Créditos: Cuarto de las ausencias

Por: Diego Mejía

Entre suspiros, melancolía, tristeza y esperanza; Adriana Portillo regresó a Guatemala para conmemorar y honrar la memoria de su familia desaparecida aquel 11 de septiembre de 1981 en manos del ejército de Guatemala.

La presentación se dio lugar en la 9ª. Avenida “A“18-95, zona 1, lugar que ocupa el museo “Por qué estamos como estamos” y “El cuarto de las ausencias”, este último dedicado especialmente a personas que fueron víctimas de desaparición forzada en el conflicto armado.

El viaje por la memoria tuvo como público a maestras y jóvenes estudiantes del Instituto Mario Alioto López, quienes se mostraron muy atentos con cada palabra que Adriana Portillo pronunciaba.

Adriana Portillo y su familia

La historia de Adriana Portillo es una de las miles que existen en Guatemala relacionadas a desapariciones forzadas, violaciones a los derechos humanos, crímenes de lesa humanidad y crueldad, no solo con adultos sino también con ancianos, jóvenes, niños y recién nacidos.

Por más de 35 años, Adriana ha luchado inalcanzablemente para encontrar la justicia por la  desaparición de sus dos hijas, su padre, madrastra, cuñada y  su hermana de 18 meses.

adriana

Comenta que su lucha no es únicamente por su familia, sino por todas las ausencias de aquellas personas que fueron víctimas de esos atropellos y por el dolor que dejó la falta física en sus seres queridos.

En sus ojos se refleja el eterno amor hacia su familia, en ocasiones con la voz entrecortada comenta que no pierde la esperanza de encontrarlos vivos o muertos y que diariamente siente esa necesidad de saber su paradero.

El cuarto de las ausencias

El cuarto de las ausencias, un espacio donde las emociones y los recuerdos se perciben fácilmente, es ahí en donde se rinde homenaje a Marco Antonio Molina Theissen, la familia Portillo, Felix Estrada Mejía y los hermanos Juan y Quirina Armira López.

adriana4

En cada esquina, en cada objeto, en cada prenda de vestir se guarda el sentimiento de justicia que cada familia busca y la esperanza de tener una mejor calidad de vida en un país que en general ha sido víctima del sometimiento y la brutalidad de seres malignos.

Dentro de la sala “El cuarto de las ausencias”, están representadas las habitaciones de estas personas, algunas cosas son  propias del ausente y simbolizan la forma en la que vivían y se desenvolvían.

Sin duda alguna, el cuarto de las ausencias es un vivo ejemplo de una forma de mantener viva la memoria de las personas que nos fueron arrebatadas inescrupulosamente. Doloroso a su vez, pero con un significado bastante fuerte para entender acontecimientos que hasta hoy en día nos afectan como sociedad

Autoría y edición

Descendencia kaqchikel y afrodescendiente. Infancia en la cuna de una organización revolucionaria. Crecida dentro de la revolución cubana.

COMPARTE