Créditos: Rony Morales.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Texto y fotografias: Rony Morales

International Land Coalition (ILC) organiza cada dos o tres años el Foro Mundial de la Tierra (GLF, por sus siglas en inglés). Este evento extraordinario congrega a miembros de ILC y otros actores, que incluye organizaciones de base, activistas, investigadores, organizaciones no gubernamentales locales e internacionales, organizaciones multilaterales y agencias gubernamentales de todo el mundo, con el objetivo de avanzar en el conocimiento de los complejos y dinámicos nexos políticos, económicos, medioambientales y sociales que existen entre la tenencia de la tierra, la seguridad alimentaria, la pobreza y la democracia.

 

En Guatemala, la Unión Verapacense de Organizaciones Campesinas (UVOC), el Comité de Desarrollo Campesino (CODECA), el Comité Campesino del Altiplano (CCDA) y la Coordinación de ONG’s y Cooperativas (CONGCOOP), junto a 256 organizaciones integrantes, participaron en el Foro mundial de la tierra, en Bandung, Indonesia. Reuniendo a todos los miembros y socios clave de la red, el foro crea oportunidades para que los/las participantes puedan aprender y contribuir a los éxitos y retos de la “gobernanza” de la tierra.

El evento está orientado hacia la acción. El programa está estructurado para ofrecer oportunidades a las personas participantes que no interactúan normalmente, para debatir, intercambiar, aprender de experiencias y éxitos, diseñar estrategias o unificar esfuerzos, de manera que nuevas perspectivas puedan emerger.

Los temas abordados: juventud rural, seguridad, soberanía alimentaria, derechos a la tierra, criminalización de defensores de derechos a la tierra y derecho a la alimentación.

Esta es una plataforma que trabaja como un espacio de diálogo y toma de decisiones, donde se aborda el papel del campesino, la mujer rural, los pueblos indígenas y la sociedad civil, en la gobernanza de la tierra y el acceso a ella. Impulsar las estrategias regionales en América Latina para el acceso a la tierra, contribuir a la gestión sostenible de la tierra a través de la promoción de políticas, programas y redes que mejoren el acceso democrático a la tierra.

El Foro también es una oportunidad para que los 206 miembros de ILC, en asamblea, presenten una declaración de compromisos comunes para la acción.

¿Por qué Indonesia?

El Foro Mundial de la Tierra es el evento insignia de la ILC, organizado conjuntamente con organizaciones de la sociedad civil y el gobierno del país anfitrión. El involucramiento político con el gobierno anfitrión es una de las características principales del foro.

Tras su participación en el GLF del 2015 en Dakar, el gobierno de Indonesia expresó interés en organizar el evento de 2018 conjuntamente con los miembros de la sociedad civil de ILC. El gobierno tiene metas ambiciosas para reformas agrarias y forestería social, contando con un total de 21.1 millones de hectáreas de tierra. Sin embargo, la transición de la promesa a la práctica ha sido lenta. Como coanfitriones del GLF junto al Comité Organizador Nacional, este evento ofrece una oportunidad para dialogar con el gobierno sobre las reformas propuestas y compartir experiencias de Asia y el mundo, antes de que termine, en el 2019, su actual mandato.

El evento se celebra en Bandung, lugar histórico debido a la conferencia África-Asia celebrada en esa ciudad en 1955, la que propició el establecimiento del Movimiento de Países No-Alineados. Siguiendo una serie de visitas de campo en profundidad, la conferencia principal se dio el 24 de septiembre, Día nacional del campesinado en Indonesia, dedicando la jornada a ese país y al continente asiático.

En alianza mundial, miembros de la ILC y sus organizaciones comunitarias de la sociedad civil e intergubernamentales, trabajarán los próximos tres años en temas de incidencia,  diálogo,  intercambio de conocimiento y formación de capacidades, para promover el acceso seguro y equitativo a la tierra, así como su control por parte de las mujeres y hombres pobres en los diversos países del mundo.

En nuestra alianza, el reconocer la vida en La Tierra, tal y como la conocemos, depende de que se reconozca a los pueblos indígenas y las comunidades locales como custodios de este planeta. Asegurar estos derechos es el eje central para construir un mundo justo y equitativo, desde la salud a la educación, la participación a la paz, el crecimiento a la diversidad cultural. La tierra, el desarrollo rural, los derechos de los pueblos originarios campesinos, deben defenderse.

Autoría y edición

Periodista de Alta Verapaz

COMPARTE