Velásquez, Morales y el bien común

COMPARTE

Créditos: 6 kines (Yaxchilán, dintel 48). En “El tiempo como atributo de los dioses”, Miguel Leon-Portilla.
Tiempo de lectura: < 1 minuto

Por: Sergio Valdés Pedroni

Mucha gente sigue creyendo que la corrupción es la enfermedad, la clave de nuestros problemas, y se quedan sin voz pidiendo a gritos que Iván Velásquez sustituya a Jimmy Morales. Mientras tanto, el Cacif, las iglesias del fanatismo y los sectores oscuros del ejército (suponiendo que los hay de otro tipo) siguen gobernando y haciendo lo que quieren con las leyes laborales, con el patrimonio natural, con la historia, con la educación, con el deporte, con la salud pública ¡con todo!


Ilustración: 16 kines (Yaxchilán, dintel 48). En “El tiempo como atributo de los dioses”, Miguel Leon-Portilla.

La Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) tiene que permanecer y debemos combatir la corrupción, pero sin perder de vista la enfermedad estructural y el desafío de fondo: regular el modelo económico, construir por consenso un capitalismo democrático para que el mercado esté dentro del país y no al revés, en función precisamente del bien común.

Corresponde al Estado como órgano rector, proteger y promover el  bien común, así como las condiciones políticas, económicas y sociales que garanticen la justicia, la paz, la libertad individual y colectiva, la distribución de los beneficios del crecimiento económico, la protección del patrimonio natural y cultural de la nación y el acceso generalizado a los servicios esenciales (salud, educación, vivienda, etcétera).

¡Que los dioses portadores del tiempo nos asistan en esta larga lucha!

 

 

 

Autoría y edición

COMPARTE