Créditos: Norma Sancir
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Stef Arreaga

06 de diciembre de 2018

No es novedad que las comunidades ch’orti’ de Chiquimula se están viendo gravemente afectadas por la contaminación del Río Jupilingo, que desemboca en el Río Grande en Zacapa, a causa de la mina “Los Manantiales”, que en teoría tiene una licencia de extracción de antimonio y otros metales sin haber hecho una consulta previa. Ayer, la comunidad Carboneras se autoconvocó para llevar a cabo una asamblea en donde quedarían escritas en acta las inconformidades, uno de los asistentes fue Odiliio Guzmán, representante de la empresa.

Las comunidades en su desesperación, por las consecuencias de este proyecto de extracción,  se han organizado para mostrar su inconformidad ante la presencia de esta mina ecocida (no solamente los pobladores se han visto afectados, sino también los animalitos que tienen para su subsistencia y las siembras que hacen que sean comunidades autosostenibles).

Carboneras, que es una aldea del municipio de Esquipulas, en el departamento de Chiquimula, colinda con Olopa (municipio) en el que por lo menos 11 de sus aldeas se oponen radicalmente a la minería. Estas comunidades ch’orti’ se han visto afectadas por la contaminación del agua, ya que son comunidades por las que pasa el río en el que desembocan los contaminantes de la extracción de antimonio y otros elementos de “Los Manantiales”

Ayer se convocó en Carboneras una asamblea de la comunidad, a la que llegaron al menos 300 personas, con el objetivo de crear acuerdos y una acta en donde conste su desacuerdo en dos puntos principales: el rechazo de la minería y las consecuencias de esta hacia la comunidad, y su desacuerdo por la presencia de trabajadores (seguridad) de la empresa en el área que, según testimonios de vecinos, se han presentado armados provocando intimidación.

Asamblea Las Carboneras. Fotografía: Norma Sancir

Se solicitó la presencia de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) a esta asamblea, la cual no se hizo presente por ausencia de personal. Sí llegó, sin embargo, la Policía Nacional Civil (PNC) para cerciorarse de que no hubiera ningún conflicto en la comunidad y de que dicha actividad no se malinterpretara, como en otras oportunidades, acusando detención ilegal, cuando son actividades de organización comunitaria.  De igual manera  las autoridades indígenas de Olopa acompañaron a la comunidad, haciendo el acta en donde consta que todo se ha estado llevando a cabo con normalidad en esta asamblea comunitaria. También se solicitó la presencia del representante de la empresa (INCAMIN S.A.) Odilio Guzmán, quien expresó: “si tengo que salir con mis trabajadores lo voy a hacer”, ¿serán solamente palabras con efecto placebo en la población?

Odilio Guzmán (señor alto de sombrero) presente en asamblea en Carboneras. Fotografía: Norma Sancir

Uno de los problemas más grandes es la división de la comunidad. Algunas personas están a favor de este  proyecto minero, también se ha sabido que la empresa ha querido comprar voluntades incluso de algunas organizaciones sociales que apoyan las luchas de estas comunidades.  El Consejo Comunitario de Desarrollo (Cocode) no es la excepción, se encuentra dividido (quien tiene el libro de actas no se quería hacer presente).

En conferencia de prensa, las autoridades de las comunidades chortíes expresaron esta semana su gran preocupación por la intimidación a líderes comunitarios y pobladores de las aldeas afectadas por la mina. Es importante recordar que Elizandro Pérez (autoridad comunitaria) falleció hace poco de forma misteriosa, después de haber estado bajo constante persecución e intimidación por parte de trabajadores de la empresa.

https://prensacomunitaria.org/la-no-tan-misteriosa-muerte-de-elizandro-perez-autoridad-del-pueblo-chorti/

Los mismos trabajadores de Los Manantiales, han dicho a los pobladores que si son víctimas de algún ataque por parte de la comunidad, ellos los buscarán “hasta por debajo de las piedras” para vengarse.  Por esa razón que se pondrán las denuncias correspondientes por estas amenazas e intimidaciones.

Autoría y edición

Investigadora, periodista y diseñadora gráfica.

COMPARTE