Créditos: photo_2018-04-23_19-37-19
Fotografía de archivo para medios de prensa en Huehuetenango 2017.

Por: Lencho Pez

El día miércoles 18 de abril de 2018, una brigada de trabajadores de la empresa Energuate llegó a la aldea Temux Grande, en el municipio q’anjob’al de Santa Eulalia, departamento de Huehuetenango, para intentar realizar el corte del servicio de la energía eléctrica a los vecinos que están en resistencia del pago de la energía.

Los integrantes del Comité de Energía Eléctrica de esa área, al percatarse de lo que estaba ocurriendo, convocaron de inmediato e invitaron a los personeros de esta institución a una reunión en la aldea Temux Chiquito. Las autoridades comunitarias les hicieron saber que estaban en resistencia de no pagar el cobro excesivo, además les mostraron varios de los documentos entregados a esta empresa transnacional varios años atrás.

Energuate adquirió la distribución y cobro del servicio de energía eléctrica en el país, actualmente los dueños son empresarios de Israel, con I.C. Power Ltd, empresa que heredó una fuerte problemática social por el cobro excesivo que realiza.  Los trabajadores desistieron en ejecutar los cortes de energía y se retiraron del municipio.

La intermediación de las autoridades

La autoridad comunal le explicó a los trabajadores de Energuate que mientras existan varias solicitudes, actas y memoriales que la empresa se ha negado a atender,  esta no podrán violar los derechos de los vecinos,  saboteándoles el servicio eléctrico al realizar el corte de la energía, ya que esto es parte de los derechos constitucionales de todo guatemalteco.

Los  trabajadores de Energuate, enterados de lo expuesto por las autoridades, prometieron no cortar la energía a las otras personas que aún están en resistencia en las otras comunidades, no así a las personas que ya firmaron un contrato de pago por la deuda con la institución, las autoridades elaboraron un acta y los trabajadores la firmaron.

Un día después, el jueves 19 de abril en horas de la mañana, las autoridades comunales fueron alertadas, ya que nuevamente los trabajadores de Energuate estaban en el cantón de la aldea Temux Chiquito, pero ahora iban bajo la custodia de varios agentes de la Policía Nacional Civil (PNC).

Inmediatamente la gente identificó que los agentes eran de la subestación de Santa Eulalia y que los trabajadores de Energuate iban para realizar los cortes de energía eléctrica a las personas con las que un día antes se habían comprometido a no cortar el servicio.

Los vecinos de manera pacífica les impidieron que realizar esta acción, la empresa no puede afectar a las comunidades cuando están haciendo uso de un derecho constitucional de protesta, el Estado es responsable por no atender las demandas de la población y mientras eso no sea resuelto Energuate no puede llegar y afectar a la gente, afirmaron los vecinos.

La actitud de la empresa genera descontento, un día antes habían firmado un documento y 24 horas después rompieron los compromisos adquiridos con la autoridad comunal.

En una entrevista con uno de los líderes de las comunidades manifestó: “el acompañamiento qué le dieron los elementos de la PNC a estos empresarios, no fue con la autorización del jefe de la subestación. De esta forma se hace evidente la manipulación de las empresas multimillonarias a las autoridades del país”.

No es el primer incidente de la empresa en el territorio de Jolom Konob’ (Santa Eulalia) el año pasado, llegaron a otra comunidad, cortaron la energía y provocaron muchos daños materiales, también económicos limitando distintas actividades de las personas, empresas e instituciones estatales que dependen del servicio. Santa Eulalia: El Problema De La Energía Eléctrica Y La Empresa Que La Distribuye

Autoría y edición

COMPARTE