Sayaxché, Petén: sitio arqueológico Dos Pilas está agonizando

COMPARTE

Créditos: parque10
Fotografía: Elmer Ponce
Fotografía: Elmer Ponce

Texto y fotografíass: Elmer Ponce.

 La densa vegetación que lo rodeaba al ser descubierto en 1954 ya no es la misma, pero la riqueza cultural del Sitio Arqueológico Dos Pilas sigue cautivando a los turistas nacionales y extranjeros.

 Escalinatas que describen historias de guerras y conquistas, siete cuevas entre las montañas, estelas de más de tres metros y montículos de templos. Todo está en peligro porque pobladores cercanos al sitio arqueológico han talado el 70% del bosque que lo rodea.

En un recorrido reciente en el área, en compañía del arqueólogo petenero Byron Hernández del Instituto de Antropología e Historia –IDAEH- y de Henry Segura, Asesor Técnico de Control y Protección del Consejo Nacional de Áreas Protegidas –CONAP-, se pudo constatar las maravillas arqueológicas, pero también la amarga experiencia al notar cómo las actividades agrícolas han devorado el área boscoso.

Fotografía: Elmer Ponce
Fotografía: Elmer Ponce

El nombre de Dos Pilas

Hernández, quien llegó para la verificación del estado de conservación del sitio, comentó que el nombre de Dos Pilas se le atribuye a dos nacimientos de agua cerca de las edificaciones, lo que también los califica como testigos ancestrales del apogeo que tuvo el lugar en el periodo Clásico Tardío.

“No es de talla monumental como Tikal ni Yaxhá, pero su importancia viene de los lazos políticos y el control del comerció por la vía acuática en el río La Pasión” comentó.

Fotografía: Elmer Ponce
Fotografía: Elmer Ponce

Según los estudios epigráficos, se fundó por B’alaj Chan K’awii,l un gobernante que vino de Tikal cuando éste pasaba una crisis sociopolítica. Aunque se estima que fue habitado sólo durante 150 años, tuvo fuertes alianzas con ciudades de Yucatán, como Calakmul, lo que le sirvió para resistir a las guerras contra Tikal.

Dos Pilas tuvo un abandono repentino, pero antes de eso, quedaron grabadas en estelas y escalinatas las grandes hazañas logrados por sus gobernantes.

Dos Pilas, área de conflictos y lucha de poder

Nos sigue diciendo cómo Dos Pilas destacó como ciudad de poderío, robando protagonismo a Tamarindito y Arroyo de Piedra, centros de poder originales en el área. Hubo una importante guerra en el año 735 durante el reinado de quien se conoce como Tercer Gobernante, que llevaría un ataque directo hacia Ceibal, y logró su dominio total. Existen evidencias arqueológicas que detallan al Gobernante como guerrero en posición triunfal sobre el rey de Ceibal, Yich’aak B’alam.

Fotografía: Elmer Ponce
Fotografía: Elmer Ponce

El reinado de K’awiil Chan K’inich siguió al del Gobernante Tercero. K’inich manifiesta relaciones cercanas con Cancuén, sitio un tanto apartado del área del Petexbatún. Lo que sigue a esta etapa es un tanto confusa, pues se indica la salida de K’inich de la ciudad, comprendida como un evento obligado y con seguridad de características políticas

Se reconoce que las estructuras de Dos Pilas sufrieron debilitamiento al ser utilizados sus materiales para construir muros defensivos. Esta ocupación restante no resistió mucho tiempo y según parece la población restante fue reducida totalmente, idea apoyada por devastadores vestigios con cráneos resultantes de decapitaciones.

Sitios arqueológicos de Sayaxché son los más afectados, pues las áreas protegidas no han sido prioridad para los gobiernos de turno

El arqueólogo asegura que los monumentos y sitios arqueológicos en el sur de departamento son los que más han sufrido de invasiones y deforestación. Dos Pilas, Aguateca, Tamarindito, Cancuen, Arroyo de Piedra ya han perdido más de la mitad de sus bosques. Sólo Ceibal conserva casi todo su bosque.

Fotografía: Elmer Ponce
Fotografía: Elmer Ponce

Poco interés han mostrado los gobiernos que han estado y que están en el poder para destinar recursos suficientes para proteger las áreas llamadas Áreas Protegidas, a pesar de que existe un Decreto  425-2597 Ley para la Protección del Patrimonio Cultural de la Nación que estipula su protección.

Basta con visitar las áreas del municipio de Sayaxchè para darse cuenta de la grave situación en las que se encuentran estas pocas áreas de bosques. Al ritmo acelerado de las invasiones y de la deforestación a las que son sometidos estas áreas o sitios, en pocos años más, no habrá más zonas protegidas en esta región del país.

CONAP une esfuerzos para la conservación

Henry Segura indicó que el Núcleo del Monumento Cultural Dos Pilas cuenta con una extensión de 3,100 hectáreas y comprende tres sitios arqueológicos; Tamarindito, Arroyo de Piedra y el epicentro de Dos Pilas, pero los tres sufren la misma problemática; la invasión y deforestación de sus bosques.

La última tala de bosques fue registrada en marzo de este año, y se estima que fueron 15 hectáreas las que se deforestó para trabajos de agricultura.

“Se presentó denuncias en la Fiscalía de Delitos contra el ambiente del MP, pero hasta ahora no le han dado seguimiento. Aún no han llegado al lugar para darle una inspección ocular o peritaje de anticipo de pruebas”.

También dijo que el año pasado el CONAP realizó un sobrevuelo en el sector para visualizar la dimensión de la deforestación y se determinó que ya sólo queda un 30% de bosques, en especial el área donde están los monumentos.

Segura indicó, desde que se decretó en 1995 como Áreas protegidas, las instituciones correspondientes han unido esfuerzos para su resguardo. El CONAP trabaja en conjunto con elementos de la Brigada Especial de Operaciones de Selva, DIPRONA e IDAEH para la conservación del lugar.

“Es penoso que cuando ingresan los turistas, vean cómo se ha deforestado el área” comentó.

Los esfuerzos por si solos del personal de CONAP en el área son insuficientes, ya que muchas veces son intimidados y muchas veces carecen de los más básico como el combustible para realizar patrullajes en la zona además de lo poco del personal para mucha área que existe en la zona.

Autoría y edición

Descendencia kaqchikel y afrodescendiente. Infancia en la cuna de una organización revolucionaria. Crecida dentro de la revolución cubana.

COMPARTE