octubre 20, 2017

La Revolución de Octubre y el exilio del arte contemporáneo (y de la poesía) en el abismo del protagonismo mediático

Tiempo de lectura: 2 minutos Por: Sergio Valdés Pedroni. Tras la intervención norteamericana y el golpe de 1954, la oligarquía, la contra revolución y el imperialismo utilizaron un nombre impuesto para borrar la denominación original del estadio nacional: ESTADIO DE LA REVOLUCIÓN. En 2016 lo volvieron a hacer, esta vez con un artista indígena ajeno a la historia, una suerte de sicario de su propia etnicidad en desesperada búsqueda de reconocimiento, que goza del “respaldo” de intelectuales afines a la naturaleza narcisista de su “intervención” y su lamentable dispositivo burocrático-institucional.