La migración no es una opción, es una necesidad: El caso de Jakelin Caal y su familia

COMPARTE

Créditos: bin
Familia deJakelin. Foto: Rax Kok

El equipo de Prensa Comunitaria realizó una visita a la casa de la familia Caal Maquín, el hogar donde nació y creció la pequeña Jakelin Ameí, la niña migrante que falleció estando bajo el resguardo de las autoridades migratorias de Estados Unidos. Han pasado diez días desde la muerte de la pequeña. El Ministerio de Relaciones Exteriores asegura que el cuerpo se repatriará en los próximos ocho días y que mantendrá comunicación exclusivamente con el padre, a pesar de estar bajo custodia de Migración en ese país.  El consulado de Guatemala en Texas le ha dicho al abuelo que aún no tiene el certificado de defunción para su traslado, y el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos en un comunicado informa que Jakelin falleció el sábado a las 00:35 horas.  Estas so algunas de las inconsistencias que ha mostrado este caso, sin mencionar lo que realmente sucedió a Jakelin durante las 8 horas que estuvo en el puesto de Antelope Wells.  Antes de publicar esta nota, recibimos una información importante para la familia.

Un pequeño altar para Jakelin. Foto: Rax Kok

Por Rax Kok y Stef Arreaga

Fotos: Rax Kok

La organización familiar

Claudia Maquín y Nery Caal tienen 10 años de casados, son de origen q’eqchi´, originarios de la aldea La Isla, del municipio de Raxruhá, en Alta Verapaz, Guatemala. Se mudaron hace unos años a San Antonio Secortez, en el mismo municipio, junto con algunos  miembros de su familia.  Tuvieron cuatro hijos: Audel Jonatan Domingo de 9 años, Jakelin Ameí Rosmeri quien cumplió 7 años este 3 de diciembre y estaba pronta a  entrar a la escuela, Elvis Ramadel Aquiles, de 5, y Ángela Suceli de 6 meses. Viven en una casa de tablón,  sin divisiones: piso de tierra y techo de palma. Algunos duermen en hamacas y otros en el suelo, pero en una pequeña cama de tabla, sin colchón, dormía Jakelin. Tienen algunos pollos y un par de cerdos flacos que escarban la tierra buscando alimento.

Vivienda de Jakelin.  Foto: Rax Kok

La economía familiar en el campo guatemalteco

Según narra Claudia, Nery trabajó en terrenos de palma, en donde ganaba  60 quetzales diarios —unos 8 dólares— trabajo extenuante de largas jornadas, incluso de fines de semanas. No quedaba otra cosa que aceptarlo, sabiendo la responsabilidad y las necesidades de su familia, pero pronto le quitaron el trabajo. Así que se comenzó a dedicar a la agricultura, alquilando tierra para poder sembrar maíz, pero “los terrenos en alquiler cada vez son menos y a veces ni siquiera hay disponibles porque en todos lados han sembrado palma. Parte de la cosecha la vendemos y otra parte es para tortillas y tamalitos para la familia. A veces no hay suficiente cosecha, las lluvias nos han dañado el cultivo o el gran calor que hace nos marchita luego la milpa”.

La pobreza fue la razón principal que lo llevó a decidir emigrar a los Estados Unidos.  Decidieron en familia que Jakelin lo acompañara.  Su mamá menciona que desde pequeña ella siempre fue muy apegada a su papá: “adonde fuera, ella siempre quería ir con él, eran inseparables”. Así que no pensaron mucho en que la pequeña emprendiera esa travesía, con el único deseo de llegar a cumplir el “sueño americano” y enviar dinero a su familia, que vive en extrema pobreza.

Además, ignoraban completamente los peligros del camino y de las pocas probabilidades de llegar sin novedad “al otro lado”.  Una estadística dice que, de cada tres guatemaltecos que se van a Estados Unidos, uno es deportado, el segundo logra llegar para trabajar y enviar remesas a sus familiares, y el tercero muere en el intento.  Este dato no lo conocía Nery. Pronto formarían parte de las estadísticas negativas.

Raxruhá

Es un municipio del departamento de Alta Verapaz colindante con Petén, situado a unos 330 kilómetros de la ciudad capital. Es parte de la Franja Transversal del Norte.Es uno de los municipios más golpeados por la industria de la palma aceitera que ha afectado  la vida comunitaria: los campesinos se han visto en la obligación de trabajar para estas empresas explotadoras que buscan mano de obra barata. Generan también un cambio forzado en el uso de los suelos, reduciendo las áreas de cultivo que estaban destinada ala producción de alimentos.   No sólo los trabajadores se ven afectados por estas industrias agrícolas, las familias enteras son víctimas,  como en el caso de Nery y su familia, obligados a alquilar tierras cada vez más caras.  En Raxruhá opera Palmas del Ixcán, una empresa de capital transnacional que pasó a manos de la familia Maegli-Muëller, de la corporación  Naturaceites.  Las consecuencias de estas empresas: aguas contaminadas, suelos improductivos, falta de alimentos, desnutrición, enfermedad y pobreza extrema.

Migrar no es una opción, se vuelve una necesidad.  Ahí es cuando el alcalde de Raxruhá menciona que ve cómo la gente a diario se va en pequeñas caravanas buscando el “sueño americano”.

Audel (9), Claudia (mamá) y Ángela (bebé) Camino que lleva hasta su casa. Foto Rax Kok

El viaje

Nery y Jakelin salieron de la comunidad el viernes 30 de noviembre con una mochila. El abuelo Domingo dijo: “¡Ella brincaba de la emoción de saber que iba a irse con el papá para Los Estados. De veras, brincaba de imaginar que iba a un país donde había una mejor vida”. Le preguntamos si Nery sabía de las dificultades de la ida, pero dijo que no creía que supiera del todo a lo que iba a enfrentarse.

