Autoridades buscan resolver los problemas comunitarios entre Guatemala y Belice

COMPARTE

Créditos: poptún

Texto y fotografía: Rubén Darío Melgar Choc.

La Comisión Territorio y Asuntos Agrarios que aglutina a varias instituciones del Estado y que están dentro de la Mesa Intersectorial de Tierra y Ambiente (MITA), está trabajando para solucionar problemas que afectan a las comunidades campesinas del sur de Petén, especialmente las que se encuentran en la línea de adyacencia entre Guatemala y Belice.

Tal es el caso del caserío San Marcos, del municipio de Dolores, Petén, ya que de unas ciento treinta familias aproximadamente, 40% de su población vive y trabaja en Belice. Esta situación ha traído como consecuencia algunos vejámenes y violaciones a sus derechos humanos, según el ingeniero Carlos Rodas, de la Secretaria de Asuntos Agrarios (SAA) y miembro de la MITA. “Lamentablemente como no hay una línea divisoria, una parte de la comunidad vive en Belice y una parte vive en territorio de Guatemala”, dijo.

“Para paliar la situación dramática que viven las familias, la Comisión de Territorio y Asuntos Agrarios ha hecho acercamientos con la Secretaría de Coordinación Ejecutiva de la Presidencia para la activación de la Mesa Nacional de Tierra para el Sur de Petén. Por medio de dicha mesa se pretende buscar apoyo para que el Estado pueda comprar una parcela y traer a los compatriotas para el lado de Guatemala”, dijo Rodas.

Aunque hasta el momento no hay nada concreto, la Secretaría de Coordinación Ejecutiva de la Presidencia dió su anuencia de que sí quieren trabajar en el tema y buscarle solución a la problemática. En tanto, Edwin Donald Pérez, miembro del Consejo de Coordinación de la Mesa Intersectorial de Tierra y Ambiente, manifestó que han hecho acompañamiento a la comunidad de San Marcos desde el gobierno anterior, y dijo que es un problema bastante complicado porque actualmente tienen tres problemas. El primero tiene relación con la línea de adyacencia, el segundo es que se encuentran en área protegida y el tercero es que están en una finca y no se sabe si esa finca es privada o no, por lo que para buscar una solución tienen que ver todas las posibles salidas que hay con el apoyo de las organizaciones y Estado. Cabe destacar que aparte de San Marcos, hay otras comunidades de otros municipios que están en la línea de adyacencia y muchas de ellas están en la misma situación.

Autoría y edición

Descendencia kaqchikel y afrodescendiente. Infancia en la cuna de una organización revolucionaria. Crecida dentro de la revolución cubana.

COMPARTE