Una ramita de laurel ha llegado a Colombia

COMPARTE

Créditos: colombia6
Tiempo de lectura: 4 minutos

colombia6

Texto: Luis Ramírez

Fotografías: Andrés Gómez Tarazona y Colombianetverket

El sábado uno de octubre, la red de colombianos en Suecia organizó una actividad por la paz en Colombia. La actividad se llevó a cabo en la plaza Sergels Torg en el centro de Estocolmo. Guillermo Baquero fue uno de los organizadores, y me contactó para colaborar en la actividad cantando un par de canciones. La paz en Colombia generó mucha expectativa en la comunidad latinoamericana residente en Suecia. Al día siguiente se realizaría el referéndum por la paz, que dejó un muy mal sabor boca con el resultado inesperado del “no”.

Guillermo es un chico  muy carismático, tiene una voz muy potente, tanto que podría pensarse que su nahual es un león o un tigre y los que conocemos su carácter confirmaríamos aún más eso. Es el presidente de Latinamerikagrupperna (Grupo de latinoamericanos) y debo decir que percibía en su rostro cierta expectativa y esperanza, cierta alegría. En sus poemas ahora puede usar figuras y simbolismos relacionados con la paz.

colombia4

A Colombia ha llegado una ramita de laurel. En efecto, no solo se ha firmado la paz que es un acontecimiento relevante, además de eso el presidente Santos ha recibido el Nobel de la paz, y aunque él no representa a todas la partes que intervinieron en la resolución del conflicto, suponemos que la decisión fue tomada por el papel y la determinación que esta vez tomó el estado con el presidente Santos como punta de lanza.

La actividad empezó, se hizo en sueco y en español, fue bastante espontánea y el ambiente que flotaba era de solidaridad,  la mayoría de los organizadores eran jóvenes colombianos, pero también de otros países latinoamericanos, Guatemala, Chile, Venezuela y Nicaragua entre otros, en muestra de solidaridad con el proceso de paz de Colombia. Entre los asistentes algunas personas mayores decían que la actividad les recordaba el ambiente de solidaridad que se vivía en Suecia en los  setentas y ochentas, lo cual dice algo de la manera en que ha mermado en Suecia el interés por el activismo social en su forma más pura, la manifestación.

colombia

Por otro lado también se realizó una vigilia por la paz en Colombia. En la misma plaza de Sergels Torg una semana después, los colombianos en Suecia, los suecos y demás latinoamericanos que apoyamos el proceso, nos hicimos presentes a la actividad. Las velas colocadas en forma circular formando un símbolo de la paz generaban un ambiente de ritual especial, las palabras de los colombianos organizadores denotaban esperanza y expectativa por el futuro de Colombia. Mientras tanto yo conversaba con Jesús y otro colombiano, amigos artistas que tenían una exposición en la ciudad de Västerås, que está a una hora de Estocolmo. Hablamos sobre distintas cosas relacionadas con Colombia: la Paz, el resultado del referéndum, su exposición artística y sobre quedar para beber algo.

colombia1

Participando de esta actividad no pude dejar de analizar la paz en Guatemala y la paz en Colombia. Guatemala es ahora un país que detuvo la guerra, ahora somos una sociedad posguerra, y nuestros acuerdos de paz no han podido hacer el amor perfectamente. Colombia ha visto el proceso de paz de  Guatemala como merecido caso análogo de estudio en su proceso, pero ha visto y adoptado también  aspectos del proceso de paz en Sudáfrica, que tuvo en su proceso muchas cosas relevantes; por ejemplo lo referente a que las partes involucradas cuentan de qué forma participaron en la guerra y piden perdón. Mientras tanto durante el proceso de paz en Colombia el ex presidente Álvaro Uribe se atrevió a decir: “hagamos una buena paz, no como en Guatemala” pero al mismo tiempo decía después a manera como para hacer un parangón negativo de las FARC con las guerrillas centroamericanas, “aquí no hemos tenido una guerrilla combatiendo una dictadura”. No puedo dejar de pensar que tal vez Colombia pase algunos procesos que nosotros hemos vivido. Colombia pasará una etapa posguerra que convulsionara a las partes involucradas y a toda la sociedad,  y algunos sectores de poder que se beneficiaron con la guerra y obtuvieron privilegios a través de ella, no querrán renunciar a esos privilegios. En todo caso los guatemaltecos nos congratulamos por la firma de la paz en Colombia y sabemos que una vez superados todos los obstáculos y las secuelas de la guerra, toda Latinoamérica será una gran región con progreso y en paz.

La actividad cumplió su objetivo, visibilizar la firma de los acuerdos de paz entre el Estado Colombiano y las FARC.  Toda la actividad fue documentada con vídeos y fotografías y Prensa Comunitaria colabora reportando esta actividad.

colombia3

 

 

Autoría y edición

Descendencia kaqchikel y afrodescendiente. Infancia en la cuna de una organización revolucionaria. Crecida dentro de la revolución cubana.

COMPARTE