Créditos: stef agn
Fotografía: AGN

Por Stef Arreaga

El 26 de septiembre, se dio a conocer la sentencia por genocidio y deberes de lesa humanidad hacia el pueblo ixil, en contra de José Mauricio Rodríguez Sánchez, exjefe de inteligencia militar durante el gobierno de facto del fallecido general José Efraín Ríos Montt, cinco años después de una primera sentencia cuyo tribunal, presidido por la jueza Jazmín Barrios, declarara culpables a ambos por los delitos ya mencionados.

Desde tempranas horas, al menos unos 150 ixiles, familiares y víctimas sobrevivientes de los años de mayor represión en más de 50 comunidades de la Región Ixil, se presentaron junto a organizaciones sociales y personas particulares que han seguido este caso desde el principio del proceso, en las afueras de la Corte Suprema de Justicia, donde se concentraron de forma pacífica para hacer una ceremonia y acto de presencia en la audiencia que daría a conocer el fallo del tribunal, luego de escuchar el último alegato de defensa de Rodríguez Sánchez.

Fotografía: Stef Arreaga

En ese mismo momento, unos 22 pobladores de Santa María Nebaj, San Gaspar Chajul y San Juan Cotzal, municipios del departamento de Quiché, se presentaron frente al Palacio Nacional con dos mantas vinílicas, expresando su apoyo, respaldo y felicitaciones al presidente Jimmy Morales por defender la soberanía de la nación.

El tribunal convocó a las 18:30 horas para dar su fallo. Al menos medio millar de personas asistieron a la audiencia, de las cuales unas 200 de ellas no pudieron ingresar por falta de espacio.  En las afueras, nuevamente este grupo de manifestantes que se acompañaban de un exmilitar de AVEMILGUA, gritaba a las personas que estaban ingresando a la sala.

Al concluir la audiencia, estas personas ingresaron al lugar gritando ofensas en contra de las víctimas, por lo que la policía pidió más elementos, dadas las agresiones verbales que intentaban provocar a los asistentes que iban saliendo del lugar. Uno de los agresores se identificó con el nombre de Bruno Villatoro y como miembro de un grupo llamado ASOCIACIÓN IXIL “NO HUBO GENOCIDIO”,  minutos antes brindó una declaración para Prensa Comunitaria:

El exmilitar de AVEMILGUA que los acompañaba y que indicó a los medios haber sido colega de Rodríguez Sánchez, presentándose con el nombre de “César“, al salir de la sala, mientras a una sola voz los asistentes a la audiencia gritaban EJÉRCITO ASESINO, sacó dinero de su billetera y lo aventó a quienes estaban cerca de él.  Entre burlas, gritos y ofensas que no cesaron por al menos una hora.

José Mauricio Rodríguez Sánchez ex director de la inteligencia Militar –G2- al salir de la sala de mayor riesgo, fue recibido por estas personas de esta manera:

 

 

Fotografía: Stef Arreaga
Fotografía: AVEMILGUA

Autoría y edición

Investigadora, periodista y diseñadora gráfica.

COMPARTE