Créditos: Nelton Rivera. Prensa Comunitaria Km. 169 año 2018
Tiempo de lectura: 4 minutos
Fotografía Nelton Rivera. Prensa Comunitaria Km. 169 año 2018

Por: Carlos Fernández

@carlosfercid

 

Hace unos años iba caminando por la 5ta calle de la zona 1 enfilando a la 13 avenida. En el camino encontré a una señora con un niño. Se notaba que ambos se dirigían a una reunión importante por los atuendos que vestían.

El niño del brazo de su progenitora supongo, iba jugueteando y ella sin distraerse llevaba la vista al frente apresurando el paso.  Llegando a la esquina de la 5ta calle y 12 avenida, cerca de los Dulces Gloria, había una bolsa de papel de McDonalds, delicadamente colocada en un rincón.  El día era soleado y la misma se encontraba inflada por el calor.

La mujer en su paso apresurado no se percató de la bolsa, pero el pequeño con la energía que daba su edad sí.  En un abrir y cerrar de ojos pateó la bolsa, la que como contaba estaba inflada y al impacto, estalló emitiendo un sonido característico y además, lanzó su contenido orgánico en descomposición por los aires salpicando al pequeño inquieto y a la mujer.

La escena fue alucinante por decirlo de alguna forma.  Tanto la madre como el pequeño que estaban impecablemente ataviados, ahora se encontraban embarrados del contenido fétido de la bolsa.  Demás está decir que la mujer al verse salpicada por la travesura del menor, soltó un grito que aún retumba en mis recuerdos.

Esta imagen viene a mi mente en estos aciagos días que vive Guatemala y las recientes declaraciones de la ex asistente de Alejandro “el fisiquín” Sinibaldi en las que señala a diversos personajes, incluidos periodistas, ex Fiscal General y hasta un Magistrado de la Corte de Constitucionalidad de esta finca bananera, de haber sido supuestamente beneficiarios o participes de la corrupción de este personaje y su clica.

Trayendo a colación la historia antes mencionada, se vienen ciertas similitudes con este momento histórico.  La mujer por ejemplo, se me figura al pueblo guatemalteco que urgido de justicia camina a toda marcha llevando del brazo y a pasos forzados al Ministerio Público –MP-, quien no sabe a dónde lo llevan tan arreglado. Solo percibe que lo bañaron y le pusieron ropa nueva (fiscalías, unidades de investigación, CICIG, etc.,) y va dando tumbos por el camino porque hay demasiada prisa por llegar vaya usted saber a dónde.  Entonces, se topa con varios casos paradigmáticos, de esos que se pusieron de moda para fingir que por primera vez funciona el sistema de investigación criminal y ha decido patear la bolsa que suponía llena de corrupción con los sectores consabidos (oligárquicos y políticos).  Lo que no imaginaba era que al patearla, después de la explosión primaria que puso al descubierto los elementos esperados, ha lanzado por los aires cantidades inesperadas de mierda en todas las direcciones y que ha terminado inexorablemente salpicando a quienes se suponía abanderaban la lucha anticorrupción, como es el aparente caso de la Dra. Thelma Aldana ex Fiscal General del MP, Bonerge Mejía quien es magistrado de la Corte de Constitucionalidad  y una élite de comunicadores sociales con quienes el Fisiquín intercambiaba supuestamente coimas, informaciones y plazas laborales en entidades publicas a cambio de posibles favores.

Por si fuera poco, la onda expansiva aún puede terminar poniendo al descubierto posibles vínculos con estructuras del crimen organizado tales como tráfico/trata de personas, narcotráfico y vaya uno a saber cuantas cosas más pueden acontecer en esa bolsa llena de supuestos, vinculada a otros personajes que estarían probablemente coludidos en nuevos casos de defraudación al Estado Guatemalteco. Recordemos que el tema Odebrecht aún está en veremos y este involucra un buen segmento de la ralea política y oligárquica de Guatemala, entre otros casos de alto impacto que incluyen el de Manuel Baldizón, los cuales aún están en la cocina del MP ahora dirigido por la Dr. Consuelo Porras.

Infortunadamente, el pobre pueblo ha resultado salpicado porque ilusoriamente idealizó a personas, olvidando, quizá por ser primerizo en estos temas, que se debe apuntar a instituciones.  En este escenario se verá comprometida la urgente participación social, porque si hay algo que pueda detener a un colectivo, es ver a sus otrora héroes/heroínas caerse del pedestal, sobre todo en estos momentos que se necesitaba mantener cierta coherencia y esperanza en esos liderazgos.  No olvidemos que Thelma Aldana era por decirlo de alguna manera, la ungida para rescatar a Guatemala y es poco probable que la Comisión Internacional Contra la Impunidad –CICIG- desconociera estos supuestos que ahora son revelados estratégicamente por el MP de Porras.

A pesar de las recientes declaraciones de la ex asistente de Sinibaldi, que tienen el peso de prueba testimonial emitido ante un juez competente, queda esperar que el pueblo guatemalteco sepa sobreponerse a este embate y sacando las lecciones aprendidas, continúe en este largo y difícil camino iniciado por la transformación, que ojalá llegue hasta la refundación del Estado.

Por el momento, se vislumbran ganadores de esta crisis siendo los partidos políticos de reciente formación que llevan a Alejandro Gianmatei y Zury Rios respectivamente, en la contienda presidencial que tendrá lugar en 2019.  En el caso del partido que abandera Sandra Torres aún no queda claro si la onda expansiva terminará develando posibles conexiones de personajes importante de su agrupación política en los casos que ahora emergen, sepultando así sus ambiciones de continuar siendo fuerza importante en el Legislativo, porque para la presidencia está claro que no tienen posibilidades.  Ni decir que Encuentro por Guatemala está herido mortalmente por señalamientos de financiamiento ilícito o de Dionisio Gutiérrez quien impulsaba la posible plataforma política de Thelma Aldana.

Al final del día, en paralelo a la lucha contra la corrupción personificada ahora por  Jimmy Morales quien ha materializado el sueño de estructuras investigadas expulsando a Iván Velásquez  e iniciar el proceso de desmantelamiento de la CICIG, el cual a estas alturas ya es irreversible, está la disputa por definir quién o quiénes se harán del Ejecutivo, Legislativo y en el ámbito local de las Alcaldías.  Las crisis se arreglan con las “alegres elecciones” según lo recetan organismos internacionales y Guatemala debe estabilizarse para bien de la convulsa región centroamericana, así como para los fines de la Alianza para la Prosperidad impulsada por Estados Unidos.

Finalizo diciéndoles que la historia arriba narrada es real, por si estaban con el pendiente.

 

Autoría y edición

Columnista de opinión

COMPARTE