La medicina ancestral maya al servicio de la comunidad en ciudad Quetzal

COMPARTE

Créditos: medicina ancestral 1

Texto y fotografía: Marvin Mendoza

En la aldea Lo de Mejía, en el área sur de San Juan Sacatepéquez, existen comunidades originarias que han sido testigo, de cómo se asentaron las colonias que ahora componen lo que se conoce, como ciudad Quetzal.

Existen experiencias y conocimientos que constituyen esa armonía ancestral y la complementariedad con todo lo que nos rodea. Recientemente se abrió un proceso de formación en medicina ancestral maya, en la colonia Sanjuaneritos, una de las comunidades con descendientes cakchiqueles.

Por medio de una ceremonia maya, solicitaron a las abuelas y abuelos que han ejercido la salud alternativa, el permiso para poder acceder a los conocimientos y practicarla en la comunidad.

Cruz Noj, guía espiritual, es el encargado de transmitir estas formas de vida desde la espiritualidad y riqueza que la naturaleza misma puede ofrecer, como una alternativa en medio de tanto empobrecimiento que nos ha hundido este sistema de despojo y oligarca en nuestro país.

Estudios demuestran que el desequilibrio en la salud se atribuye a la industria de los alimentos envasados, que se conservan por medio de colorantes y químicos,  así como la industria de medicinas que deterioran órganos vitales al absorber y desechar del organismo sus componentes muy lentamente.

Los conocimientos son compartidos semanalmente en la Casa de la Cultura de ciudad Quetzal, para luego ponerlos al servicio de la comunidad de forma organizada, hacia las familias necesitadas de la comunidad.

 

 

 

Autoría y edición

Descendencia kaqchikel y afrodescendiente. Infancia en la cuna de una organización revolucionaria. Crecida dentro de la revolución cubana.

COMPARTE