Créditos: Prensa Comunitaria Km. 169, año 2018.San Mateo Ixtatán, Huehuetenango.
Prensa Comunitaria Km. 169, año 2018.San Mateo Ixtatán, Huehuetenango.

Por: Lencho Pez y Nelton Rivera

Una nueva agresión se registró en contra de la población en la microrregión de Yich K´isis en San Mateo Ixtatán, Huehuetenango. El día lunes 9 de julio, a las 9 de la mañana la seguridad privada de la hidroeléctrica Promoción de Desarrollo Hídrico SA –PDHSA agredió e intimidó a una familia y a un grupo de campesinos.

Los agentes realizaron varios disparos y afortunadamente nadie resulto herido. No es la primera vez que sucede esto, son varias las denuncias desde el año 2014 en la que se ven involucrados los agentes de la seguridad privada de la empresa, los policías y soldados en contra de la población maya Chuj en esta microrregión.

Todo comenzó cuando los agentes de la seguridad privada de PDHSA / Energía y Renovación SA, agredieron a varios campesinos en una de las parcelas que colinda con la propiedad de la empresa. Los campesinos llegaron a su parcela, contiguo a la finca Ixquisis en donde está ubicada la hidroeléctrica. Los agentes al verlos, intentaron evitar que ingresaran a la parcela, propiedad de los campesinos, estos asombrados por la prepotencia de los agentes, les exigieron respeto y ahí comenzó una discusión.

La respuesta de los agentes de la seguridad privada fue la de intimidarlos, les mostraron sus armas, luego realizaron varios disparos al aire, pero esto no ahuyentó a los campesinos. En el interior de la empresa se encuentra un contingente de agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), que al momento de los disparos apareció, los testigos afirman que al llegar al lugar también realizaron varios disparos para intimidar a los campesinos. La empresa de seguridad privada se llama SERSECO, propiedad de un polémico militar, Gustavo Adolfo Padilla Morales quién se cambió el nombre a Gustavo Adolfo Muller.

“Padilla Morales fue un oficial que tuvo una participación directa en la guerra contrainsurgente durante los años más cruentos del genocidio, combatiendo en el principal teatro de guerra: el Área Ixil, donde se instauró la estrategia de tierra arrasada y se reportó la destrucción de cientos de aldeas y ocurrieron las principales masacres en el país.” (Centro de Medios Independientes CMI).

Estas acciones aumentan el descontento de la población y la desconfianza en las autoridades de seguridad del Estado. Huehuetenango: ¿Por Qué La Hidroeléctrica Quiere Criminalizar La Movilización Pacífica En San Mateo Ixtatán?

Una familia también fue intimidad

El terreno del señor Pascual Hernández, queda a la par de la parcela en donde fue el incidente, cerca de la finca Ixquisis de la empresa.  La familia de don Pascual se caracteriza por ser numerosa y el lunes que ocurrieron los disparos, se encontraba la mayoría reunida. Los adultos mayores, y especialmente las mujeres que se encuentran embarazadas se asustaron por los disparos.

La familia de Pascual Hernández, salió a ver que estaban pasando con los trabajadores de la parcela de la vecindad, por lo común en YichKisis cuando hay disparos desde la empresa, es en contra de la población o de las autoridades comunitarias. Los campesinos les pidieron auxilio, y la familia los acuerpó.

Con la presencia de la PNC, la gente les exigió que tomaran medidas en contra de la seguridad privada por las intimidaciones y los disparos realizados que pusieron en riesgo la vida de las personas. Los vecinos estaban indignados porque eran jóvenes quienes llegaron a  trabajar la tierra en la parcela y porque  los agentes de la PNC no auxiliaron a la familia ni a los campesinos.

No es el primer atentado e incidente en contra de la población. La Muerte Regresa A Yichkisis

Ejército y PNC no dan seguridad ciudadana

Varios minutos después, llego el ejército, quienes están ubicados en el interior de la misma empresa, las autoridades comunitarias y ancestrales de San Mateo Ixtatán tienen cuatro años de exigirle al Estado, retire el destacamento militar del interior de la hidroeléctrica, pero todas las peticiones son rechazadas.

Los testigos afirmaron que la seguridad privada, la PNC y el ejército siguieron con las intimidaciones, hasta que llego un ingeniero de la empresa, los vecinos le exigieron que controlara a su seguridad y que se detengan en sus acciones de intimidar y agredir a la población.

Esta persona fue cuestionada sobre si él o la empresa habían autorizado que la seguridad disparara en contra de los jóvenes, o en contra de la familia. Se limitó a responder que desconocía si los agentes tenían la autorización de realizar los disparos.

Los policías, permanecieron en el lugar un rato más, luego realizaron varias rondas cerca de la parcela, se les vio como subían y bajaban al lugar, incluso durante el incidente un agente de la PNC quiso ingresar  a la parcela de uno de los vecinos, cerca de la casa de la familia Hernández,  pero los vecinos se opusieron y no lo dejaron entrar. Saben que sin una orden de juez ninguna autoridad estatal puede ingresar a la propiedad privada de las familias.

En Yich K´isis, la PNC y ejército permanecen custodiando las instalaciones de la empresa, son tres hidroeléctricas las que pretenden construir en contra de la voluntad de las comunidades afectadas por los proyectos: Pojom I, Pojom II y Yalwitz. En enero del 2017, la seguridad privada de la empresa disparó en contra de la población, luego de una manifestación pacífica, con el ataque asesinaron a don Sebastián Alonzo Juan de 72 años de edad. Crónica del asesinato de Sebastián Alonso Juan

 

Autoría y edición

COMPARTE