La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas presenta informe anual

COMPARTE

Créditos: oacnudh
Tiempo de lectura: 2 minutos
Rodrigo Pérez/Foto OACNUDH

Por: Simón Antonio

Ayer 21 de marzo, fue la presentación del  informe anual de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) , donde se evaluaron los avances y desafíos en cinco temáticas, justicia y lucha contra la impunidad; seguridad; derechos de pueblos indígenas y afrodescendientes; migración y desplazamientos internos; situación de defensoras y defensores de derechos humanos y periodistas.

El acceso a las condiciones de vida en Guatemala ha sido escaso para la población en general y más para los pueblos indígenas, en el Informe de Desarrollo Humano del Programa de Naciones Unidas 2015-2016, registró que el 60 por ciento de la población vive en condiciones de pobreza y en el corresponde al año 2017 de la OACNUDH,  se muestra que un 72 por ciento de la población indígena vive en condiciones de pobreza.

A pesar de los avances constatados en las distintas temáticas monitoreadas, OACNUDH indica que aún hay desafíos para el ejercicio pleno de los derechos de la población. En la situación de pueblos indígenas, el informe resalta que no existe protección a la propiedad colectiva, hay falta de garantías al derecho de la consulta  y la criminalización contra la población en defensa de los bienes naturales.

La situación de los pueblos indígenas en Guatemala, indica el informe, es debido a la falta del cumplimiento de los Acuerdos de Paz de 1996, después de más de 20 años de haberse firmado solo 49.6 por ciento ha sido cumplido, y el acuerdo que menos ha sido aplicado es el Acuerdo de identidad y Pueblos indígenas con un 19 por ciento.

La oficina del Alto Comisionado insta al Estado de Guatemala  a aplicar las recomendaciones de los anteriores informes, en particular a los mecanismos de Naciones Unidas en la consulta con la sociedad civil para minimizar la exclusión, desigualdad y pobreza.

Autoría y edición

Descendencia kaqchikel y afrodescendiente. Infancia en la cuna de una organización revolucionaria. Crecida dentro de la revolución cubana.

COMPARTE