Jabes Meda o la exaltación religiosa en los juicios por homicidio

COMPARTE

Créditos: jabes meda
Fotografía: lared.com.gt

Por: David Toro

Contra toda la evidencia en su contra, Jabes Meda tendrá que responder penalmente por el homicidio de una estudiante de la Escuela de Comercio, el intento de homicidio y las lesiones graves ocasionadas a otros cuatro estudiantes que atropelló mientras estos manifestaban en la calzada San Juan. Irónicamente, Jabes es hijo del pastor evangélico Jabes Otoniel Meda Carrillo, quien parece respaldarlo por sobre su implicación en el crimen. Nada extraño en un país donde el peor presidente del siglo llegó al poder en parte gracias al discurso falaz de la promesa religiosa, tan bien recibido por el guatemalteco promedio.

El juez José Arévalo, quien llevó el caso de Jabes en la etapa intermedia, argumentó que el carro fue utilizado con la intención de ocasionar daño. Luego de enviarlo a juicio, Jabes sigue mostrándose poco expresivo. Durante el proceso únicamente ríe ocasionalmente o dialoga con su familia. En esta ocasión no hubo sonrisas, sólo se levantó de su asiento y dijo “todo se lo dejo a Dios”.

Durante la etapa intermedia del caso, la defensa de Jabes uso el argumento de que este actuó bajo efecto del miedo de ver a un grupo de jóvenes obstaculizando su camino, cosa obviamente insuficiente para desmeritar las pruebas que pesan en su contra.

La justicia para los familiares de la víctima

En el funeral de Brenda Domínguez, víctima del crimen perpetuado por Jabes Meda, su abuela aseguró que espera se castigue con todo el peso de la ley al responsable. Tiempo después, la madre de Brenda desistió de la acusación pues los padres de Jabes pagaron un resarcimiento. No obstante, el caso continuó bajo el cargo de la fiscalía.

Las pruebas contundentes contra Jabes

Entre las pruebas peritadas por el Ministerio Público se encuentran videos tomados por testigos del crimen, donde se observa cómo Meda arrolla a los estudiantes para continuar con su camino. A pesar de los gritos de horror, nunca se detuvo.

El automóvil del papá es otra evidencia contundente. Luego de huir y abandonar el carro, se encontró la sangre de las víctimas.  Meda no tuvo sentido común ni tacto humano el día del crimen, ahora deja todo en manos de Dios.

El Ministerio Público presentó sus pruebas el 4 de septiembre, sin embargo, el juicio no se efectuará hasta el 2019, por carga laboral, según informó el juez Alvarado. Mientras tanto Jabes Meda deberá esperar su juicio por Homicidio en el Preventivo de la Zona 18.

 

 

Autoría y edición

Descendencia kaqchikel y afrodescendiente. Infancia en la cuna de una organización revolucionaria. Crecida dentro de la revolución cubana.

COMPARTE