Créditos: Carlos Benn
Tiempo de lectura: < 1 minuto

Poema: Luis de Lión

Si no hubiera conocido tu piel,
si tus ángeles y sus pájaros
-morenos, desde luego-
no hubieran sido acariciados por mí,
si no hubiera tocado la ternura
de sus cantos y sus arpas
y la seda de sus plumas,
seguramente,
mi mano,
esta mano
tendría la dureza
de una piedra.

Fotografía: Carlos Benn

 

Autoría y edición

COMPARTE