Diputados le dan la espalda a las 45,000 personas desaparecidas

COMPARTE

Créditos: jefes-de-bloque1

 

Texto y fotografías: Juan Calles

En los pasillos del Palacio Legislativo el ajetreo era evidente, lo empleado uniformados y presurosos corrían de un lado a otro haciendo fotocopias, sirviendo café, buscando a los asesores. Los empleados de seguridad nos miraban con desconfianza, los periodistas desparramados sobre los sillones en una sala de espera chateaban o hacían bromas entre ellos, indiferentes a lo que sucedía a su rededor.

En la agenda, el Grupo de Trabajo contra la Desaparición Forzada (GTDF) ocupaba el tercer punto, sin embargo, a solicitud del diputado panista Fernando Linares Beltranena, colocaron la participación del GTDF hasta el último punto de la reunión de jefes de bloque en donde se decidiría la agenda de ésta semana.

El GTDF tendría una corta participación para solicitar a los Jefes de Bloque que la Propuesta de Ley 3590 fuera agendada para su aprobación final en tercera lectura; después de dos horas de espera se  nos solicitó ingresar al “Salón del Pueblo” nombre eufemístico con que nombran a ese espacio en el que se reunen los jefes de bloques parlamentarios y diferentes comisiones, salón al que poca parte del pueblo ha tenido acceso.

El diputado Linares Beltranena, contrario al espíritu de la propuesta de ley 3590, aseguró que se comete inconstitucionalidad al aprobar la 3590 debido a la Ley de Reconciliación Nacional, sin embargo, dicha ley no incluye los delitos de lesa humanidad, entre ellos el delito de desaparición forzada y otras formas de desaparición.

Por otro lado la diputada Sandra Morán, hizo ver la importancia de la propuesta de ley para los familiares de personas desaparecidas, quienes no pueden continuar con su vida normal pues la desaparación de sus seres queridos aún les provoca consecuencias, legales, psiquicas, fisica y anímicas.

La discusión no se pudo continuar pues el presidente del Congreso debió dar por finalizada la reunión pues el quorum no estaba completo. Con ello dieron la espalda a más de 45,000 guatemaltecos y guatemaltecas que esperan ser encontrados para cerrar el ciclo del dolor y la espera que ya ha tomado tres décadas de búsqueda, esperanza y tristeza.

El GTDF por su parte afirmó que no descansarán hasta encontrar a las personas que fueron desaparecidas por el Estado guatemalteco durante el conflicto armado interno.

Autoría y edición

Descendencia kaqchikel y afrodescendiente. Infancia en la cuna de una organización revolucionaria. Crecida dentro de la revolución cubana.

COMPARTE