María Cuc Choc y su lucha por los derechos del pueblo q´eqchi´

COMPARTE

Créditos: maria choc nota juan
Tiempo de lectura: 2 minutos
Fotografía: teleSUR

Por: Juan Calles

Su voz cálida como el clima en los valles del Polochic, la vastas extensiones de hermosa tierra fértil, un potente caudal del río q’eqchi’, tiene la seguridad de la razón y la lucha por los derechos de un pueblo milenario que ha sufrido los embates de un sistema que busca su expoliación.

El 17 de enero María Choc fue llevada a prisión acusada de usurpación agravada, amenazas y detención ilegal, fue puesta en libertad con medida sustitutiva el 19 de enero y la prohibición de abandonar el departamento de Izabal.

María Choc habla viéndote a los ojos, mueve las manos para garantizar que sus palabras sean atendidas y entendidas en su justa dimensión. Ella es traductora para las comunidades q´eqchi’ en diferentes casos penales que terratenientes, empresas y el Estado lleva contra las comunidades por el uso y tenencia de la tierra. Ella es además acompañante y defensora de los derechos humanos de las mujeres; por años ha ejercido esta función, con la que ha consolidado su liderazgo en diversas comunidades de la región de Izabal.

A pesar del hostigamiento penal, María Choc no detiene su lucha por los derechos del pueblo q´eqchi´ y asegura que los intentos de los enemigos de la lucha por la tierra no podrán detener a un pueblo que ha decidido recuperar lo que ancestralmente es de su propiedad.

La voz de María es calmada pero firme, la escucho al ritmo de la lluvia que esta noche cae sobre las calles de tierra de El Estor, tenemos al frente al lago de Izabal que también parece escuchar. Nos cuenta del día de su detención y de cómo se sintió y lo que pensó, en cada una de las frases que elige para relatar los duros momentos se denota una entereza y una convicción: El pueblo q´eqchi´ tiene razón, tiene derecho, tiene la fuerza necesaria, tiene que poder vivir y trabajar la tierra en paz.

Su aprehensión  se dio tras la denuncia de Lisbal, S.A. empresa vinculada a Rodrigo Lainfiesta Rímola, sindicado por la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) en el caso Fraijanes II por la mala calidad de los trabajos en la remodelación de la cárcel de alta seguridad de esa localidad.

Las acusaciones en su contra se suman a la estrategia que se viene utilizando contra líderes comunitarios y defensoras de derechos humanos para intentar frenar las acciones de las comunidades por recuperar la tierra que industrias, empresas mineras y palmeras han usurpado y contaminado. Sin embargo, como han comentado los mismos líderes criminalizados, la lucha no se detiene.

“Yo sé que los cerros y los valles me escuchan” dice María Choc como diciéndoselo al lago, como diciéndoselo a ella misma para tomar fuerza y dar el próximo paso, sin miedo, sin detenerse.

Autoría y edición

Periodista

COMPARTE