Créditos: luis4

luis4

Texto y fotografías: Luis Juárez

El día 17 de enero, pobladores de 18 comunidades de la región de Yichkisis, municipio de San Mateo Ixtatán, Huehuetenango, se concentraron en la aldea de ese mismo nombre para realizar una manifestación pacífica en contra de la empresa Proyectos de Desarrollo Hídrico (PDH, S.A.) por los daños que causa en la flora, fauna, el desarrollo y la paz social de los habitantes de las comunidades. Este empresa inició sus operaciones ilegales en el año 2011 para la construcción de las hidroeléctricas Pojom I y II, a pesar de que el 21 de mayo de 2009 se realizó una consulta comunitaria de buena fe a nivel municipal, en la que 25,645 personas rechazaron rotundamente cualquier licencia de reconocimiento, exploración, explotación minera y de los recursos naturales en esa región del país.[1]

Al irrespetar las decisiones comunitarias manifestadas a través de las leyes del país, del convenio 169 de la OIT y la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígena, el Estado en complicidad con la empresa violentó el ejercicio democrático de los ciudadanos a su libre autodeterminación en sus derechos.

Las intenciones de la manifestación 

Este 17 de enero, en horas de la mañana, unas dos mil personas aproximadamente, entre niños, jóvenes, mujeres y adultos provenientes de las diferentes aldeas afectadas por la construcción de las hidroeléctricas, se concentraron en la aldea Yichkisis para realizar una manifestación multitudinaria.  De acuerdo a la versión de los manifestantes, tenían dos objetivos claros:

  • Ubicar una resistencia pacífica permanente en las instalaciones de la empresa PDH, S.A. por los días que fuese necesario para exigir el retiro inmediato y definitivo de la empresa del lugar por los daños que provoca a los ríos, a la madre tierra, a la paz, al desarrollo, la productividad laboral, comercial, violaciones a los Derechos Humanos, criminalización de las manifestaciones de los comunitarios, saqueo y despojo a sus bienes naturales. Para ello realizarían sus campamentos en las instalaciones de la empresa para pernoctar día y noche hasta que se lograra el retiro definitivo de la empresa. Los manifestantes recolectaron bastimento como tortillas que ellos mismos llevaban para su alimentación durante los días que fuese necesaria la resistencia pacífica permanente.
  • El segundo objetivo de los manifestantes era realizar una caminata pacífica y visita ocular a la presa y el túnel que mide tres metros de ancho y cinco de altura, en la que se desviarían los ríos Negro y Pojom que afectaría a varias comunidades de la región de Yichkisis, lo cual se llevó a cabo en orden y sin ningún incidente.

La violencia y muerte de  Sebastián Alonzo Juan

Sin embargo, al abandonar las instalaciones de la empresa para iniciar de nuevo la caminata de regreso al lugar inicial donde había comenzado, personas desconocidas y sospechosas ingresaron a las instalaciones donde se resguardan las maquinarias de la empresa destrozando y prendiendo fuego a algunas maquinarias pesadas propiedad de PDH, S.A.

Ante esto, los guardias de seguridad de la empresa escondidos entre los matorrales abrieron ráfagas de fuego con armas de alto calibre en contra de los manifestantes que corrieron para resguardar su integridad física. Minutos después, algunos manifestantes que huían fueron interceptados por miembros de la Policía Nacional Civil y guardias de seguridad de la empresa, que a sangre fría abatieron a balazos al señor Sebastián Alonzo Juan, de 72 años de edad, quien quedó tendido boca abajo dentro de un potrero a inmediaciones de la empresa.

Al ver lo sucedido, los miembros de la PNC y los guardias de seguridad abordaron sus vehículos y huyeron inmediatamente del lugar. El hecho ocurrió a las trece horas aproximadamente. Dos horas después los manifestantes regresaron a identificar a la víctima en el lugar de los hechos, quien aún estaba con vida pero gravemente herido, lo trasladaron al centro asistencial más cercano para brindarle los primeros auxilios pero desafortunadamente falleció en el transcurso del camino. De acuerdo a los testigos oculares, los responsables de la ejecución extrajudicial a sangre fría del señor Sebastián Alonzo Juan fueron miembros de la Policía Nacional Civil y los guardías de seguridad de la Empresa PDH, S.A.

Los engaños de PDH,SA en Yichkisis

Yichkisis es una microrregión del municipio de San Mateo Ixtatán que se encuentra en el norte de Huehuetenango. Está conformado por las comunidades de Bella Linda, Platanar, Yichk´isis, San Francisco, Yulch´en, Campesino, El Rincón, Nuevo San Mateo, Pojom y Varsovia. Es una región abandonada históricamente por el Estado y los principales servicios, como salud y de energía eléctrica están ausentes.

Algunos testimonios de los comunitarios recopilados, cuentan que fueron engañados por la empresa  y por el Estado al ofrecerles desarrollo con la construcción de la Franja Transversal del Norte que unirían Ixcán y Nentón por toda la frontera con México y que pasaría la carretera en Yichkisis para facilitar la comercialización de sus productos.[2] Sin embargo, eso nunca sucedió. Uno de los comunitarios afirma:  “ahora nos damos cuenta que eso fue una mentira, un engaño que utilizó la empresa para entrar a nuestras comunidades. Utilizaron la FTN para venir a saquear y despojarnos de nuestros bienes naturales porque encontraron en  nuestras comunidades riquezas naturales por eso entraron, porque la carretera solo quedo en nuestra comunidad y ya no siguió más” comenta.

Al preguntarles sobre algunos postes sembrados a inmediaciones de la comunidad, uno de los comentarios afirmó: “el personal de la empresa sembró los postes para tener luz en nuestras casas, así lo andan diciendo con la gente, ‘ellos’ se pusieron de acuerdo para sembrar. Lo que quieren es que nosotros ya no digamos nada y nos quedamos callados”. Cuando el comunitario se refiere a “ellos” se está refiriendo a que el Alcalde Municipal de San Mateo Ixtatán y la empresa se pusieron de acuerdo e idearon el plan para sembrar algunos postes para hacer creer a la gente que muy pronto la empresa dará luz a las comunidades, lo cual no es cierto, ya que la construcción ni siquiera ha finalizado, solamente es una estrategia o artimaña para seguir engañando a las comunidades.

Antes de la llegada de la empresa a Yichkisis de acuerdo a los comunitarios, no había problemas en las comunidades ni entre los comunitarios. Sin embargo, a partir del 2011 que inició sus operaciones la empresa PDH, S.A surgieron muchos problemas en contra los mismos, como amenazas, insultos, acosos, hostigamientos, intimidaciones, balaceras constantes día y noche, acusaciones, encarcelamiento, asesinatos, criminalización de los líderes y de las manifestaciones, entre otros. Hoy para el resguardo y la seguridad de los intereses de la empresa con su ambicioso proyecto destructivo, cuenta con un destacamento militar y una sede la PNC que utiliza para intimidar y reprimir a la población cada vez que ejerce su derecho a la manifestación pacífica.

[1] Ver Pojom, La Historia De Una Agresión: La Consulta Comunitaria

[2] Ver Pojom, La Historia De Una Agresión: La Llegada De La Empresa, Engañando Y Falseando

 

Autoría y edición

Descendencia kaqchikel y afrodescendiente. Infancia en la cuna de una organización revolucionaria. Crecida dentro de la revolución cubana.

COMPARTE