Ciegos a conveniencia sobre el pueblo Ixil

COMPARTE

Créditos: nota ixiles
Tiempo de lectura: 2 minutos
Fotografía tomada del Facebook de William Yac Son

Por William Yac Son

05 de diciembre de 2018

Antes de considerar como faltos de memoria y conciencia a los Ixiles que hoy apoyan a Zury Ríos y Roberto Molina, torpes citadinos y jóvenes sin historia, tomen en cuenta que muchas de esas poblaciones fueron asesinadas, sin que hubieran sobrevivientes, y el ejército se dedicó después de eso a una intensa campaña ideológica que duró aproximadamente diez años, en la cual reclutó por la fuerza a jóvenes indígenas, desarraigando a muchos otros, obligándolos a vivir en aldeas modelo, donde el patriotismo era impuesto por la fuerza y la ayuda condicionada.(Esos jóvenes tienen ahora cincuenta años, y su silencio tuvo precio).

Impusieron iglesias evangélicas, en donde el lenguaje militar se mezclaba con el religioso, soldados de cristo, jehová es mi guerrero y otras expresiones para glorificar a un dios sanguinario cuya forma terrenal era un pastor genocida, ahora narcotraficante.

Luego, han perseguido a todas las personas que quisieron rescatar la historia. Las masacres documentadas, son quizá sólo un tercio de las que ocurrieron. Los cadáveres siguen ahí, pero ya no hay familiares que busquen ni lo intenten. Han sido borrados de la historia, tal como ocurrió en Los Lotes y El Rodeo. Con el agravante de que los perpetradores de esos crímenes siguen vivos, se ampararon en la amnistía del 96 y hacen todo cuanto puedan para ocultarlo, recibiendo además dinero del Estado.

Recuerden que los beneficiarios directos, dueños hasta hoy de esas tierras, son banqueros conocidos, y admirados como exitosos empresarios, benefactores del arte y el deporte, por gente ingenua, como ustedes, que dan su diezmo, pagan sus impuestos o se emplean en sus oenegés. Recuerden eso cuando viajen de turistas por aldeas arrasadas. Coman el pan con los desarraigados, duerman sobre la tierra helada, y tal vez entiendan que el silencio Ixil se justifica por gente como ustedes, que sigue acusando al abusado, mientras tiene a dónde regresar y cómo alimentar a su familia.

Fuente: https://www.facebook.com/william.y.son/posts/10215950535169608

Autoría y edición

COMPARTE