Prisión política: inicia juicio contra una autoridad ancestral maya Mam

COMPARTE

Créditos: Nelton Rivera.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Por: Simón Antonio

Fotografías: Nelton Rivera

En el Tribunal de Sentencia de la cabecera departamental de San Marcos, la jueza Damaris Yazemy Morales López, inició este lunes 2 de abril el juicio oral y público, contra la autoridad ancestral maya mam Óscar Sánchez, originario del municipio de San Pablo, San Marcos, acusado del delito de detenciones en circunstancias agravantes.

Un proceso penal largo con ambigüedades

El 13 de marzo de 2017 se aplazó la apertura del juicio al 8 de febrero de este año, debido a una apelación presentada por el Ministerio Público (MP) para cambiar los delitos de plagio y secuestro a detenciones ilegales con circunstancias agravantes. Sin embargo, se volvió a suspender la audiencia por una excusa de la fiscal contra el Crimen Organizado del Ministerio Público en San Marcos, Ulda Reyes, quien dejó el caso en manos del Raúl Lima de la misma fiscalía de Quetzaltenango.


Don Óscar Sánchez fue detenido el 4 de agosto de 2016 después de una conferencia de prensa en la cabecera departamental de San Marcos, y el 19 de octubre del mismo año recibió medida sustitutiva. En este proceso penal tanto la asociación Liga Propatria, la Hidroeléctrica Salá y empresa de seguridad Safari Seguridad quisieron ser parte del proceso, sin embargo esto fue objetado por la defensa técnica de Óscar Sánchez y fueron excluidos.

Los hechos de la acusación a Óscar Sánchez

El hecho por el que se acusa a Óscar Sánchez, ocurrió el 22 de enero de 2015 en la comunidad Nuevo San Francisco, el mismo día que las comunidades circunvecinas de la finca Argentina realizaron una manifestación pacífica debido al ingreso de maquinarias para la construcción de la Hidroeléctrica Salá en dicha finca.

El MP argumenta que don Óscar Sánchez lideraba entre seiscientas y setecientas personas, que fueron a sacar de su casa a Casimiro Pérez, lo llevaron amarrado para la finca Argentina y lo obligaron a firmar un acta para retirar una denuncia contra Fausto Sánchez, quien estaba detenido desde 10 de diciembre de 2014 y le pidieron que dejara de trabajar allí, ese día se quemaron maquinarias y hubo un herido por arma de fuego.

Este lunes en la apertura del juicio, figura como querellante adhesivo Casimiro Pérez, el supuesto agredido, representado por la abogada Gilda Isabel Aguilar Rodríguez de la Liga Propatria y Edil López de la Fiscalía contra el Crimen Organizado de la ciudad de Guatemala.

En sus alegatos de apertura indicaron que pedirán una sentencia condenatoria en el momento oportuno, aunque no indicaron la pena que exigirán contra don Óscar Sánchez.

Para el abogado de la autoridad mam, Édgar De Léon, el juicio tiene tres modalidades que responden a la estrategia de los megaproyectos que llegan a las comunidades “Existe la intención de descabezar los liderazgos de las comunidades en resistencias ante los megaproyectos. Mi segundo argumento es considerar que Casimiro Pérez, actúa con manipulación, como en otros casos que tiene vínculos con este, el caso contra Óscar Sánchez autoridad comunitaria es una criminalización por su calidad de autoridad”.

El cambio del delito de plagio y secuestro, indica que la fiscalía no hizo una investigación apropiada y presentó conclusiones ambiguas donde acusa a nuestro defendido, finalizó De Léon en sus alegatos.

Las primeras versiones del hecho desde las pruebas testimoniales y documentales

En este primer día del juicio testificaron dos peritos, dos testigos y el querellante del caso. Los primeros en prestar su declaración fueron los peritos José Eduardo Fuentes Ruano, del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) y Melvin Fernando Escobar Orozco del Hospital Privado La Montañita de Malacatán, San Marcos.

En la declaración José Fuentes, indicó que Casimiro Pérez se realizó el examen en el Inacif el 13 de julio de 2015 “A él se le recomendó hacer un examen oftalmológico pero ya nunca regresó con el examen para certificarlo”. Mientras tanto por su lado Melvin Escobar dijo “él -Casimiro Pérez- no presentaba fracturas, tampoco fue necesario su hospitalización”.

Al declarar Casimiro Pérez, dijo que la única persona que iba con la cara descubierta era don Óscar Sánchez y las demás personas llevaban gorras pasamontañas “era una turba de setecientas personas, me llevaron de mi casa y me metieron en un pozo de 2 metros cincuenta” dijo. Cuando se le preguntó a Casimiro sobre la ampliación de su denuncia en marzo 2015, donde señaló que reconoció a más de 40 comunitarios, no supo que responder.

Los otros testigos fueron Vicente Mazariegos y Américo Pérez Ramírez, ambos agentes de seguridad de la empresa Safari Seguridad, quienes confirmaron que “el 22 de enero de 2015 había en el lugar más 80 agentes de seguridad”. Los testigos dijeron que reconocieron a don Óscar Sánchez quien dirigía a las personas que llegaron a la finca Argentina. En esa ocasión Vicente Mazariegos salió herido de bala, y declara como “una bala perdida”, lo que le ocasionó la lesión. El uso del término “Turba” es usual en la criminalización de las luchas sociales. Una turba es desorden lo cual no tendría un líder.

El juicio que comenzó las 8:30 horas, pero  tuvo que aplazarse para el 10 de abril a las 11:30 horas porque el MP no presentó a los otros testigos que estaban propuestos, tampoco pudo realizarse la presentación de los medios de prueba ya que la misma fiscalía no lo llevaba.

 

Autoría y edición

Periodista Maya Q'anjob'al

COMPARTE