Créditos: 555

Por: Rony Morales

Durante unas reuniones realizadas en los salones comunitarios de varias comunidades de la microrregión Lachuá, los líderes y lideresas junto con varios representantes de sectores sociales: ancianos representantes de los Consejos Comunitarios de Desarrollo (Cocodes), alcaldes comunitarios, miembros de iglesias, jóvenes y representantes de organizaciones, se organizaron para darle vida al campeonato comunitario de futbol por la defensa del territorio en la región.

Como una gran muestra de defensa de los ríos, el agua y la reserva natural de Lachuá los jóvenes de las comunidades de Yalicar, Santa Lucía, Cocales, Icbolay y San Benito disputaron varios partidos de futbol durante cuatro semanas. Mientras se jugaba, se hacía conciencia de la defensa del parque nacional en la región y en el país.

El pasado domingo 23 de abril se realizó la última jornada de futbol por la defensa del territorio en las ramas femenina y masculina. El deportivo de San Benito ganó en la rama femenina y en la rama masculina ganó el Deportivo Senujá.

Los partidos de futbol cesaron ya. La cancha improvisada quedará desmantelada. Las familias regresarán a Alta Verapaz y llevan por lo menos varios acuerdos. Que este gobierno o el siguiente los cumpla es otra historia.

Este futbol nos ha traído alegrías y renueva la voluntad y el esfuerzo por la defensa del territorio q´eqchi´. Este intercambio mutuo en las actividades deportivas busca que se trabaje la conciencia para la defensa de la naturaleza por los seres humanos, ya que se ha visto amenazada y se ha vuelto más difícil, debido a la presencia de empresas que buscan quedarse con los recursos naturales, que saquean la tierra y expulsan a sus habitantes.

durante la actividad futbolistica las comunidades de la regio  Lachuá, los jóvenes se solidarizan y pidieron llenos de esperanza: ¡libertad para Abelino Chub Caal! ¡Pedimos por la libertad de los presos políticos! Estas acciones nos alientan a seguir en la búsqueda de la justicia para los defensores de la naturaleza.

Autoría y edición

COMPARTE