Créditos: FRENTE.1
Foto tomada del muro de Lenina García

Por: Juan Calles

Se respira exaltación, pasos apresurados, manos sudorosas, una pareja de muchachos se abrazan sin razón y sin motivo. Los que parecen ser dirigentes dan órdenes y piden que todos ocupen su lugar; una muchacha afina un charango, su ropa de colores alegra la vista de esta postal demasiado urbana, demasiado alegre. La exaltación llega a su clímax cuando entre varios pares de manos extienden una manta vinílica en la que se lee: “FRENTE”.

Los periodistas enfocan sus cámaras, hacen apuntes; un tanto indiferentes, observan a los muchachos y muchachas que se organizan frente a ellos ¿Quién hablará? ¿En qué orden? La exaltación les sale por los ojos, por las bocas sonrientes, por las manos, les cuelga del pelo y las orejas. Los muchachos y las muchachas están listos para iniciar la conferencia de prensa.

Frente Estudiantil es una agrupación político-estudiantil que ocupa una planilla para la elección a Secretariado General de la Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU). Representa una opción fresca y diferente que se plantea rescatar y reordenar el Movimiento Estudiantil Universitario (MEU) que desde hace años se encuentra raptado por una gavilla de criminales.

Al frente de las cámaras, los muchachos y las muchachas se ven nuevos, ingenuos, hechos de un material extinto. Exaltados, brillan y hablan; pronuncian un discurso ya escuchado, parece el eco de la historia repitiéndose neciamente. Pero la exaltación los coloca lejos, muy lejos de lo que conocíamos que era el MEU, las ganas nuevas y sinceras. Toma la palabra Jeffry Oquelí, candidato a secretario general adjunto. Presenta a sus compañeros y compañeras. Habla tranquilo y seguro.

Mientras Oquelí habla, recuerdo esas viejas fotos en blanco y negro en donde líderes del MEU que hoy están desaparecidos, que hoy son cadáveres, hablan a una multitud de estudiantes que atentos escuchan lo que sus líderes están informando. En esas viejas fotos se puede palpar la convicción, la entereza, la responsabilidad, la exaltación.

Esos recuerdos hoy tuvieron la voz, el sonido, la imagen, los ojos de estos muchachos y muchachas de Frente Estudiantil que se proponen rescatar la AEU.

Una conversación con Lenina

Lenina García es una educadora que se ha propuesto ser la primera secretaria general de la AEU. Nunca antes existió una mujer como candidata para ese puesto. En sus propias palabras, afirma representar a más de la mitad de la población estudiantil universitaria (el porcentaje de mujeres estudiantes supera al de los hombres inscritos), sus palabras suenan leves pero seguras. Elige las mejores, selecciona la entonación y deja saber que va en serio.

Lenina es maestra de educación primaria, profesora de enseñanza media en lengua y literatura, poeta y futura pedagoga, directora de Pennat, organización que brinda oportunidades de estudio a niños y niñas en riesgo social.

“Le apuesto a la educación como herramienta de transformación social”, afirmó frente a los medios de comunicación, explicando el plan de trabajo que desarrollarán, de ganar las elecciones universitarias, además de buscar corregir el rumbo de la actuación de la AEU frente a los problemas nacionales y su compromiso con buscar mejorar las condiciones educativas en todas las unidades académicas de la universidad estatal.

Frente Estudiantil está integrado por jóvenes en un rango de edad de entre 19 y 25 años. Se trata de un movimiento político estudiantil totalmente nuevo y ajeno a lo que se conoció durante los últimos diez años. Lenina explica el origen de Frente Estudiantil y te mira a los ojos como tratando de hacerte sentir el olor de su emoción y su convicción, y agrega: “lo que queremos es devolver a la población guatemalteca una AEU comprometida con los intereses de los estudiantes, pero sobre todo con los intereses de la población guatemalteca que es gracias a sus impuestos que contamos con la Universidad y su funcionamiento, de tal manera devolver con nuestro trabajo una asociación que responda al estudiantado y a la sociedad guatemalteca”.

Hay mucho ruido alrededor. Los compañeros y compañeras de Lenina cantan y corean consignas. La gente se aglomera a ver qué sucede, la plaqueta con el nombre de Oliverio Castañeda (el secretario general histórico asesinado por el Estado guatemalteco en 1978 en este mismo lugar en donde hoy Frente Estudiantil hace su presentación pública) luce vieja y opaca, la alegría de los muchachos y muchachas de Frente parece animar ese nombre para siempre inscrito en la plaqueta conmemorativa, pero también en el imaginario de los y las guatemaltecas que reconocían en Oliverio a un líder nacional auténtico.

Lenina habla de trabajo, de coordinaciones, de consensos, de lucha y sacrificio. Yo saco de mi libreta de apuntes una demanda, y le pido que sueñe, que imagine, intento sacar a la poeta y dejar de lado por un momento a la dirigente. Intenta una sonrisa, le incomoda mi solicitud, pero una mente de poeta no se resiste a imaginar y soñar y se despide compartiendo su sueño: “sueño con una universidad al servicio del pueblo, en donde los y las estudiantes se preparen y formen de una manera integral pero también que estén comprometidos con el cambio social que este país necesita. Sueño con profesionales bien preparados y listos para cambiar Guatemala”.

Entre porras y consignas, Lenina atiende otras entrevistas mientras coordina el regreso en bus a la universidad. Es solo el inicio de una larga jornada de sueños y luchas en las que Frente Estudiantil deberá lidiar con una universidad debilitada en lo académico, en lo organizativo y en lo político. Pero ellos y ellas tienen la fuerza de la juventud, la convicción de las ideas, la exaltación de su propuesta y de sus ganas de ser nuevos, de hacerlo todo nuevo.

Las elecciones se realizarán el próximo 19, 20 y 21 de agosto. Se espera que los estudiantes participen para recuperar la Asociación de Estudiantes Universitarios.

Autoría y edición

Periodista

COMPARTE