Créditos: photo_2018-06-28_13-33-27
Fotografía Waldo López.

Por: Aroldo Mateo.

Mike Ottoiel Mérida Reyes, perdió la inmunidad como diputado y enfrentará a la justicia guatemalteca por el delito de evasión fiscal. El diputado de la bancada Movimiento Reformador es sindicado por defraudación tributaria y casos especiales de defraudación tributaria. Es originario del municipio de Barillas Huehuetenango, ingreso al Congreso a trasvés del Partido Patriota (PP), el partido de Otto Pérez Molina, actualmente en prisión por corrupción.

Según la investigación desde el año 2010 la Superintendencia de Administración Tributaria –SAT- colocó una denuncia ante el Ministerio Público –MP- en contra de Mérida Reyes, siendo el propietario de la empresa Constructora M & R y la Estación de servicio Shirlita, evadió impuestos.

Con el fin de atrasar el proceso, el legislador interpuso varios recursos para no perder su inmunidad, a tal punto que no se ha realizado la audiencia de primera declaración. El 2 de noviembre de 2017 inició el proceso en su contra y Mérida apeló justificando gozar de inmunidad.

Este caso lo conoció la Corte de Constitucionalidad –CC- y resolvió que los hechos y delitos por los que Mérida Reyes fue acusado ocurrieron antes de ser diputado, ordena se le retire la inmunidad y que enfrente el proceso penal como un ciudadano normal.

El diputado, es hermano del exgobernador de Huehuetenango, Keneth Otoniel Mérida, también vinculado al gobierno de Otto Pérez Molina y contratista del Estado, ambos son fuertemente cuestionado por la población en el norte de Huehuetenango por favorecer la instalación de varios proyectos de hidroeléctricas sin previa consulta a los pueblos indígenas en San Mateo Ixtatán, Barillas, Santa Eulalia y San Juan Ixcoy.

También el diputado Mérida Reyes forma parte del bloque de diputados del #PactoDeCorruptos en el país.

Hechos que se le atribuyen

Las empresas de Mérida fueron auditadas por el personal de la SAT para constatar el pago de impuestos y encontraron varias anomalías del periodo fiscal del 1 de enero de 2007 al 31 de diciembre del mismo año.

Se estableció que la Asociación de Fortalecimiento y Desarrollo realizó dos pagos a Mérida, uno en mayo por la suma de Q429, 986.00 y otro en agosto por Q386, 988.16 ambos por los trabajos en el proyecto de un camino vecinal en el Cantón San Pablo de la aldea Sibila del municipio de Chiantla.

Mérida extendió por esos pagos dos facturas las número 504 y 522, pero la auditoria reveló que no fueron declaradas en el mes que corresponde.

Así mismo el Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda –MICIVI- proporcionó la factura 519 que le extendió Mérida en mayo de 2007 por servicios que les prestó como constructor, por la suma de Q76, 551.20 que tampoco declaró ante SAT.

Al final de la denuncia sobre la deuda de Mérida ante el Estado por los dos impuestos dice: “Haciendo un menoscabo fiscal de Q357, 891.20 sin incluir multa e intereses resarcitorios. La constructor Mérida está inscrita en la SAT desde 1999 mientras que la otra empresa desde el 2005 y han trabajado con municipalidades, y dependencia de gobierno desde entonces ejecutando diferentes proyectos.”

Autoría y edición

COMPARTE