Créditos: dsc_0336
Fotografía de Nelton Rivera.
Fotografía de Nelton Rivera.

Por: Nelton Rivera.

Los estudiantes de la Escuela “Marco Antonio Molina Theissen” visitaron el Cuarto de las Ausencias, un memorial dedicado a él, su familia y a la niñez desaparecida, esta visita se hizo mientras que a escasos 100 metros de la antigua estación del ferrocarril en donde se ubica este memorial, se realizaba la audiencia del Caso Molina Theissen en el nivel 12, en el Juzgado de Mayor Riesgo C. El juez estaba resolviendo algunas diligencias del caso, con las que pronto podrá resolver y ligar a Debate Oral y Público a cinco militares, oficiales todos, a quienes el Ministerio Público y la familia Molina Theissen sindican de ser los responsables de la desaparición forzada de Marco Antonio y de la detención, tortura y violación sexual de su hermana Emma Guadalupe.

Una visita llena de ternura

El 12 de octubre del 2016 fue una mañana de mucho movimiento por el museo del IIARS en la muestra ¿Por qué estamos como estamos? Cincuenta estudiantes de tercero, cuarto y quinto primaria viajaron desde Villa Nueva hacia el Centro Histórico, específicamente a la antigua estación del ferrocarril en donde se encuentra instalada esta muestra. En su interior desde el mes de agosto del presente año se montó el “Cuarto de las Ausencias”, un memorial dedicado a las niñas Glenda y Rosaura Carrillo Portillo y Alma Argentina Portillo, al estudiante Félix Estrada Mejía, a dos hermanos Juanito y Quirina Armira y al niño Marco Antonio Molina Theissen.

Entre risas, expectación y un poco de dispersión se formaron dos grupos de estudiantes, el primero de los grupos llegó finalmente al “Cuarto de las Ausencias”, junto a sus maestres pudieron hacer un recorrido por la memoria reciente, conocieron seis casos de Desaparición Forzada realizadas por el ejército durante 1981, estos, entre 5 mil casos más de niñez desaparecida de 1960 a 1996.

El segundo grupo también hizo el recorrido, todos los estudiantes interactuaron con los objetos que se encuentran en este memorial, las fotografías, los textos y las anécdotas que juntos los llevaron por un recorrido a través del tiempo.

El REMHI por ejemplo registró 3 mil 893 víctimas de desapariciones forzadas en niñez, pero el CEH estimó 5 mil casos.

Finalmente observaron el cortometraje “Marco Antonio, el niño que aun escribe en el aire” tomaron papel y lápiz y escribieron algunas cartas y mensajes dirigidos a doña Emma, la madre y a Marco Antonio, su hijo, ellos y ellas llenaron de curiosidad y ternura la gigantesca muestra museográfica y el memorial, además quedó una idea clara: para evitar la repetición de hechos tan terribles como los vividos reciamente en Guatemala, no se puede olvidar la historia, y que la memoria sirve para dignificar a quienes ya no están, que la justicia es un camino importante para avanzar como sociedad.

Por la tarde seguramente volvieron a su establecimiento y comunidades, las historias en el “Cuarto de las Ausencias” seguramente se estarán trasladando oralmente de boca en boca.

Una escuela rural

En mayo del año 2004 la Corte Interamericana de Derechos Humanos –CIDH- con sede en Washington DC Estados Unidos resolvió la responsabilidad del Estado de Guatemala en la comisión de delitos en contra de Marco Antonio y su hermana Emma Guadalupe Molina Theissen.

Fue en la siguiente audiencia cuando resolvió la CIDH la condena y las medidas de reparación por el caso Molina Theissen, en el mes de julio 2004 la corte resolvió la medidas a adoptar como reparación y resarcimiento digno, una de esas medidas fue nombrar un centro educativo, de esa cuenta el Estado nombró la Escuela Oficial Rural Mixta “Marco Antonio Molina Theissen” ubicada en el asentamiento “Mártires del Pueblo” zona 4 del municipio de Villa Nueva.

Doce generaciones de estudiantes han transitado por la escuela desde que fue nombrada con el nombre de Marco Antonio. El establecimiento está formado por 17 aulas designadas a cubrir el nivel primario de educación con aproximadamente 600 niños y niñas, cuenta con una cocina, dos direcciones, la guardianía, y 13 instalaciones sanitarias.[1]

Para llegar al asentamiento “Mártires del Pueblo” hay que pasar por el asentamiento “Mario López Sánchez”, dos asentamientos que surgieron de la fuerte necesidad habitacional de gran cantidad de familias pobres que migraron a la ciudad, estos dos asentamientos fueron nombrados para conmemorar la memoria de decenas de miles de personas que lucharon por la transformación de la realidad del país, contra la opresión y por los derechos humanos durante la guerra.

Hablar sobre la historia de dos asentamientos que están dentro de los cuatro más grandes de Latinoamérica es una tarea  pendiente, con un millón de personas viviendo en estos territorios aproximadamente y con altos índices de violencia que los medios de comunicación tradicionales se encargan de contar diariamente.

