El orgasmo del gol: “Les Bleus” le dieron un baile técnico-táctico a la “Celeste”

COMPARTE

Créditos: urufra
Fotografía: ovaciondigital.com.uy

Por: Pedro Alexander Cubas Hernández – Historiador, Profesor de Historia y Ensayista cubano

Uruguay y Francia se citaron en Nizhny Novgorod. Tres títulos mundiales en el campo, dos de ellos para los sudamericanos. Anteriormente, Uruguay había vencido a Francia en 1966 e ambos onces igualaron sin abrir el marcador en el 2002 y también en el 2010. En ese último encuentro fueron titulares – y también los vimos en la cancha – por Uruguay el portero Fernando Muslera, el defensa Diego Godín y el ariete Luis Suárez; y de Francia sólo queda el guardameta Hugo Lloris. “Les Bleus” comenzaron con la posesión del balón y rápido tuvieron una opción cuando se asociaron Olivier Giroud y Kylian Mbappé. La “Celeste” marcaba bien fuerte para coger la sobra de bola y salir velozmente al contra ataque. Por eso las primeras grandes ocasiones del match fueron de ellos: primero aprovechando una falla de Raphael Varane en el pase a Benjamin Pavard que interceptó Diego Laxalt, mas fue desperdiciada una doble ocasión por Cristhian Stuani y Suárez; y después volvieron a finalizar con un remate cruzado de Stuani. En esos primeros minutos los uruguayos presionaron mucho a Francia, que no conseguía salir de su área ente la acumulación de jugadores orientales en cancha de ataque. Pero Francia devolvió el golpe con llegadas al marco uruguayo y comenzaron a presionar a la defensa oriental. Así el partido se equilibró porque se jugaba en ambas áreas, pero los sudamericanos fueron más intensos y rudos en la marca: el más caliente fue Stuani. El árbitro argentino Néstor Pitana no mostraba tarjetas amarillas y demoró en gritarles a los jugadores para dar cordura al trámite del partido. Uruguay volvió a crear una opción peligrosa con un cabezazo de Giménez – a la salida de un córner – que detuvo Lloris anticipándose a Stuani. La primera ocasión realmente peligrosa de Francia fue con Mbappé, desmarcado, cabeceando fuera a pase de Giroud. El juego seguía equilibrado entre ambos onces; pero Francia tenía más la pelota (58%) y la movía con mayor criterio (77% por 64% del rival) y así dominaba el partido pues la iniciativa era suya al poner cerco al pórtico oriental. No obstante, Uruguay seguía saliendo rápido al contragolpe. En esas instancias, una jugada colectiva uruguaya junto a los rechaces defensivos franceses terminó con Matias Vecino rematando cerca del palo izquierdo para la atajada de Lloris. Con muy poco los uruguayos llegaban al área francesa. El partido se rompió cuando Rodrigo Bentancur cometió una falta sobre Corentin Tolisso cerca del área grande escorada a la derecha. Pitana señaló libre directo y amonestó al uruguayo. Antoine Griezmann (Man of the Match) hizo un amague y levantó la bola al área grande y Varane, viniendo de atrás, se anticipó en el salto a Stuani y marcó de cabeza. Respondió Uruguay, cuando Nahitan Nández remató desde media distancia y atrapó Lloris. Acto seguido, aconteció la falta de Ngolo Kante sobre Martín Cáceres. Lucas Torreira cobró el libre directo y Lloris (al estilo del inglés Gordon Banks en 1970) defendió el cabezazo de Cáceres y el rebote lo pegó muy mal Godin. Aumentaba la presión uruguaya al filo del descanso y los galos resistían con estoicismo para preservar la ventaja parcial.

 

En el tiempo complementario, Francia comenzó firme en el campo buscando ampliar el score. Las ocasiones de Griezmann fueron a balón parado y en jugada in motion, en la cual Muslera lució mal por confiarse. Mbappé también movió un libre directo que Muslera rechazó de puños. Uruguay respondió con un remate de media distancia de Bentancur luego de ganar el balón con una presión sobre Samuel Untiti. Pero Francia continuaba dominando el juego. Uruguay comenzó a presionar y en ese momento “El Profe” Oscar Washington Tabarez mandó a la cancha a Maximiliano Gómez y a Cristian “Cebolla” Rodríguez. Y en poco tiempo, Francia hizo el segundo cuando Paul Pogba le robó la bola a Vecino en el medio campo, corrió con la pelota dominada para cedérsela a Tolisso, que asistió a Griezmann, cuyo zurdazo taladró las manos enguantadas de Muslera (pues él no colocó su cuerpo con la firmeza requerida para contener el remate del crack colchonero). Después “Cebolla” remató desviado. Con la ventaja, Francia manejaba bien la pelota y Uruguay, que adelantó sus líneas, atacaba cuando podía; pero muy desorganizado, sin las ideas claras puesto que sólo dependía de centros al área buscando rematadores por alto y por abajo. Pero Francia se defendía muy bien. No obstante, Didier Deschamps mandó al campo a Steven Nzonzi para reforzar en trabajo en la medular. Esta movida coincidió con el instante en que Francia le dio un baile a Uruguay con la posesión de la pelota (57%) paseándola por la cancha de ataque y la calidad en el pase (81% por 67% de su oponente), es decir, un baño técnico y táctico traducido en el marcador. Uruguay estaba derrotado; pero no se sentía vencido y siguió compitiendo siempre apoyado por su hinchada. ¡Ellos se fueron de la Copa con la sensación del deber cumplido! Y “Les Blues” ya están en semifinales por merecimiento. Si con Argentina jugaron bien, entonces podemos decir que hoy su desempeño fue mucho mejor y mostraron madurez ante el desafío presentado. Ahora nadie podrá dudar que Francia se perfila como un firme candidato para campeonar dentro de unos días en Luzhniki: ¡Chapeau pour France!

Autoría y edición

Descendencia kaqchikel y afrodescendiente. Infancia en la cuna de una organización revolucionaria. Crecida dentro de la revolución cubana.

COMPARTE