Créditos: Lilian fue violada regularmente por el tío de su madre hasta que la familia se mudó a la casa. Al descubrir lo que sucedió, su madre presentó cargos contra el tío, que desde entonces se ha fugado. Fotografía: Linda Forsell (theguardian.com)
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por: María Andrea Gómez

Si hacemos una búsqueda rápida en redes sociales, encontramos que desde el 2003 se han realizado diversos informes, estudios y reportajes sobre el aborto. Impresiona ver las cifras de violaciones niñas y adolescentes, así como las que mueren por un aborto mal practicado.

Lilian fue violada regularmente por el tío de su madre hasta que la familia se mudó a la casa. Al descubrir lo que sucedió, su madre presentó cargos contra el tío, que desde entonces se ha fugado. Fotografía: Linda Forsell (theguardian.com)

Un estudio realizado por GUTTMACHER INSTITTUTE detalla que en nuestro país se registran 65 mil abortos inducidos al año. Aquí se puede observar que el aborto es responsable del 10% de las muertes en mujeres. Desde el 2016 se empezó a contabilizar estas muertes como “aborto no especificado” “aborto espontáneo” “aborto incompleto”.

A la edad de 11 años, Alicia estaba casada con un hombre que ella no conocía. Más tarde se quedó embarazada y tuvo que soportar una cesárea. Su esposo es unos 10 años mayor que ella. Fotografía: Linda Forsell (theguardian.com)

¿Cuántas son las niñas y adolescentes que sufren violencia sexual?

El instituto Nacional de Ciencias Forences (Inacif)  determinó que según evaluaciones médicas de enero a abril de este año van 2,216 violaciones registradas, es decir son 22 agresiones sexuales al día. En el Registro  Nacional de las Personas (RENAP) tienen reportado que van en este año desde enero a junio 51,110 embarazos, de los cuales se registran 9,524 partos de niñas de 10 a 19 años. Esta información también está en el Osar.

Las cifras se encuentran a la vista de todos y es por eso que si la iniciativa de ley 5376 hubiese sido aprobada en su totalidad, se podrían haber prevenido muchas muertes de niñas, que por causa de una violación quedan embarazadas. En los casos en que sobreviven evitar que se conviertan en madres. En muchos casos la familia las lleva a lugares clandestinos para terminar con el problema o ellas mismas buscan la manera de interrumpirlo. Si ellas pudieran recibir asistencia especial, podrían haber sido tratadas no solo físicamente, sino psicológicamente.

En el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) registran 651 casos de muertes maternas, 62 de ellas son por abortos.[1]

Las historias no mienten

Michelle tenía 13 años cuando fue violada por un hombre de 53 años, mientras caminaba a su casa de la escuela. Él la persiguió y la ató a un árbol, lo que la llevó a quedar embarazada de su hija Érica. Ahora Michelle está embarazada por segunda vez porque su mamá la vendió con un hombre a cambio de una cama. Michelle no quizo abrazar a su hija durante seis meses después de haberla tenido, ella ya tenía suficientes cicatrices.[2]

Otro caso es el de Francisca López Pérez de 13 años, quien fue abusada sexualmente y embarazada por un vendedor de dulces a quien no han logrado identificar. Francisca dio a luz a trillizos quienes nacieron con desnutrición, dos de ellos fallecieron 25 días después de haber nacido. Ahora Francisca se queda con uno de sus hijos viviendo una desgarradora pobreza. [3]

Así como estos casos hay miles en cada parte de Guatemala, la iniciativa de ley 5376, podría haber evitado que que niñas como Francisca y Michelle sufran más, después de la violación sexual.

[1] Estas muertes también están detalladas en el RENAP.

[2] https://www.theguardian.com/global-development/2015/aug/26/guatemala-rape-early-pregnancy-sex-education-catholic-church

[3] https://www.publinews.gt/gt/metroamp/noticias/2018/08/21/casos-evidencian-drama-los-embarazos-adolescentes.html

Autoría y edición

COMPARTE