Guatemala: los que marcharon forzadamente por la impunidad

COMPARTE

Créditos: Nelton Rivera
Tiempo de lectura: 6 minutos

La marcha dirigida por un grupo que controla La Asociación de Vendedores del Mercado La Terminal (Avemeter), fue organizada para mostrar el “respaldo popular” al gobierno, los directivos durante cuatro días previos al 2 de mayo lo negaron.

En datos paroximados, la marcha de apoyo a Jimmy Morales tuvo un costo de Q30 millones de quetzales en pérdidas, una cantidad que se calcula llega a generar todo el comerio de La Terminal al día,[1] de no hacerlo, como ocurrió este miércoles, se vuelve en una perdida.

Es innegable que se afectó directamente la economía de la mayor parte de los vendedores de los mercados.

¿Cuántas pérdidas económicas tendrían en total todos los mercados que cerraron hoy?

“No nos dijeron nada, pero sabemos que la marcha es en respaldo a Jimmy Morales”, afirmaron varios comerciantes, quienes no estuvieron de acuerdo con esta marcha, pero tuvieron que asistir de manera forzada.

En el Palacio Nacional, la presidencia instaló todo un sistema de sonido, un set de luces, la seguridad presidencial colocó un perímetro de seguridad, un perro de la unidad antiexplosivos también estuvo presente y la SAAS mantuvo la puerta abierta del Palacio. Frente al edificio de 79 años, un cordón de agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) formaron parte del operativo, todo estaba preparado para la salida de presidente, de los ministros de Estado, y la comunicación presidencial, nada fue espontaneo.

Desde el 28 de abril, las vendedoras y comerciantes en La Terminal y en otros mercados municipales recibieron un volante, en este estaba detallado que el día 2 de mayo se realizaría una marcha desde las 8 de la mañana. Sin embargo cuando algunos de los directivos de la Asociación fueron cuestionados por los comerciantes y por varios medios de comunicación, negaron que la marcha fuera en apoyo al presidente y de manera confusa afirmaron: “nos mueve el cansancio por los bloqueos y las perdidas económicas.”

El grupo que controla la Asociación de Vendedores de La Terminal, lo hace desde 1993, aproximadamente por 25 años. Cuando uno pregunta sobre quienes la dirigen saltan dos nombres, doña Chiqui de Fuentes y doña Olga Argueta, detrás de ellas hay una estructura que se encarga del trabajo de amedrentar, intimidar o tomar acciones de represalia en contra de los demás vendedores, incluso se denunció que varios de estos actúan como un grupo armado.[2]

Para los comerciantes en La Terminal, algo no está bien con la convocatoria, cuando recibieron el volante inmediatamente surgieron muchas dudas, al preguntar a los directivos sobre la razón de la marcha, y sobre los objetivos de esta, no recibieron respuestas, en ese momento supieron que algo no estaba bien.

Desde las 6 de la mañana del este miércoles, el grupo de choque de la Asociación, se encargó de cerrar los locales de manera violenta, a varios se les amenazó con quemar sus locales, multarlos o quitarles el derecho de venta si no salían a la marcha. El recorrido estaba trazado, desde La Terminal de la zona 4, saldrían rumbo a la Municipalidad, en el camino se irían sumando los demás mercados, luego marcharían hacia el parque central.

Al final del recorrido, en la Plaza Central los estaba esperando Jimmy Morales, el libreto estaba más que armado, el presidente usó la movilización para atacar a la prensa, a la Comisión Internacional Contra la Impunidad (CICIG), a la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), al Ministerio Público (MP), a la Contraloría General de Cuentas y a las organizaciones campesinas e insistió de nuevo en atacar a CODECA.

Las mentiras para ocultar el apoyo al presidente

Previo al 2 de mayo, varios testimonios de vendedoras de distintos mercados y de la Terminal comenzaron a publicarse, acusando al comité de estar vinculado a la municipalidad capitalina y de manipular una marcha en beneficio propio y del gobierno.

Afirmaciones como: “esto no es nada político, pero ya basta de tanto bloqueo”, “estamos en contra de la desestabilización del pueblo”, son discursos que provienen del gobierno de turno, de sectores que lo respaldan e incluso del mismo sector empresarial organizado, ese fue el discurso usado en esta marcha por los vendedores.

Nelton Rivera
Doña Chiqui, una de las principales dirigentes de la cuestionada asociación de vendedores de la Terminal zona 4. Foto Nelton Rivera

Marcelo Rojas, uno de los dirigentes de esta convocatoria, en la Terminal de la zona 4, afirmó: “esta protesta obedece a que ellos están en contra de “tanto bloqueo” y de la “desestabilización que le están haciendo al gobierno”.[3]

Paso siguiente del aviso, llegaron las presiones, también las amenazas, varias vendedoras de la Terminal y de otros mercados hicieron denuncias públicas sobre las amenazas de quitarles los locales comerciales o los puestos de venta, además amenazaron con agresiones físicas.

