Créditos: photo_2018-01-04_11-58-08
Tiempo de lectura: 2 minutos
Fotografía Yovani Francisco.

Por: Yovani Francisco.

En el 1988 las aguas del río q’am B’alam eran caudalosas las riberas de ambos lados estaban cubiertas por muchos árboles frutales también eran aguas cristalinas y limpias, en la Poza Verde, como la gente le llama a un lugar especial a las orillas del rio al que acudían los vecinos de las comunidades rurales y del centro del municipio, en este lugar coincidían comunitarios mestizos y qanjobales.

Sabemos que los vecinos de las comunidades San Carlos Las Brisas,  Santa Rosa, B’ab’el eltzap, la Palestina, La Unión, la aldea la Florida Manantial, carretera injerto manantial, cantón Recreo A, cantón Recreo B, cantón Recreo C, Jolom q’u, Pueblo viejo y otras aldeas del municipio de Barillas iban a nadar en este lugar.

En el rio q’am B’alam habían peces cangrejos, peces y otros animales acuáticos,  las cataratas 1 2 y 3 eran visitadas por la gente, eran consideradas como un lugar turístico también debido a las constantes lluvias, los árboles en las riberas del río q’am B’alam se les dificultaba contener el afluente y se desbordaba el río mayormente en el tiempo del Invierno.

También había frutas silvestres como las pamarosas, guayabas, moras y otras clases de árboles frutales, incluso la posa verde llego a ser considerada como un lugar ceremonial importante para la cosmovisión maya del pueblo q’anjob’al.

El crecimiento descontrolado del municipio, desde el año 2002 el río q’am B’alam presento un estado serio de contaminación, las aguas negras de los desagües comenzaron a ser lanzados a su cauce, también el incremento del turismo de otros lugares del municipio sumo a la contaminación, y la nula acción municipal para tratar las aguas, hicieron que el rio se contaminara.

Sumado a esto en el 2007, la llegada de un empresario español, Luis Castro Valdivia con la empresa Hidro Santa Cruz provoco una fuerte problemática social en el municipio,  las formas violentas que la empresa española Ecoener Hidralia utilizo por cinco años continuos dejo serias secuelas en las comunidades, el riesgo del uso indebido del agua del rio sigue preocupando a la población.

La empresa comenzó a invadir y a forrar las aguas del río, áreas comunitarias comenzaron a limitarse, hicieron la circulación con alambres y muros, y desde ese entonces dejó de ser un lugar turístico, insistieron en nombrarla propiedad privada, hicieron uso de los caminos comunales que la gente construyó.

En diciembre de 2016, el empresario Luis Castro Valdivia anunció que renunciaba a construir varias hidroeléctricas en el municipio y sobre el rio q’am B’alam, pero la gente sabe que este empresario sigue teniendo presencia en otros proyectos en San Mateo Ixtatán por ejemplo.

La gente aún espera que se recupere el área de la Poza Verde a las orillas del río q’am B’alam y que de nuevo se convierta en ese espacio de encuentro entre la gente y la naturaleza. El río y las cataratas siguen guardando su belleza, en su recorrido siguen creciendo los arboles como testigos de la historia que ha vivido la gente y los costos de su defensa.

Autoría y edición

Director de Investigación en | Web

Historiador y foto periodista, fundador de Prensa Comunitaria y miembro del equipo de investigación Green Blood y Colibrí Zurdo. Columnista en desInformémonos México #Periodismo #PrensaComunitaria #Investigación

COMPARTE