Según algunas declaraciones que ha dado Nery, el día 6 de diciembre, los coyotes  les llevaron a él, a Jakelin y a otras 40 personas en un autobús a la frontera entre Chihuahua y Nuevo México. En ese punto se sumaron otras 123 personas, a quienes  los coyotes les dijeron: “caminen hasta ver el muro y sigan el camino hasta una parte en donde ya no van a verlo más, ahí ya se van para adentro”; así lo hicieron. Comenzaron a caminar  del lado de Estados Unidos, sin imaginar que pocas horas después el “sueño americano” se volvería una pesadilla.

Jakelin enferma: cronología

Según el comunicado del Departamento de Seguridad de Estados Unidos, la cronología de lo sucedido fue esta:

A eso de las 21:15 horas del día 6, fueron detenidos por la patrulla fronteriza. Al ver que era un grupo tan grande decidieron llevárselos a una base de operaciones en Antelope Wells, una zona remota en medio del desierto, con el frío de la noche (2°C), en donde se encontraban solamente cuatro agentes de la patrulla fronteriza. Según los agentes, al momento de entrevistar a Nery, informó que  Jakelin se encontraba bien de salud y que no tenía ninguna enfermedad. 

A la media noche de ese día, cuando ya habían entrevistado a los 163 migrantes, decidieron trasladarlos a un centro de detención  en Lordsburg, Nuevo México, Estados Unidos. Se los llevaron en dos tandas en autobús. A las 5:00 horas del viernes 7—en la segunda tanda— salieron camino a ese centro de detención, donde según había comida, agua y un lugar para poder bañarse.  Nery informó a los agentes que Jakelin había enfermado y que estaba vomitando, aun así los llevaron en el bus. En el camino fue peor, los vómitos se hicieron más frecuentes y la fiebre le iba subiendo rápidamente.   A eso de las 6:30 de la mañana, al llegar al centro de detención, la pequeña no estaba respirando bien, tenía fiebre de casi 41°C, 10 minutos después llegó una ambulancia para atenderla, le dieron resucitación en dos ocasiones. Decidieron llamar a un helicóptero que llegó casi una hora después y salió con la pequeña a eso de las 7:48 horas en dirección al Hospital de niños Providence, en El Paso, Texas, mientras su papá iba por tierra (más de cuatro horas de camino). El comunicado del departamento de Seguridad Nacional indica que Jakelin falleció a las 00:35 del sábado 8 y que el padre se encontraba con ella.

Algunos medios de comunicación han declarado que Nery estaba en el albergue de migrantes cuando a las 6 am del día viernes fue informado del fallecimiento de la niña. Otros medios refieren que el papá estuvo con el cuerpo de la niña en una funeraria local el día viernes, en donde se pudo despedir de ella.

Aunque esta cronología de los hechos está basada en la versión oficial del departamento de Estado, no sabemos exactamente si son del todos certeros estos datos, puesto que no hemos logrado comunicación con el padre ni con el traductor. La evidencia parece indicar que el Estado ha mentido en cosas importantes, que el traductor de Nery ha desmentido por medio de Televisa News:

Los informes dicen que antes de entrar en la custodia del Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos, Jakelin no había comido ni tomado agua durante varios días y que llevaba días cruzando el desierto. El padre de Jakelin cuidó a Jakelin, se aseguró de que estuviera alimentada y tomara agua suficiente. Ella y su padre solicitaron asilo a la Patrulla Fronteriza tan pronto como cruzaron la frontera. No había sufrido de falta de agua ni de comida antes de acercarse a la frontera.

El traje favorito de Jakelin. Foto Rax Kok

La agonía de la incertidumbre

Claudia, la madre de Jakelin, sus hijos, el abuelo Domingo y otros familiares, han tenido una veintena de medios de comunicación en busca de la historia. Más allá de estas entrevistas, la familia de Jakelin sufre la angustia  de no saber dónde está el cuerpo. No han recibido ninguna llamada de las autoridades guatemaltecas ni estadounidenses y pasan los días sin saber cuándo podrán darle una sepultura digna a la pequeña migrante.

De lo hostil a lo humano

Esta mañana nos comunicamos con el Ministerio de Relaciones Exteriores. Por medio de Comunicación Social, nos hicieron saber que el cuerpo estaría en el país posiblemente en los próximos ocho días, es decir, 17 días después del fallecimiento.  Sugerimos que se comunicaran con la familia en Guatemala, ya que no habían recibido ninguna llamada que les informara al respecto. A lo que contestaron que la comunicación tendría que ser con el padre de la niña —sabiendo que está bajo custodia migratoria— y que parecía necesario llamar a toda la familia para comunicar lo sucedido.  Ante esta respuesta, decidimos acudir a otro tipo de instancias —que no podemos revelar—. Nos aseguraron que el día de ayer el consulado de Guatemala en Texas recibió finalmente el certificado de defunción, por lo que en dos o tres días a más tardar (viernes 21) el cuerpo de la pequeña Jakelin estará en casa para poder ser enterrada junto a sus seres queridos.

Hasta el momento la familia no ha recibido ayuda del Gobierno de Guatemala, ni de la municipalidad de Raxruhá, ni de la comunidad. Si usted desea ayudar a la familia de Jakelin, puede hacer su depósito a la cuenta siguiente: 

Domingo Caal Chub

Cta. de ahorro No. 4050047892 Banrural

Autoría y edición

Investigadora, periodista y diseñadora gráfica.

COMPARTE