Talleres de formación en comunidades indígenas maya q’eqchi’ de San Luis, Petén

COMPARTE

Créditos: foto evento peten 4

Texto y fotografías: Víctor Maquin

En el marco del 9 de agosto, Día Internacional de los Pueblos Indígenas, en el municipio de San Luis, Petén, se realizaron talleres de formación para los representantes de Agua Negra, Mabilá, Chapayal-Sepik’ich’och’y Nimlajá, que han sido reconocidas como comunidades indígenas maya q’eqchi’, tal como lo establece la legislación nacional e internacional.

Los temas desarrollados fueron: Comunidad maya q’eqchi’ con identidad, Copropiedad y empoderamiento de las mujeres en la toma de decisiones sobre el uso de la tierra y defensa del territorio, que fueron facilitados por Víctor Maquin (maya q’eqchi’) y Macario Santizo (maya k’iche’), de la Asociación Pop No’j. Las actividades de formación contaron con la participación de mujeres, hombres, jóvenes y ancianos, además de miembros de los Consejos Cargadores de las comunidades.

Estos talleres propiciaron un espacio de reflexión sobre la importancia de la organización y la participación comunitaria desde la cosmovisión maya q’eqchi’, rememorando el rol preponderante de la mujer en las actividades productivas en la antigua cultura maya, contrastando la situación actual de inequidad en las relaciones de género, en un contexto de pobreza, exclusión y despojo de la tierra-territorio en el departamento de Petén, y esto aunado al avance de los monocultivos agroindustriales.

Uno de los temas tratados fue como los jóvenes actualmente muestran desarraigo hacia la tierra, y la importancia de ir retomando los valores ancestrales y principios de vida.

Un aspecto fundamental que se resaltó fue el reconocimiento legal como comunidad indígena maya q’eqchi’, que se logró gracias al esfuerzo comunitario, fortaleciendo la conciencia en no vender la tierra, además se explicó la importancia de conocer otras modalidades de acceso a la tierra, como es  la copropiedad, en la cual se establece que la tierra puede pertenecer a varias personas, es decir al padre de familia, a la madre y a los hijos e hijas.

Por último, se socializó la modalidad de Propiedad Colectiva de la Tierra, mediante un solo título de propiedad, administrado por la población, dando como ejemplo el caso de las 5 comunidades en la zona de amortiguamiento de la Reserva de Biósfera Sierra de las Minas, en jurisdicción de El Estor, Izabal, las cuales cuentan con un solo título colectivo para cada una de las comunidades indígenas.

 

 

Autoría y edición

Descendencia kaqchikel y afrodescendiente. Infancia en la cuna de una organización revolucionaria. Crecida dentro de la revolución cubana.

COMPARTE