Extranjeros muertos de hambre

COMPARTE

Créditos: sinibaldi
Fotografía: Siglo.21

Por: Miguel Ángel Sandoval

No hay mejor frase para ubicar a la mentalidad finquera de nuestro país que esta monumental estupidez del señor Sinibaldi. Despotricar contra la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) en los términos que dan título a esta nota es realmente idiota. Pero lo peor es que lo hace un delincuente en fuga, qué no otra cosa es Sinibaldi. ¿O se cree que por ser de las familias de plata en este país tiene el derecho de decir cualquier burrada? ¿O cree que sus insultos tienen algún peso todavía?

Lo delicado del asunto es la mudez del sector empresarial, que antes de pedir garantías constitucionales para los perseguidos, detenidos y fugados por corruptos, lo que deberían decir, como un solo cuerpo, es que los prófugos se entreguen a la justicia, que los investigados asuman sus responsabilidades, pues de lo contrario la ignominia cae sobre todos sus amigos del sector empresarial. Lo de amigos lo dicen ellos en sus declaraciones, no es invento de quien esto escribe.

Es momento de ratificar nuestro apoyo a la Cicig y al Ministerio Público (MP). No podemos ver pasar los hechos desde el confort de nuestros hogares. Hace falta que la ciudadanía se exprese más allá de las redes sociales y que desde la calle digamos que estamos hartos de la corrupción y que estamos hartos que el CACIF se quiera proteger de todos sus shuquedades, mafias, trampas, complicidades con los gobiernos. Es un grito de ¡basta ya!

Autoría y edición

Descendencia kaqchikel y afrodescendiente. Infancia en la cuna de una organización revolucionaria. Crecida dentro de la revolución cubana.

COMPARTE