Festival Solidario a 39 años de la masacre de Panzós, Alta Verapaz.

COMPARTE

Créditos: foto 1 nota
Zanqueros de la comparsa del Sepur Zarco

Por: Festivales Solidarios

Fotografías: Rony Morales y Maite

El arte como forma de expresión inherente a los seres humanos es una actividad que realizamos en Festivales Solidarios. Somos un colectivo de artistas que a través del arte, la cultura y sus diversas formas de manifestación hemos decidido caminar con los pueblos y acompañar sus luchas y miradas.

Como colectivo teníamos un sueño y era el acompañar de alguna manera las luchas de las comunidades en el “Valle del Polochic”. Haber podido sumarnos a la conmemoración de la masacre de Panzós y llevar arte para la sanación es sin duda es algo que agradecemos haber realizado.

Las actividades conmemorativas por la Masacre de Panzos iniciaron con una caminata. Era inevitable que los ojos se llenaran de agua al ver a la comparsa de jóvenes de la comunidad “Sepur Zarco”, quienes a partir de un intercambio lúdico han  tenido un proceso de formación con otros amigos artistas. Ver los zancos, los tambores, los bailes, los malabares y la destreza, irrumpir en el silencio del dolor de la masacre fue sin duda impresionante.

Mientras avanzaba la caminata, al entrar al centro de la ciudad, caminando junto a la gente era muy emotivo ver la sorpresa de las miradas de las y los vecinos. Sus miradas al ver zanqueros muy hábiles moverse dentro de la marcha, era emocionante, la presencia de los artistas incrementó las expectativas sobre la actividad.

Al iniciarse el acto público con las palabras de familiares y de las y los  mismos sobrevivientes de la masacre inicio la solemnidad y emotividad. Los cantos de artistas que venían de distintos lugares del país como Ixcan, Santa Eulalia, Totonicapán, Amatitlán, Ciudad de Guatemala, El Mezquital dieron un toque especial al evento y fue hermoso. No tenemos como agradecer el apoyo incondicional de las y los artistas participantes y su fe en este proyecto.

Desde la música, la poesía y la lúdica acompañamos un grito por la libertad y justicia para Panzos. Pedimos por la libertad de Abelino Chub Caal un preso político q’eqchi. Toda la comunidad participante estuvo atenta hasta el final y nos acompañó con sus gritos, con sus aplausos.

Desde el arte tocamos otras sensibilidades, desde el arte podemos decir sin palabras, los sonidos, poemas y movimientos nos ayudan a comunicarnos.

Desde hace siglos el Ejército de Guatemala ha masacrado a todas  las comunidades de la región del Valle del Polochic. Les ha despojado de sus tierras, de sus familias, de sus cuerpos; pero no pudo arrebatarles su ser, su armonía, su esperanza. Sin duda creemos que el arte además de ser entretenido, también es sanador.

En esa misma plaza donde hace 39 años el ejército masacraba a la comunidad, nosotros volvimos y tratamos de regresar colores, música, y movimiento, para salirnos del círculo de la violencia y buscar otras formas de expresar nuestro repudio por lo ocurrido.

Gracias a las organizaciones que nos invitaron para realizar este festival, gracia Jorge, María Teresa y Lin, gracias por la apertura y apoyo incondicional. Gracias a las comunidades desalojadas en el 2011 del “Valle del Polochic”, que con mucha humildad nos brindaron las mejores instalaciones de la comunidad para poder dormir, gracias al río que nos brindó sus aguas para poder bañarnos.

Estamos agradecidos con la vida el poder seguir haciendo lo que amamos: Arte, conciencia, libertad y resistencia.

 

Autoría y edición

COMPARTE