Santiago Os, uno de los vendedores afirmó: “no nos dijeron nada, nos dieron un pedazo de papel, pero saber que significa.”

Otra de las vendedoras dijo: “saber… solo nos dijeron que tenemos que ir, no sé a qué.”

“A nosotros solo nos dieron un papel, a las 8 de la mañana, el miércoles, no sé si es por el presidente o a que vamos a ir a manifestar.” María Patzán.

“Por obligación tenemos que ir, el comité convocó, no nos dieron razón del por qué”. Rómulo Chon.

“Nos dijeron que no era ni una cosa política, nos dijeron que era para beneficio de aquí del mercado”.

Con declaraciones parecidas a estas, la lista puede ser larga, pero no fue suficiente para detener a la Asociación de Vendedores, a partir de las 8 de la mañana, cuando fueron públicas las mantas se confirmó el secreto a voces, los directivos habían planificado marchar en apoyo a Jimmy Morales, en sus mantas los mensajes que entre líneas rechazaban los golpes, la inestabilidad política, y los bloqueos.

Jimmy: luces, cámaras y acción… el gobierno los estaba esperando

Al llegar a la Plaza Central, la directiva de la Asociación colocó al centro las mantas con los mensajes de apoyo a Jimmy Morales, en el vehículo que trasladaba el sonido, no se escuchó por varias horas una solo reivindicación, demanda o reclamo que hablara de las necesidades de los vendedores de la Terminal, solo el discurso pro gubernamental.

Un grupo de 50 hombres, incluso haciendo uso de cascos de moto se movía de un lado para otro, frente a uno de los ingresos al Palacio Nacional en el costado izquierdo, se colocaron los directivos de la Asociación de Vendedores, ahí se podía ver a varias mujeres dirigiendo, entre ellas a doña Chiqui y doña Olga.

La seguridad presidencial finalmente dio la señal a los vendedores, dos minutos después apareció Jimmy Morales, junto a él salieron también sus ministros, el plato estaba servido.

Solamente dos directivos hablaron, uno de ellos dio lectura a un comunicado, luego doña Chiqui tomó la palabra, a las 10 de la mañana fue el turno del presidente. Su discurso duró aproximadamente 28 minutos y lo dedicó a atacar al procurador de derechos humanos, al MP, a la CICIG y las organizaciones campesinas.

Luego se retiró al interior del Palacio Nacional, detrás lo siguieron los demás ministros y el vicepresidente Jafeth Cabrera, los vendedores comenzaron a retirarse en grupos, las aguacateras por un lado, los tomateros no llegaron, y así otros fueron buscando los transportes para regresar.

Con el presidente, con la presencia de los demás mercados, la palabra solamente la tuvieron los directivos de la Asociación de Vendedores de La Terminal, quienes abogaron por la impunidad.

Nelton Rivera
Marcha de la impunidad. Terminal zona 4 junto al ex presidente Jimmy Morales. Foto Nelton Rivera

La Pirulina y su voz disidente

Algo fue realmente evidente, quienes estaban cercanos al presidente, frente al Palacio Nacional aplaudían las arengas del mandatario, la multitud que les seguía solamente observaron, no aplaudieron, ni silbaron.

Poco a poco se fue acercando Norma Galicia, ella es vendedora en La Terminal de la zona 4, públicamente es conocida como “La Pirulina”, al verla acercarse varias de las mujeres que acuerparon a doña Chiqui se movieron, fueron a dar la voz de alerta, “ahí vienen la Pirulina no la dejen pasar”.

Uno de los hombres que ingreso junto al resto de la directiva para hablar con el presidente le dijo al oficial de la PNC: “ella no es de la terminal, y también consume drogas”.

A la Pirulina, no la dejaron pasar y dirigirse al presidente, con una sonrisa respondió el agravió de los que integran la Asociación de vendedores, “Cómo así que yo no soy de la Terminal”.

Levanto la mirada hacia las gradas del Palacio y grito: “Jimmy necesita un pelón para aprender a gobernar”.

Las mismas mujeres que le impidieron el paso, hablaron con ella y la fueron retirando fuera de la marcha.

Foto Nelton Rivera

[3] Soy 502. Anuncian manifestación en contra de la “desestabilización del pueblo”. 30 de abril de 2018. http://www.soy502.com/articulo/anuncian-manifestacion-contra-desestabilizacion-pueblo-50172

[1] Oswaldo Hernández. La Terminal nuestra de cada día. Plaza Púbica. 1 de febrero de 2017. https://www.plazapublica.com.gt/content/la-terminal-nuestra-de-cada-dia

[2] Declaración de una vendedora de la Terminal con 35 años de tener un local. 2 de mayo 2018.

Autoría y edición

Director de Investigación en | Web

Historiador y foto periodista, fundador de Prensa Comunitaria y miembro del equipo de investigación Green Blood y Colibrí Zurdo. Columnista en desInformémonos México #Periodismo #PrensaComunitaria #Investigación

COMPARTE