el mercado internacional, tienen impacto negativo en la producción nacional. Esto los motivó a recurrir al Estado de Guatemala y solicitar:

  • Congelar el salario mínimo del sector agrícola, el cual es de Q2,700.00 mensuales. Los empresarios justifican que mantener los salarios “salvarían” el empleo de más de 500 mil trabajadores de plazas fijas.
  • Reducir el impuesto sobre la renta de forma “urgente”. La tasa actual es del 7%. Los empresarios quieren que se reduzca a un 3%. Este sector espera obtener la reducción por medio de la aprobación de la iniciativa de ley de simplificación fiscal.

“Los empresarios siguen teniendo una mentalidad colonial”

Helmer Velásquez, director ejecutivo de la Coordinadora de Cooperativas y Ongs de Guatemala (CONGCOOP) consultado por Prensa Comunitaria, rechaza las peticiones de los empresarios, pues considera que estos mantienen una ideología colonial, tratando de mantener la acumulación de riquezas a costas de la explotación de las personas. Como segundo elemento, Velásquez observa un sector agrario que es incapaz de competir a nivel internacional y que en tiempos difíciles espera que el Estado y los trabajadores paguen los platos rotos.

Velásquez: “La propuesta empresarial, demuestra su avaricia y el señorío colonial con el que el sector agrario quiere seguir actuando (…) La concentración de tierra y pobreza son parte de la misma ecuación, hay una correlación entre ambos fenómenos, los empresarios no pueden venir a pedir que los guatemaltecos sigan subsidiando sus cultivos fracasados, cuando han tenido buenas épocas también han buscado la manera de no aumentar los salarios de los trabajadores”.

Es una política emergente

El economista Hugo Maul del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN) al ser entrevistado señaló que ante la baja del precios de varios productos agrícolas, principalmente el café, la petición de los empresarios de mantener el salario mínimo congelado para el próximo año, es una política emergente para hacerle frente a dicho problema y preservar el empleo generado. Pero que pensando a futuro, para el experto es inviable que un sector económico no pueda garantizar mejoras en los salarios y desarrollo de sus trabajadores, por ende deberán buscar otros mecanismos.

En cuanto a la petición de la reducción de la tasa de impuestos, Maul piensa que es una propuesta lanzada al aíre que quizá nadie quiera atender por los problemas que conllevaría: “a menos que un diputado sea cafetalero, no creo que alguien impulse estas reformas tributarias”.

Mientras las propuestas empresariales generan división de opiniones y perspectivas, Abel Cruz, titular de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), en conferencia de prensa este miércoles, aseguró que la petición de la Cámara del Agro en cuanto a la reducción de impuestos, le sorprende, pues aún no existe una petición formal entregada ante esta entidad.

 

 

 

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE