Velásquez, Morales y el bien común

COMPARTE

Créditos: ilustracion nota sergio

Ilustración: 16 kines (Yaxchilán, dintel 48). En “El tiempo como atributo de los dioses”, Miguel Leon-Portilla.

Por: Sergio Valdés Pedroni

Mucha gente sigue creyendo que la corrupción es la enfermedad, la clave de nuestros problemas, y se quedan sin voz pidiendo a gritos que Iván Velásquez sustituya a Jimmy Morales. Mientras tanto, el Cacif, las iglesias del fanatismo y los sectores oscuros del ejército (suponiendo que los hay de otro tipo) siguen gobernando y haciendo lo que quieren con las leyes laborales, con el patrimonio natural, con la historia, con la educación, con el deporte, con la salud pública ¡con todo!

La Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) tiene que permanecer y debemos combatir la corrupción, pero sin perder de vista la enfermedad estructural y el desafío de fondo: regular el modelo económico, construir por consenso un capitalismo democrático para que el mercado esté dentro del país y no al revés, en función precisamente del bien común.

Corresponde al Estado como órgano rector, proteger y promover el  bien común, así como las condiciones políticas, económicas y sociales que garanticen la justicia, la paz, la libertad individual y colectiva, la distribución de los beneficios del crecimiento económico, la protección del patrimonio natural y cultural de la nación y el acceso generalizado a los servicios esenciales (salud, educación, vivienda, etcétera).

¡Que los dioses portadores del tiempo nos asistan en esta larga lucha!

 

 

 

Autoría y edición

Descendencia kaqchikel y afrodescendiente. Infancia en la cuna de una organización revolucionaria. Crecida dentro de la revolución cubana.

COMPARTE