Polígrafo: “Emigrar o vivir en miseria” (La realidad de los hermanos hondureños)

COMPARTE

Créditos: poligrafo

Por: Polígrafo

La situación económica y políticas en muchos de los países centroamericanos y sudamericanos, hacen que muchos tomen la difícil decisión dejar su patria tal vez para siempre. Es una de las estrofas de una canción del grupo Los Tigres del norte, que por cierto tiene mucho de verdad. Ayer pude apreciar con gran pesar como miles de hermanos hondureños caminaban por nuestras calles con el objetivo de poder llegar a la frontera con México y de ahí a la frontera con Estados Unidos, no importando cuantos kilómetros tengan que recorrer, no importa cuanta hambre o frío tenga que padecer, con tal de vivir mejor que como viven en su país, son las respuestas que muchos de los hermanos hondureños dan cuando alguien le pregunta el porqué de su insistencia de llegar a Estados Unidos

Las amenazas por parte de gobierno de Estados Unidos ya se hizo escuchar, amenazó a los gobiernos de Guatemala y Honduras con quitarles la ayuda internacional, ayuda que por cierto solo la élite políticas llegar a tener en sus manos, pues los guatemaltecos y hondureños jamás hemos visto reflejo claro de dicha ayuda.

Ya muchos hondureños han llegado a la frontera con México, lugar donde difícilmente puedan cruzar, al menos que cumplan a cabalidad con algunos requisitos que nuestros hermanos del norte solicitaráb para que puedan transitar libremente en esta nación, que al igual que estos hermanos hondureños, viven con el sueño de tener una mejor nación de la que ahora tienen y si por alguna razón las autoridades mexicanas no dejan pasar a muchos hondureños no es porque no quieran, es porque tienen que cumplir con su trabajo nada más.

Ahora me pregunto yo, ¿Qué necesidad hay de madres, padres o familias completas arriesguen su vida? Eso no debería pasar, digo que no debería de pasar pero pasa, cada nación debe garantizar la vida, educación, trabajo y otros aspectos más dentro de su sociedad, algo que muchos gobiernos de toda América Latina, jamás cumplen y por eso muchos al no tener estas garantías básicas, deciden buscarlas en una nación extranjera, donde muchas veces sufrirán de discriminación racial y donde siempre estará latente el miedo de que en un momento a otro emigración los arreste y los deporte nuevamente a la pesadilla que es el vivir en un país que lo único que les ofrece son salarios de miseria y precios elevados en los consumos básicos, una nación donde los gobernantes lo único que les importa es que ellos y sus allegados vivan como reyes a costillas del pueblo que les dio su voto, voto que lleva impreso el sueño de algún día vivir en una mejor nación que en la que viven ahora.”

Autoría y edición

COMPARTE