Instituto Simón Bergaño y Villegas, un centro educativo convertido en albergue

COMPARTE

Créditos: foto4

Por: Rony Morales

“Cuando llegamos al albergue del instituto Simón Bergaño y Villegas, escuchamos a alguien de SOSEP decir no le podemos recibir los medicamento que ustedes traen, esto nos intrigó ya que para nosotros eran necesarios para el bien de las familias que ahí se encontraban después de la erupción del volcán en las comunidades de los departamentos de Escuintla, Sacatepéquez y Chimaltenango, lugar donde se encuentran miles de personas muertas y otras desaparecidas”

El uso del Instituto Simón Bergaño y Villegas, en Escuintla,  está funcionando como albergue temporal, hay alrededor con 200 personas. Los esfuerzos e iniciativas de la población local de Escuintla, instituciones de gobierno y comando del ejército, han logrado apoyar en la seguridad, abrigo y protección en este momento crítico de erupción del Volcán.

En este albergue temporal convergen afectados de  las aldeas El Rodeo, Zapote, San Felipe, San José los Lotes y Finca Sabana,  la propia población la percibe como área segura porque en la comunidad no existen las condiciones para quedarse tras el suceso de la erupción del volcán, aquí cuentan con los mínimos requerimientos sanitarios, de espacio y cocina.

En una entrevista realizada a la directora del albergue, Gladys del Granillo, de La Secretaría de Obras Sociales de la Esposa del Presidente (SOSEP), comentó que estaban preparados porque hace un mes realizaron un simulacro con la ayuda de una institución de Estados Unidos, donde llegó población de las comunidades que hoy son afectadas, por eso desde el 3 de junio, día de la tragedia, decidieron que ella se hiciera cargo de la coordinación de uno de los albergues.

El Ministerio de Educación giró las instrucciones para dar los espacios de algunos institutos educativos, como es el caso del albergue Simón Bergaño y Villegas, que inició con 150 personas, primero se utilizó solamente el auditorio pero al haber tantas personas necesitadas, se empezaron a usa los otros espacios del centro.

El día martes creció a 300 personas la población afectada que llegó a los albergues, según nos cuenta Gladys de Granillo,  que está a cargo del trabajo coordinado en las instalaciones de la escuela  ante el desastre del volcán de Fuego, donde  brinda total apoyo a través de su personal capacitado para atender a las personas afectadas ante la emergencia del #VolcanDeFuego.

El día miércoles  personas de las aldeas Rodeo, Zapote, San Felipe, San José los Lotes y Finca Sabana Grande, fueron evacuados al albergue Simón Bergaño  para resguardar sus vidas. “Ahora tenemos 700 pobladores en los diferentes ambientes y ya casi estamos llegando a nuestro tope”.

En las instalaciones se cuenta  con los productos de higiene necesarios, como son champú, jabón, toallas sanitarias, cepillos y pastas de dientes, toallitas húmedas, catres, colchonetas, sábanas, Papel de baño, escobas y trapeadores.

Gladys  de Granillo, comentó que esta situación  se prolongará por varios días por lo que se está afectando a la población estudiantil, ya que por el momento no están recibiendo clases, se espera una salida por parte del Ministerio de Educación.

Para la Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el uso de las escuelas como albergues temporales es frecuente en América Latina y el Caribe. Los esfuerzos e iniciativas para que no se use la infraestructura escolar en emergencias o estar preparados para si esto ocurre, siguen siendo un tema de debate, sobre todo cuando la población requiere seguridad, abrigo y protección en momentos críticos[1].

 Todo tipo de donaciones se estará recibiendo en CONRED de Escuintla

Este 5  de junio,  una nueva amenaza de la erupción del Volcán de Fuego fue dada en los diferentes albergues este después de lo  ocurrido este domingo 3 de junio, por lo que  la sociedad civil de los departamentos afectados inició nuevamente a buscar lugares donde implementar otros albergues.

En el albergue del Instituto Simón Bergaño y Villegas  se cuenta con una clínica improvisada, hay médicos y algunos enfermeros se cuenta con suero de rehidratación oral, acetaminofén e ibuprofeno (jarabes y tabletas), jarabes para la tos (niños y adultos), regeneradores de la flora intestinal, antialérgicos y antihistamínicos, curitas, gasas, agua oxigenada, algodón, vendas, alcohol en gel y botellas, termómetros, mascarillas, guantes desechables, entre otros.

Se necesita para los niños leche y pachas (fórmulas lácteas para bebés menores de 8 meses y para mayores del año y leche entera), Pañales de diferentes tallas, Incaparina (lista para beber)

[1] http://www.eird.org/cd/toolkit08/material/Inicio/escuela_albergue/escuela-albergue.pdf

Autoría y edición

COMPARTE