En medio de esa realidad, cientos de estudiantes crecen, se forman y conviven en la escuela que lleva el nombre de Marco Antonio, sus maestras y maestros se preocuparon por ir enseñándoles a sus estudiantes que la violencia no es la salida para resolver los problemas, además fueron acercando esta niñez a la historia reciente, la de la guerra.

También fueron enseñándoles a sus estudiantes la memoria histórica y el porqué del nombre de su escuela.

 

La importancia del caso Molina Theissen

En Guatemala se desarrolla uno de los procesos judiciales más importantes de su historia, cinco militares que ostentaron mandos importantes en la jerarquía militar están siendo procesados por los tribunales nacionales luego de 35 años de espera por parte de la familia Molina Theissen,  los esfuerzos por lograr que la justicia alcanzará a los autores de la detención y desaparición de Marco Antonio y por la detención, tortura y violación sexual de Emma Guadalupe en 1981, finalmente están dando resultados.

La sociedad guatemalteca tiene en este momento la oportunidad de conocer, informarse y acceder a la información sobre los hechos ocurridos durante la guerra, de la misma manera tienen el derecho de informarse sobre el desarrollo de las audiencias públicas que se realizan en el Juzgado de Mayor Riesgo C en la ciudad capital.

Ahora está en debate el papel y la responsabilidad que tuvieron oficiales cómo: Benedicto Lucas García cuando fue Jefe del Estado Mayor Presidencial de Guatemala en 1981 y 1982, al mismo tiempo que su hermano Fernando Romeo era presidente.

La justicia tiene un camino largo, pero las víctimas de delitos de lesa humanidad en este país,  sus familias, la sociedad en conjunto y las nuevas generaciones tienen todo el derecho a transitar por el camino de la verdad y la justicia.

El juzgado de Mayor Riesgo C podría enviarlos a un Debate Oral

El secuestro realizado por el Juez Miguel Ángel Gálvez recientemente de ocho planes militares (Plan de Campaña Firmeza 83- 1, Plan de Campaña Reencuentro Institucional 84, Plan de Campaña Estabilidad 85, Plan de Campaña Consolidación 86,  Plan de Campaña Fortaleza 87, Plan de Campaña Unidad 88, Plan de Campaña Institución 89 y el Plan de Campaña Avance 90.)[2] Fue importante y ahí es que radica la importancia de hacer público el archivo del ejército guatemalteco, un archivo que por décadas han negado, pero que documentos como estos reafirman lo contrario.

De los otros cuatro sindicados, Francisco Gordillo, Edilberto Letona, Hugo Zaldaña y Manuel Callejas y Callejas, Gordillo Martínez fue uno de los militares que sacaron del poder a Romeo Lucas a través del golpe de Estado que llevó al poder a Efraín Ríos Montt.

Callejas y Callejas fue considerado desde la década de los años 80 como el fundador y “obispo” de una de las redes criminales más sofisticadas de la historia del país, “La Cofradía” según el documento desclasificado “POR QUÉ EL FENÓMENO DE LA “TANDA” NO EXISTE EN EL EJÉRCITO GUATEMALTECO” del Estado Mayor Conjunto de los Estados Unidos.  Gordillo Martínez era comandante de la Brigada Militar y Letona Rodríguez fue el segundo comandante.

Zaldaña Rojas era oficial S2 del Estado Mayor de la Brigada Militar “Lisandro Barillas” en Quetzaltenango, él era el responsable directo de la detención de Emma Molina Theissen, era el responsable de los puestos militares de control, específicamente del puesto ubicado en el entronque conocido como “Cuatro Caminos”, a quien logró reconocer Emma Molina mientras la tuvieron secuestrada dentro de la Brigada militar.[3]

Estos son tan solo una parte de los perfiles de los oficiales que están en prisión preventiva a la espera de que el Juez Herrera del Juzgado de Mayor Riesgo C resuelva enviarlos a Debate Oral y Público este año ante un Tribunal de Mayor Riesgo.

La sociedad guatemalteca podría estar presenciado el Debate Oral y Público en los próximos meses, el juez Herrera quien tiene a su cargo el proceso penal que está por concluir en su etapa intermedia, en los próximos días lo resolverá.

 

 

[1] Censo de Infraestructura Escolar 2004-2005. Ministerio de Educación MINEDUC. http://www.mineduc.gob.gt/ie/getFicha.asp?c=01-15-6694-43&ce=2991908&m=1

[2] Prensa Comunitaria. Diario Militar: el ejército siempre negó la existencia de los planes militares. Nelton Rivera. 7 de abril 2016. https://comunitariapress.wordpress.com/2016/04/07/diario-militar-el-ejercito-siempre-nego-la-existencia-de-los-planes-militares/

[3] El Periódico. MP: Callejas y Callejas ordenó secuestro de menor. Julio E. Santos. 12 de enero 2016. http://elperiodico.com.gt/2016/01/12/pais/mp-callejas-y-callejas-ordeno-secuestro-de-menor/

Autoría y edición

Director de Investigación en | Web

Historiador y foto periodista, fundador de Prensa Comunitaria y miembro del equipo de investigación Green Blood y Colibrí Zurdo. Columnista en desInformémonos México #Periodismo #PrensaComunitaria #Investigación

COMPARTE