La brújula norteamericana y otros asuntos

COMPARTE

Créditos: brújula

brújula

Texto: Francisco Rodas

El columnista Claudio Lomnitz del diario mexicano La Jornada recuerda que cuando concluían las negociaciones de paz en El Salvador y Guatemala, a una socióloga de la Universidad de Chicago se le ocurrió hacer una encuesta que, además de consultar una serie de opiniones acerca de la política exterior estadounidense, también interrogaba a los encuestados si sabían dónde estaba Centroamérica.

La consulta era oportuna en un contexto en que sucesivos gobiernos estadounidenses, desde mediados de la década del cincuenta, habían tenido una actuación directa en golpes de Estado, en la economía desde luego y en la guerra anti subversiva en Guatemala, El Salvador y Nicaragua.

Así, cuando lo encuestados afirmaban que sí sabían, se les pedía que explicaran dónde estaba. Para sorpresa de la socióloga, todos los encuestados declararon saber dónde quedaba la región, y como explicación dijeron que América Central estaba en el centro de “América”: Kansas, Missouri, Indiana… y otros Estados de la misma índole.

Pero el bajo conocimiento de nuestros cuasi vecinos sobre la geografía mundial y de lo que pasa a su alrededor no queda ahí. En una entrevista de ciudadanos estadounidenses llevada a cabo en las calles y emitida en el programa CNNN (Chaser Non-Stop News Network), la cual no tiene nada que ver con CNN, se les hizo preguntas cuyas respuestas requerían tener un variado conocimiento de geopolítica.

Primera pregunta: ¿Dígame un país que empiece con “U”? Yugoslavia dijo el primer entrevistado, otros declararon: Utah, Utopia (sic).

Segunda pregunta: ¿Cuál es la religión de Israel? Israelí, musulmana, islámica, católica probablemente.

Tercera pregunta: ¿De qué religión son los monjes budistas? Los primeros dos no lo sabían, el tercer entrevistado titubeó y dijo islámica.

Cuarta pregunta: ¿Quién ganó la guerra en Vietnam? Nosotros, dijo decidida una mujer joven, para luego preguntar. ¿Nosotros estuvimos en la guerra de Vietnam?

Quinta pregunta: ¿Quién es Fidel Castro? Respondieron con otra pregunta: ¿Un cantante?

Sexta pregunta: ¿Cuál es la moneda del Reino Unido? Entrevistados: ¿Qué es el Reino Unido? No lo sé; Posiblemente, dinero americano. ¿Dinero de la Reina Isabel? No sé más.

Otro detalle fue poner a pasear a un individuo en chumpa, con los colores verde-amarillo que usan los equipos olímpicos de Australia. Él se presentaba como John Howard, Primer Ministro de Australia, lo cual no era cierto porque el individuo no usaba gafas y era unos veinte años más joven que el verdadero Howard.

Los transeúntes le saludaban amablemente y uno de ellos le hizo saber que era de Queensland. ¿De verdad? le dijo el sonriente “Primer Ministro”, para luego averiguar ¿Y me votó? Otro señor que se le acercó le dio las gracias por sus esfuerzos. Todos a los que abordó estuvieron de acuerdo o satisfechos con las relaciones de su país con Estados Unidos, incluso hubo una buena cantidad de fotos con él.

Las intervenciones militares de Estados Unidos en otros países parece que se han vuelto algo natural para los ciudadanos, tanto que siguen el patrón antiterrorista de sus gobernantes. De nuevo el “Primer Ministro” con mapamundi en mano, les preguntó: ¿Cuál cree que debería ser el siguiente país por invadir? Quienes por ahí pasan y eligen: Arabia Saudita, unos de Oriente Medio, Oriente Medio entero, creo que Italia, Cuba, Irán, porque ahí habrá una revolución dentro de poco; Rusia, China, India y Pakistán, Indonesia y Brasil, Corea porque son un problema, ¡Canadá!

La muchacha con gafas para sol consideró a Sri Lanka, pero falló por tan solo 3 mil 365 kilómetros, marcando en el mapa a Bangladesh. Otro que tiene claro que debe invadirse Irán, de suerte, espero, no pertenece al Departamento de Defensa ya que los bombardeos se harían a 10 mil 630 kilómetros del objetivo, en Australia.

El fingido Primer Ministro de Australia a esas alturas estaría preocupado, porque una parte de la lista de los países por invadir ¡quedaba en su país!

Si de algo saben los estadounidenses es de operaciones antiterroristas. ¿Desde dónde cree que sería mejor invadir a Irán? interroga el doble de míster Howard. Al entrevistado, que por cierto es quien cree que Corea está en Australia, se le olvida la pregunta y sorprendido dice: “es asombroso, ¿sabes?, porque me acabo de dar cuenta de que Corea del Norte es mucho más grande que Corea del Sur. En esta sí atinó, pero, ¿cómo le hizo para distinguir a los dos países en una ínsula que no tiene fronteras?

Míster Howard no paraba de joder haciendo la siguiente pregunta: ¿Kofi Annan es una bebida? En ese momento el cosmopolitismo apareció. Sin más, alguien aseguró que Coffee (café) es una bebida. A otro no le quedaban claros los ingredientes: ¿Coffee (café) con qué? A dos chicas les sonó como a una firma de abogados.

¿Quién es Tony Blair? Ni siquiera lo conozco, un skater, un actor, el hermano de Linda Blair (la niña poseída por un demonio, en la película de terror El Exorcista).

¿Qué países forman el eje del mal? Alemania, pero no estoy seguro de los demás. California, Nueva York y Mississippi. Jerusalén, pero, ¿hay más de uno? Está el tipo de la cosa del turbante, yo le llamo el cabeza-pañal.

Aunque las fallas en otras preguntas salieron a borbotones, cerremos con la pregunta de ¿Cuántas guerras mundiales han habido? Tres… regresando al futuro, ¿no les parece?

Para “casi” terminar cito el artículo de Claudio Lomnitz, que está en la base de lo que aquí comentamos:

“El pasado sábado (18 de febrero), hablando de los horrores del terrorismo en el mundo, para con ellos anunciar la política de deportaciones y controles fronterizos que se viene, el Presidente de Estados Unidos pidió a su público que pensara en el ‘increíble’ ataque terrorista que había acontecido el día anterior en Suecia. El público rugió su aprobación, claro está, indignado por los abominables hechos que refería su presidente, sólo que la noche anterior no había sucedido nada en Suecia. Extrañada por la noticia, Caterina Axelsson, vocera de Relaciones Exteriores de Suecia, pidió información a su contraparte estadounidense. ¿Cuál ataque terrorista? ¿Quizá la CIA se habría enterado de algo que nadie sabía en Suecia?

The Guardian dedujo que el presidente habría confundido a Suecia (‘Sweden’, en inglés) con Sehwan (Paquistán), donde hubo efectivamente un ataque terrorista la semana pasada”.

No soy muy optimista sobre que en Guatemala tendríamos más éxito para responder las preguntas anteriores, pero tengo la esperanza de que el deplorable conocimiento en materia de geografía del presidente Trump permita que las deportaciones de hispanos agarren rumbo hacia Canadá.

 

Autoría y edición

Descendencia kaqchikel y afrodescendiente. Infancia en la cuna de una organización revolucionaria. Crecida dentro de la revolución cubana.

COMPARTE