El orgasmo del gol: ¡Bélgica presenta su candidatura con la “segunda unidad”!

COMPARTE

Créditos: inglabe
Tiempo de lectura: 4 minutos
Fotografía: larepublica.pe

Por: Pedro Alexander Cubas Hernández – Historiador, Profesor de Historia y Ensayista cubano

Kaliningrad fue la sede de uno de los pleitos más esperados de la fase de grupos. Después del vibrante Portugal vs España no hubo un cara a cara entre selecciones nacionales europeas, que acaparase tanto la atención de la afición futbolística internacional. Inglaterra es un campeón del mundo, cuya última gran actuación mundialista data de 1990 cuando llegó a semifinales y Bélgica, que nunca jugó una final mundialista, estuvo en las semifinales de 1986.

Ambos equipos dominaron sus grupos clasificatorios en Europa y repitieron el mismo rendimiento en el Grupo G de este torneo. El factor común entre ambos momentos es que los dos mostraron su poder ofensivo fundamentalmente ante selecciones de menor nivel técnico. Son equipos muy dinámicos, jóvenes y verticales. Por eso este duelo era tan esperado.

El ganador tendrá más moral a partir de ahora y el perdedor crearía dudas (especulaciones de pura conveniencia aparte). Tanto Gareth Southgate como Roberto Martínez hicieron cambios profundos en sus alineaciones. Previamente, parecía que iba a ser una pachanga más; pero nada de eso. Fueron “Los Diablos Rojos” quienes comenzaron mejor en el juego cuando el novel Youri Tielemans engatilló desde la media distancia y el cancerbero Jordan Pickford tuvo que emplearse a fondo para mantener su valla imbatida. Acto seguido, los “Pross” respondieron con tres llegadas peligrosas: la primera fue resuelta por los defensores belgas, la segunda la abortó Thibaut Courtois con una parada de balonmano (usando las piernas) y la tercera fue un tiro de esquina despejado por la defensa roja. Inglaterra intimidaba; pero no concretaba. Y los belgas fueron entrando en el partido cuando Adnan Januzaj (Man of the Match) penetró en el área grande y mandó un centro al segundo palo que Marouane Fellaini bajó de cabeza y Michy Batshuayi casi abre el marcador; pero Gary Cahill sacó la pelota encima de la línea de meta corrigiendo el fallo de Pickford. Los “Pross” continuaron atacando mucho sin crear una ocasión clara para anotar (combinaciones Jamie Vardy – Rashford) y los belgas no se quedaban tan atrás en la elaboración (conexiones Tielemans – Januzaj – Batshuayi).

Al filo del descanso, Marcus Rashford remató con pierna derecha desde el sector izquierdo del área grande y desvió su tiro. Y esa misma jugada aconteció en el segundo tiempo cuando Januzaj, a pase de Tielemans y entre dos defensores ingleses, chutó con precisión desde la derecha del área grande con su perfil zurdo que hizo inútil la estirada de Pickford (un golazo que valió el liderato de la llave G). ¡Fue el momento decisivo del match! Después, los ingleses continuaron atacando y los belgas ripostando cuando podían. Rashford volvió a tener su oportunidad – esta vez para empatar – cuando recibió la pelota de Vardy y falló clamorosamente un mano a mano con Courtois (una buena defensa del arquero del Chelsea). Rápidamente, la perla del Manchester United movió la bola desde la esquina; pero la defensa belga resolvió el lance como otros que acontecieron más tarde. Con esta buena victoria, Bélgica presentó ayer su candidatura para convertirse en una de las selecciones más importantes de este certamen orbital.

Me pregunto ¿cómo hubiese terminado este partido si lo jugasen los titularísimos de cada equipo?

Panamá y Túnez jugaron el partido de la despedida en Saransk. Lo más interesante es que los tunecinos no tuvieron a sus dos porteros suplentes en el banco (ambos lesionados) y entonces el veterano arquero Aymen Mathlouthi asumió las responsabilidades de custodiar el pórtico y de ser el capitán de campo. La primera gran ocasión de “Las Águilas de Cartago” nació de la salida de un tiro de esquina que movió Wahbi Khazri y lo recibió Hamdi Naguez, que rápidamente entregó la esférica a Khazri y este centró para el testarazo de Rami Bedoui defendido por el guardameta Jaime Penedo. Los tunecinos jugaban bien; pero fue Panamá quien salió delante en el score tras un remate del joven José Luis Rodríguez, que rebotó en el cuerpo de Yassine Meriah desviando la trayectoria de la pelota y dejando sin posibilidades a Mathlouthi (autogol). Túnez siguió atacando por medio de Ghaylen Chaaleli filtrando un balón para Oussama Haddadi, que centró al área grande para el cabezazo desviado de Fakhreddine Ben Youssef (Man of the Match). Después Naim Sliti se fue por habilidad para conectar con Khazri que entró en el área y centró para que Ben Youssef la rematase al fondo de las mallas. Seguidamente, Khazri hizo una pared con Anice Badri y se fue por velocidad entre dos defensas canaleros y cuando le sacaron el balón Ben Youssef, que venía siguiendo la jugada, desaprovechó la oportunidad de hacer el tanto de la victoria (Penedo la sacó con las piernas). Pero en una jugada bien trabajada por la banda izquierda, Haddadi asistió a Khazri para el gol de la victoria, que el equipo africano merecía por su producción de jugadas ofensivas durante todo el partido. Detalle: el colegiado Nawaf Shukralla (Barhein) le anuló un gol a Panamá – anotado por Edgar Bárcenas – por falta a la ofensiva de Luis Tejada sobre Meriah. Finalmente, Túnez consiguió su segunda victoria en Copas del Mundo, ambas frente a equipos de la CONCACAF (la primera fue ante México en 1978). Y Panamá recibió 11 perforaciones en su arco; pero no fue más goleado que El Salvador en 1982 (que toleró 13 impactos). ¡Vivir para ver!

Autoría y edición

Descendencia kaqchikel y afrodescendiente. Infancia en la cuna de una organización revolucionaria. Crecida dentro de la revolución cubana.

COMPARTE