Créditos: dsc_0221-web

Por la Redacción.

El Cuarto de las ausencias: un memorial para conocer la desaparición forzada en Guatemala

El cuarto de las ausencias es un memorial que posibilita recorrer la historia de las personas que fueron desaparecidas durante las dictaduras y la guerra sucia en Guatemala. El cuarto permite entrar al espacio íntimo de las personas, conocer la parte humana de sus historias y sus familias.

Es un espacio de memoria, para hacer memoria y que permite a las familias hacer un ejercicio de reconstrucción de sus propias historias no solamente de dolor sino de búsqueda y libertad. El acercamiento a otras personas, especialmente jóvenes permite ir generando condiciones sociales de sanación y reparación desde la autonomía, desde las mismas personas. Esto al margen de las acciones que el Estado debiera estar garantizando.

Este memorial surgió en 2016 como resultado de la muestra “Guatemala en Movimientos” y acompañó el proceso penal y juicio de la familia Molina Theissen, el memorial esta dedicado a la niñez desparecida en Guatemala durante la guerra.

La ausencia y la memoria

Recordar es evocar una imagen, una palabra, un gesto, un sentimiento, una ausencia. Es traer al presente algo o alguien que vimos en el pasado, pero también es enfrentarnos al vacío que perdura a causa de un arrebatamiento inesperado, no deseado.

El recuerdo de las ausencias, más que otros recuerdos, llena el presente de interrogantes de las cuales la primera y más fundamental es ¿Dónde están los que fueron detenidos y desaparecidos?

No es apenas una consigna política lo que se propone, es una interrogante de valor existencial que para sus familiares se traduce en la profunda necesidad de obtener respuestas de su paradero y que para la sociedad en su conjunto podría traducirse en ¿Qué hacemos con tanto vacío que han dejado esas vidas en nuestra existencia como guatemaltecas y guatemaltecos?

La historia continuó su curso y algunos abogan por pasar la hoja y seguir adelante, pero la memoria no tiene fecha de caducidad ni argumentos racionales, surge de un momento cualquiera -¡en el rostro de un niño!- y nos interpela.

La cuestión que nos coloca ahora ya no es solamente qué pasó con ellos, los desparecidos, mujeres, hombres y niños, sino que nos pasó a nosotros sin ellos, quiénes somos después de tanta barbarie y qué hacemos con la incesante irrupción de su recuerdo y los registros de sus historias.

El Cuarto de Ausencias no es un espacio vacío, es un intento de encontrar numerosas presencias y en esa experiencia asumir el desafío de pensar cuestiones fundamentales como la justicia, la memoria y el futuro de Guatemala.

Es un memorial que permite el encuentro de distintas generaciones, de familiares que desde su testimonio vivencia nos acercan a los hechos terribles que vivieron y las distintas formas de buscar y conmemorar a sus seres queridos.

Trasladar ese testimonio, complementarlo con la investigación de los casos y mostrarlo desde los objetos, imágenes, recursos audiovisuales y textos permite desde el Cuarto de las Ausencias que otras generaciones especialmente jóvenes y niños tengan un acercamiento a esta realidad, la de la desaparición forzada en Guatemala, especialmente la desaparición de la niñez durante la guerra.

#CuartoDeLasAusencias

Autoría y edición

COMPARTE