Guardería “El Arcoíris”, el rostro de la niñez Chuj

COMPARTE

Créditos: guardería2

Guardería “El Arcoíris”, el rostro de la niñez Chuj,

Texto y fotografías: Francisco Simón

Per, un sueco-danés,  amigo de los yalambojochenses, en el municipio de Nentón, Huehuetenango, impulsó el proyecto de la Guardería “Arcoíris” que actualmente atiende a 51 niños que comprenden de 4 y 5 años. Gracias a la gestión de Per, esta  fue construida por una asociación sueca, con mano de obra social, actualmente pertenece a la comunidad y es independiente del Estado.

Dada la experiencia del refugio durante el conflicto armado y el retorno después de la Firma de los Acuerdos de Paz en Guatemala, este personaje extranjero con un sentir solidario y un pensar proactivo, logró generar un ambiente de convivencia con la comunidad Chuj, para luego impulsar el  apoyo a la comunidad, desde lo forestal, la salud, la cultura y la educación.

Yalambojoch es una comunidad que se encuentra a 444 kilómetros de la ciudad de Guatemala y para llegar a esta  se recorre una distancia de más o menos a 9 horas en carro y  13 horas en servicio de transporte extraurbano, a dos horas de la cabecera de Nentón y a 40 minutos de la aldea fronteriza Gracias a Dios.

Se caracteriza porque su fundación, su historia y su presente está fuertemente determinado por la movilidad humana. El territorio posee parte de la laguna Yolnajab´ y una rica reserva forestal en sus alrededores, así como sitios arqueológicos y naturales como el cerro Unin Witz y la pirámide de San Francisco (que aunque abandonada en el potrero de una finca privada, es patrimonio del pueblo Chuj).

La guardería comenzó a funcionar en el año 2007, ofrece servicio gratuito, donde se les brinda un proceso educativo de calidad a los más pequeños de Yalambojoch, cuenta con áreas verdes, un patio hermoso, espacios de recreación de los niños,  baños, dos aulas, dos maestras, una cocinera y todos los útiles escolares y materiales didácticos necesarios.

Uno de los factores influyentes en el proceso aprendizaje de los niños, es que las maestras tienen la especialidad en educación infantil, son de la comunidad y hablan el idioma maya Chuj, y eso les permite interactuar de manera eficiente con los niños.

Isabela Santizo, educadora del lugar, cuenta que la guardería es el canal para los primeros pasos de los niños, “me identifico como alguien que enseña y aprende, alguien que se convierte en el motor de los niños, con la intención de dar a conocer los nuevos saberes, la guardería es el canal para llegar a la primaría”.

Los niños entran a estudiar a las 8:00 am y salen a las 12:00 pm, por ser una comunidad donde prevalece la unidad social, algunos llegan solos a la guardería y otros son encaminados por sus madres, cabe mencionar que la comunidad de Yalambojoch es la única del municipio que cuenta con una guardería autónoma.

Autoría y edición

Descendencia kaqchikel y afrodescendiente. Infancia en la cuna de una organización revolucionaria. Crecida dentro de la revolución cubana.

COMPARTE