Tierra: Lucha histórica de las comunidades Sebax y San Nicolas q’eqchi’

COMPARTE

Créditos: uvocsebax

sebaxuvoc1

Por: Rony Morales

La aldea Sebax se encuentra en el municipio de Senahú, en el departamento de Alta Verapaz, territorio del pueblo maya q’eqchi’. Las comunidades que se encuentran a lo largo del majestuoso valle del Polochic  decidieron desde hace varios años atrás fortalecer la lucha por la tierra y la defensa del río, especialmente frente a la explotación laboral, el despojo de la tierra y el saqueo de los bienes naturales.

Las comunidades Nueva Sebax Y Nuevo  San Nicolás están en  la  finca Canguachá, que se encuentra en jurisdicción de San Antonio Senahú, donde  viven 480 familias mayas q´eqchi´. Tiene un territorio de 14 caballerías y 16 manzanas y desde hace  150 años  viven de sus cosechas y de las cuerdas de terreno donde cultivan maíz, frijol, café y cardamomo.

Estas tierras históricamente han pertenecido a familias q´eqchi´ y  a mitad de siglo XIX  fueron arrebatadas  y explotadas por familias alemanas  para la siembra de diferentes cultivos para la exportación.

Esta finca se encuentra inscrita en el Registro General de la Propiedad Como la finca 134, folio 211 libro 9 de la primera serie de Alta Verapaz y el 26 de enero 2014 a las familias ex trabajadoras de Caguanchá,  se les adjudicaron tierras en proporción a su tiempo laborado en acuerdo común con los ex patronos.

En el acta 01-2014 de fecha 26 de enero 2014 se solicitaba la intervención de la Secretaria de Asuntos Agrarios (SAA), para la resolución definitiva del conflicto ya que se vive con mucha inseguridad e inestabilidad por el acoso constante de finqueros que le quieren arrebatar las tierras adjudicadas.

Este 29 de enero de 2017 se desalojaron  cinco familias q’eqchi´ que han quedado sin techo en este desalojo extrajudicial. Estas son: la familia Manuel Tiul, Bartolo Maquin Tox, Lorenzos Cuc Coc, Francisco Choc Ico y la familia de Pedro Tut, ya que personas afines a los empresarios  han destruido sus hogares y tratan de destruir cinco hogares más.

Los habitantes de las tres comunidad en la finca Canguacha, dividen su tiempo entre ser agricultores, padres y madres de familia, impulsar la organización campesina y defender los derechos humanos de miles de personas en el valle del Polochic.

Estas personas protagonizaron uno de los desalojos masivos más violentos de la historia de Alta Verapaz: doce comunidades q’eqchi’ del valle del Polochic fueron desalojadas sin una orden.

La problemática agraria se agudiza en los municipios de Tamahú, Tucurú, Telemán, Senahú, La Tinta, Panzós, el Estor Izabal y la Sierra de las Minas, todas estas en el Valle del Polochic. Las dificultades por la tenencia de la tierra es una problemática existente, debido al despojo que ha causado la carencia de tierras para la producción y sostenimiento de las familias del pueblo indígena q’eqchi’.

Para los miembros de la comunidades el sentimiento de ser desalojados y despojados de su tierra ha sido muy difícil y comentan: “nos organizamos para defender el territorio, en diferentes comités, de tierras, agua, educación, vivienda y seguridad entre otros, para poder exigir nuestro derecho laboral que se nos negó siempre”.

Esta no es la primera vez que se reprime a la población, hay eventos como  la masacre de Panzós, ocurrida en el año 1978 en contra de la población  q’eqchi’, donde acudió el pueblo a solicitar tierras para cultivar y la respuesta fue represión y muerte. También están los desalojos por parte de la Chabil Utzaj en el Valle de Polochic, en las comunidades de Lanquín , la muerte de tres campesinos y desalojo violento en Samococh, Monte Olivo, en las comunidades del Estor Izabal, Santa Inés,  Nueva Libertad y el desalojo en la comunidad Q’eqxibal

casasebax1

Autoría y edición

COMPARTE