El recorrido histórico de la matanza de “Las Dos Erres” hasta llegar a la quinta sentencia penal

COMPARTE

Créditos: si hubo genocidio
Tiempo de lectura: 4 minutos
Fotografía: Quimy De León

Por David Toro

24 de noviembre de 2018

La masacre acontecida en el parcelamiento “Las Dos Erres” en la Aldea Las Cruces de La Libertad Petén, perpetrada por una Patrulla Especial Kaibil en 1982, es uno entre tantos ejemplos de la ejecución de planes del Estado contrainsurgente (dictadura militar). Más de 30 años tuvieron que pasar para que llegaran sentencias en contra de los perpetradores. Acompáñanos a entender estos hechos en esta síntesis cronológica.

—1967— La segunda fase del Conflicto Armado

La guerra en Guatemala inició en 1960. Los primeros grupos guerrilleros fueron detenidos en 1966 por el Ejército, empoderado por gobiernos militares, pero un año después, según Manolo Vela Castañeda,[1] los grupos insurgentes regresaron con más fuerza, desencadenando la etapa más sangrienta del conflicto, que concluye en 1982, el año consagrado de las grandes masacres ejecutadas por el Estado en contra de pobladores del altiplano.

—1971— Un nuevo parcelamiento en La Libertad

En medio de la creciente incertidumbre y una guerra que comenzaba a agudizarse, en la selva de El Petén, específicamente en la aldea de Las Cruces en el municipio de La Libertad, a más de 500 kilómetros de la Ciudad de Guatemala, dos señores, Federico Aquino Ruano y Marco Reyes, prestan la “R” inicial en sus apellidos para fundar el parcelamiento, en una superficie de 100 caballerías. Este fue habitado por campesinos que se dedicaban a la siembra y cosecha de diversos granos y frutos, entre los principales el frijol. Era un lugar prospero, de tierra muy fértil.

—1981— El origen de la masacre

Llega la guerra a Petén —narra el trabajo historiográfico de Manolo Vela—; los militares comienzan a “ganarse” la confianza de los pobladores, estaban a la busca de elementos de las Fuerzas Armadas Rebeldes “FAR”. Tenían conocimiento de que se encontraban adentrados en la selva petenera. En septiembre de ese año fueron emboscados por la guerrilla, 17 soldados fueron ejecutados y 21 fusiles perdidos, los cuales tenían que recuperar.

—1982—  El plan Victoria 82 y la madrugada del 7 de diciembre

El gobierno de José Efraín Ríos Montt en conjunto con el Estado Mayor de la Defensa, dirigido en aquel entonces por José Mauricio Rodríguez Sánchez, implementaron el plan de campaña “Victoria 82”, también conocido como “Ceniza”, el cual consistía en identificar y eliminar a las fuerzas subversivas.

En supuesto cumplimiento de dicho plan en Petén, el Ejército intentó ubicar los 21 fusiles que habían sido incautados por la guerrilla, para ello el 5 de diciembre, trasladaron a una patrulla especial Kaibil que se encontraba en la Escuela Militar de Mazatenango, rumbo a Las Cruces. La noche el 6 de diciembre, disfrazados de guerrilleros, con una cinta roja en el brazo derecho, irrumpieron en las casas de los campesinos buscando su armamento, a pesar de no encontrar absolutamente nada, tal y como el ahora sentenciado Santos López, miembro de esa patrulla, aseguró, procedieron a violar, torturar y asesinar a todos los habitantes que pudieron, logrando prácticamente borrar del mapa el próspero y creciente parcelamiento.

—1994—  Las excavaciones que dan paso a la búsqueda de justicia

En aquel momento histórico, con una Guatemala golpeada por las múltiples masacres de los 80’s, un grupo de antropólogos argentinos, entre ellos Silvana Turner, quien posteriormente declararía como perito clave dentro de los procesos judiciales, lograron identificar en la selva petenera, donde “fue” el parcelamiento Las Dos Erres, dos fosas, hallando167 osamentas de las personas masacradas por los kaibiles en 1982.

—1996— El Estado de Guatemala culpable

En septiembre del 96, el Estado de Guatemala fue demandado por la Oficina de Derechos Humanos del  Arzobispado en Guatemala (ODHAG) ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), por su implicación comprobable en la masacre.[2]

—2000—  Responsabilidad aceptada

El gobierno de Guatemala aceptó la culpabilidad del Estado por la masacre y se comprometió a reparar los daños causados a las víctimas.

—2011— Las primeras sentencias

Fueron ligados a proceso y posteriormente sentenciados los primeros cuatro autores materiales de la masacre: Manuel Pop Sun, Reyes Collín, Daniel Martínez, Carlos Antonio Carías. Fueron sentenciados a 6 mil 60 años de prisión inconmutables, por asesinato y delitos en contra de los deberes de la humanidad.

—2018—  Muere el autor intelectual

Efraín Ríos Montt,[3] quien fue presidente durante el año de la masacre y que dio paso a la ejecución del Plan Victoria 82, falleció luego de ser declarado incapaz mentalmente por un tribunal en el 2015, pero con una mancha histórica, pues el proceso en su contra por “Las Dos Erres”, seguía en camino. A los 91 años falleció recordado por haber permitido estas atrocidades.

—2018— La quinta sentencia

El cocinero y conductor de la escuela militar, agregado a la patrulla Kaibil para la operación del 6 de diciembre de 1982, Santos López Alonso, fue sentenciado el 21 de noviembre a 5 mil 160 años de prisión, por asesinato y delitos en contra de los deberes de la humanidad, constituyendo este un nuevo escaño en la búsqueda de justicia y vigencia de la memoria histórica.[4]

[1] Los Pelotones de la Muerte: https://www.youtube.com/watch?v=lfuEtfxYWEY

[2]  Memoria del Silencio: http://www.centrodememoriahistorica.gov.co/descargas/guatemala-memoria-silencio/guatemala-memoria-del-silencio.pdf

[3] Muerte de Enfraín Rios Montt: https://prensacomunitaria.org/rios-montt-tres-lecturas-sobre-un-dictador/

[4] Quinta sentencia por Las Dos Erres: https://prensacomunitaria.org/dos-erres-kaibil-es-condenado-a-mas-de-5-mil-anos-de-prision/

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE