diciembre 19, 2017

Encarcelar para acallar

Por: Marielos Monzón En los últimos años se ha utilizado la criminalización en contra de líderes y autoridades comunitarias, defensores de derechos humanos y periodistas como un mecanismo para frenar su labor en defensa de los derechos y libertades ciudadanas. La criminalización busca minar la credibilidad de una persona, acusándola de delincuente o transgresora de la ley, y puede darse a través de campañas de difamación y calumnia; denuncias judiciales a sabiendas de que no tienen fundamento (especialmente en el ámbito penal) o de la

Guatemala: empresarios colombianos e israelís se ensañan contra indígenas que se resisten al despojo

Por: Ollantay Itzamná Investigué varios casos donde el Estado tuerce el derecho penal para castigar a incómodos defensores de derechos humanos. Pero, ninguno como los que veo en Guatemala. El 8 de diciembre pasado, un Juez de Sentencia Penal, en Santa Lucía, Departamento de Escuintla, absolvió a Edvin Amado Sánchez (Director de la radio Victoria, La Voz de los Pueblos) y a Vicenta Jerónimo (coordinadora nacional de mujeres indígenas y campesinas). Ambos defensores y radialistas, integrantes del movimiento Comité de Desarrollo Campesino (CODECA), fueron, desde

Especial Argentina: represión a protestas contra reforma a pensiones

En la Plaza del Congreso y alrededores, represión policial como en el 2001: manifestantes golpeados, heridos y decenas de detenidos Cuando la Policía de la Ciudad había logrado despejar a los manifestantes de la plaza de los Dos Congresos, donde se había producido una violenta represión con balas de gomas, gases y camiones hidrantes, comenzó a desplegarse una razzia para “cazar” a los jóvenes que permanecían en las inmediaciones del Congreso, donde además se veía gente herida caída en el piso como en un campo